Por Adrián Román / @adrianegro

Cuando parecía que los dos equipos habían pactado el empate, Portugal rompió el acuerdo implícito, y se puso dos a uno en el marcador.

México nunca pareció estar en la lona. Acaso algo confundido, pero con enjundia. Ya había empatado antes y lo volvería a hacer.

México parece un equipo cansado de regresar con las manos vacías. Hoy fueron un grupo de hombres que no salieron a regalar el sudor.

El partido comienza con los mexicanos presionando. Un tiro libre de Guardado que no hace nada, pero demuestra la insistencia de los mexicas, luego un centro o un tiro de Layún, que se perdió más allá de los límites de la cancha.

Herrera manda al suelo a Nani, luego le da la mano. México toca siete, ocho veces la pelota en su terreno, no encuentra salida, la pelota va hasta Ochoa que la revienta. Los de blanco aún no se logran asentar en el campo, pero ya dejan ver por dónde va su estrategia.

Luego de tocar, México llega a las fronteras del área grande y hasta ahí. Casi todos los ataques que intenta México son por el lado izquierdo. Poco a poco el peligro se acerca.

Hasta el minuto 16 fue que Portugal disparó a la puerta de Ochoa. Nada, pero se siente miedo en el área. A través de trazos largos, que van dirigidos a las esquinas de la cancha, sobre todo del lado de Vela, es como México intenta atacar, para dejar al 11 mano a mano con un defensa y que pueda buscar a Hernández en el área lusitana.

Guardado le pega a Quaresma —de madre gitana y padre payo—. El hombre que se siente orgulloso de su sangre.

Tiro libre para Portugal. Cristiano escupe con las manos en la cintura, luego de una pausa se encarrera, dispara; el balón pega en la barrera. Rebote, Mouthinho manda el balón elevado y sin dueño hacia las entrañas del área mexicana, Salcedo rechaza y sin que el balón toque el suelo, CR7 le pega, y a punto de cometer un golazo, a milímetros de un gol que seguiríamos viendo, el balón se estrella en el ángulo de la portería de Ochoa y en el remate Pepe sentencia de cabeza. Gol.

Ya le metieron gol a México, dice la mesera de en donde desayuno. Lo dice con desánimo y resignación. Todos parecen achicopalados en el restaurante.

mexico vs portugal confederaciones

Pero no. Video assistant referee, árbitro asistente de vídeo, nos salva.

Luego de unos segundos de incertidumbre el árbitro dice que hubo un fuera de lugar. El miedo deja de tener dueño.

Estos serán los momentos en los que Portugal se irá con furia al frente. México intenta hacer daño con centros que no hacen daño, que no llegan a los rematadores.

Vela disparó con el balón detenido, un tiro libre, que siguió la trayectoria del arcoíris y solo pasó cerca. Vela se ve bien con la playera nacional. Su juego luce.

mexico vs portugal confederaciones

Un balón vuela desde los pies de Guardado al pecho de Vela. Una de esas seguro dará resultado.

Salcedo mete en apuros a Ochoa, le remata como si fuera delantero portugués, pero el arquero sin equipo desvía el balón hacia afuera.

Un cambio de juego sale desde los terrenos portugueses. Salcedo quiere cortar el viaje del balón que busca a Cr7, no puede. Queda techado y en desventaja. El monstruo tiene la pelota y comienza a correr rumbo a la portería que cuida Ochoa. Reyes lo encara, lo obliga a detenerse. Salcedo no deja de perseguirlo, pero resbala en el área cuando Cr7 detiene la pelota para dar un giro de 180°. Los defensas quedan de espectadores. El balón sale en busca de los pies de Quaresma, el hombre que lleva dos lágrimas tatuadas en la mejilla. Le va a pegar como viene, mientras Ochoa, valiente, va a encararlo. Pero no. Quaresma mintió. Ochoa quedó indefenso, tendido y lejos de poder salvar su arco. El número 20 de Portugal hace un remate cascarero, que evita la barrida de Salcedo. Golazo de los portugueses.

mexico vs portugal confederaciones

Ya no hay miedo. Hay certeza. Portugal pega fuerte.

El equipo mexicano luce agitado luego del gol. Muy ganosos de querer regresar el chingadazo, pero sin la calma necesaria para devolverlo.

Portugal vuelve a mostrar los dientes. Quaresma manda un tiro que pasa cerca del poste izquierdo de Ochoa.

Hay algo de variedad en el ataque mexicano, ahora buscan a Jiménez. Raúl consigue saque de banda. Layún se la regresa. Centro que antes de llegar a Vela un defensa desvía, el balón se eleva, Vela, que la controla con el pecho, la deja votar y manda un centro. Chícharo se adelanta al defesa, se tiende en el aire y remata de cabeza con la contundencia que no tuvo en un remate anterior. Y hace gritar a todos gol. A todos, incluidos los detractores. Gol.

No todo puede ser miel. Un día, pero ahora no.

mexico vs portugal confederaciones

Momentos después del gol, en una jugada vistosa, quizá la más. Una jugada que combinó velocidad y precisión para dejar a Javier Hernández de frente a la portería, con el espacio y el tiempo necesarios para rematar a placer, el Chícharo la falló. Mandó la pelota cerca del cuerpo de Laika, la primera perra en la Luna, pasó rozando el lugar donde paseó el Vostok-6, la nave que condujo a Valentina Tereshkova fuera de este mundo. Ni modos.

México recuperó rápido la pelota. Tuvo a su rival sin el balón. Aunque al contragolpe eran peligrosos. Los defensas y centrales mexicanos cubrían bien, se sacrificaban para no dejar la pelota en manos de los portugueses. La entrada de Giovanni refresca en algo el ataque mexica. Balones robados, jugadas que no  terminan de cuajar, pero tampoco lucen espantados de estar enfrentando al campeón de Europa.

mexico vs portugal copa confederaciones

Guardado le pega a Cristiano. Tarjeta amarilla. El último hombre en salir del juego fue Quaresma. Oribe no logra quedarse con los balones que le llegan de espaldas a la portería.

Ochoa salva el juego. Un remate de cabeza buscaba la buchaca de la portería, pero las manos de Guillermo, sus guantes como de Mickey Mouse, salvan al equipo. Parece que será la atajada del juego. La que defina el empate.

Pero los portugueses no quieren empatar.

Gol. De Portugal. Fue un error. Porque el balón ya lo había cortado un defensa mexicano y cayó en los pies de Cédric. Un balón que quiso desviar Herrera, pero se fue a los pies del número 21 y él no perdonó. Le cruzó el balón a Ochoa. Le pegó con fuerza. Portugal iba a ganar el partido.

Aunque parecía que anularían el gol. Discusión. Incertidumbre, ¿fue gol? Un día nos acostumbraremos a la tecnología.

Pero el miedo ya no es de México. Fueron adelante.

Aunque hubo un instante en que el tercer gol parecía más cercano que el empate.

Tiro de esquina. El 6 mexicano, el hombre que se formó en las fuerzas básicas del Barcelona, Jona Dos Santos le pegó al balón, en el área hay jalones, movimientos. Moreno se elevó, giró el cuello cuando vio que el balón ya estaba cerca de su cabeza, el balón viajó al poste, pegó en las redes. Otra vez todos sonrieron. Golazo.

El miedo no es de la selección mexicana.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

'LITERATURA QUE CUENTA', ENTREVISTAS QUE SE LEEN DE JALÓN

Next post

WILLIE COLÓN