Por Andrés Medina / @delabuena

Fotos: Óscar Villanueva Dorantes (OVD) / Cortesía

Pedí un Uber justo a las seis de la tarde. Tardó cerca de cuatro minutos en llegar. Algo difícil de imaginar en 2011, cuando vi por primera vez a DJ Shadow. Recuerdo que fue un concierto bastante malo. Venía con su tour del Shadowsphere. Ese concierto fue una decepción para mí; el audio del lugar era terrible. Y no fue hasta su regreso a México, al Corona Capital 2012, cuando Josh Davis me reconquistó con un show increíble.

Hace unos cuantos meses anunciaron que Shadow estaría de vuelta en México. Esta vez se presentaría en el Plaza Condesa. Y me emocioné al instante; pero no pude evitar pensar si sería un buen show o uno malo.

dj shadow ciudad de mexico2

Esto pasaba por mi cabeza mientras el taxi se acercaba al venue. Llegamos a tiempo para recoger las acreditaciones. Nadie abriría el concierto, así que llegamos puntuales. Varios melómanos participes de la escena musical de nuestra CDMX estaban ahí, listos para experimentar lo que Shadow había preparado para nosotros.

Davis salió al escenario y saludó al público. Como es su costumbre dio un pequeño preámbulo de lo que sería el concierto, aclarando que habría sonidos de sus clásicos y de su nuevo material. Con una pantalla gigante detrás de él y su equipo listo para ser castigado, tiró los primeros beats. Inicio soltando sonidos de su más reciente producción, The Mountain Will Fall. Y como era de esperarse en un live show ninguna canción sonó exactamente como en las versiones de sus álbumes. Algo que me volvió loco.

Quiero aclarar que comprendo cien por ciento que la grandeza y espectacularidad de ver a Shadow en vivo radica en su destreza en las tornamesas, sus capacidades como DJ y los visuales detrás de cada presentación. Aún así es horrible la sensación de pensar que estás por escuchar una de tus rolas favoritas y pelártela olímpicamente una y otra vez porque Shadow únicamente utiliza partes de ellas como base para crear un viaje auditivo completamente distinto.

dj shadow ciudad de mexico1

Resulta arrollador lo que hace Shadow. Está perfectamente claro porque es uno de los productores más respetados del juego. El show fue un deleite. Sonaron partes de canciones como “Midnight in a perfect world”,  “Nobody speak”, “Bergschrund”, “Six days”, “The number song”… “Scale it back”, y la gente bailaba y gritaba. Un público eufórico. Puros fans de verdad; amantes de la música y creación de Davis. El espectáculo visual también fue muy bueno, lo he dicho antes. Con las pantallas gigantes atrás de él y una enfrente el viaje audiovisual resultaba fantástico.

El concierto estuvo bastante completo. Buen audio. Pero creo que faltó más tiempo y, como he dicho, que dejara por lo menos una canción completa. Aquella vez en el Corona Capital dejó completa “Organ Donor”, algo que voló la cabeza de todos y que terminó por acariciar los sentidos del público. En esta ocasión escuchamos puro material suyo; pero completamente modificado, desfragmentado y disfrazado. Aclaro de nuevo: comprendo perfecto que de eso se trataba. Para finalizar esta humilde opinión me gustaría apoyar la idea del gran Manuel “Lagraneme” Carrasco, quien escribió recientemente un artículo sobre Shadow en el que concluye que le gustaría ver un DJ set de Shadow en lugar de un Live Show. Me uno a esta moción y espero que cuando regrese Davis a nuestra ciudad lo haga de esta manera.

dj shadow ciudad de mexico3 dj shadow ciudad de mexico4 dj shadow ciudad de mexico5 dj shadow ciudad de mexico6

Editor Yaconic

Editor Yaconic

fabrica de ilustracion ENTRADA
Previous post

UNA FÁBRICA DE ILUSTRACIÓN EN CDMX

escritores negros ENTRADA
Next post

CONFESIONES DE UN NEGRO, DE UN GHOSTWRITER