El arte posee la capacidad de acercarnos de forma intuitiva al mundo y sus fenómenos, y de proponer formas de resistencia y emancipación a través de la reflexión individual y en colectivo. Ante la falta de opciones políticas que desde hace décadas ha dibujado un panorama convulso y desolador, el arte, a través de sus diversas manifestaciones y estrategias, se ha convertido en, quizá, el frente más importante para cuestionar, problematizar y proponer.

Abriéndose paso ante el empeño positivista y caótico de la modernidad, la práctica artística ha generado canales de oposición al discurso liso de la universalidad con el que se suele leer el entorno, y mediante exploraciones en los dobleces, las texturas y los pliegues, el arte ha indagado los terrenos sinuosos del complejo que habitamos, ofreciendo vistas alternas a la imperante.

 

La excepción es posible ahí donde la luminosidad crea sus propias sombras, la opacidad es muy probablemente, la mejor herramienta para operar más allá de los márgenes de lo visible. Es así que demandar opacidad, abre un panorama nebuloso que posibilita la resistencia a la inmovilidad, a permanecer en un mismo punto, replicar lo aprendido o lo heredado, a asimilarse o integrarse de manera irreflexiva a la norma o el canon.

Más opacidad exige justamente esto, esta muestra colectiva, resultado del trabajo continuo que durante dos años desarrollaron los artistas del Programa Educativo 2018 en SOMA (PES), es un ejercicio a 8 voces que busca escapar de la homogeneidad y asimilación normativa, proponiendo un diálogo directo y horizontal con el público.

La muestra que constituye el fin de curso de esta generación del Programa Educativo, reúne el trabajo de los artistas Sofía Abraham, Victoire Barbot, Joan Bennassar, Paloma Contreras Lomas, Andrea Nones Kobiakov, Berenice Olmedo, Bruno Ruíz y Jacobo Zambrano.

En colaboración con muca-Roma, un museo con un compromiso compartido orientado a la experimentación y la reflexión sobre la obra de arte como un detonador de preguntas abiertas más que de respuestas únicas, SOMA materializa en esta exposición el ejercicio colectivo implicado en la creación y recepción del arte, pieza fundamental para su Programa Educativo, que busca detonar conversaciones entre artistas, curadores, historiadores, especialistas, investigadores y audiencias que fomenten las dinámicas de sociabilización que hacen posible el ejercicio artístico.

Si aún no la visitas, aprovecha la última semana, ya que su clausura se llevará a cabo el próximo 5 de agosto.

TE PUEDE INTERESAR

AWOL ERIZKU BUSCA INMORTALIZAR LA CULTURA AFROAMERICANA

MEGHAN HOWLAND: TÉCNICAS CLÁSICAS Y SENSIBILIDAD SURREALISTA

VISITA LA PRIMER EXPOSICIÓN EN REALIDAD VIRTUAL DE DAVID BOWIE DESDE TU CELULAR

RETRATOS DE FLORES SECAS PARA AYUDAR A LA DEPRESIÓN

BANKSY PUBLICÓ UNA CARTA QUE LA ARTISTA ZEHRA DOGAN LE ENVIÓ ILEGALMENTE DESDE PRISIÓN

EL ICÓNICO MINGITORIO DE MARCEL DUCHAMP FUE CREADO POR UNA COLEGA SUYA

YACONIC

YACONIC

Previous post

LAS HEREDERAS, EFÍMERO RENACER DE UNA DAMA

Next post

PETER MURPHY Y DAVID J SE REÚNEN PARA EL 40 ANIVERSARIO DE LA GIRA BAUHAUS