Por Janneth Magaña / @Janneth__Jann

Fotos: Miguel J. Crespo / @migueljcrespo

La casa es antigua como la misma colonia Roma. La iluminación es notable. No se percibe ese olor a madera vieja que tienen algunas iglesias, bibliotecas o casas de abuelitos. Y no huele a mariguana. ¿Debería? Quizá. Aún no lo sé. Toc toc. El Museo del Cáñamo y la Marihuana de México abre la puerta por primera vez al público. Entramos.

Luis Jasso, uno de los impulsores de la iniciativa que ha decidido comenzar a funcionar durante el llamado 4/20 (20 de abril, día de la marihuana), nos invita a subir por unas escaleras que desembocan en el segundo piso de la casona, donde cuatro habitaciones componen el museo: vitrinas empotradas sobre paredes blancas que contienen medicinas, sombreros, dulces, libretas, champús, cremas, zapatos…

La mar de productos hechos con base de cáñamo.

museo del canamo y la marihuana de mexico

Julio Zenil, presidente y fundador del museo, está listo para iniciar el recorrido. Más que un “museo” formal, el Museo del Cáñamo y la Marihuana de México funciona como una exhibición con fines educativos y recreativos sobre los aspectos botánico, histórico, medicinal, industrial y cultural del cannabis. Porque la mota no solo se fuma.

En una habitación se proyecta el video El cannabis y el sistema endocannabinoide de la Fundación Canna. El audiovisual explica que la marihuana se usa como medicina desde el principio de los tiempos. Su uso disminuyó con el aumento de los opiáceos, pero a principios de los sesenta el profesor israelí Raphael Mechoulam, aisló y sintetizó el tetrahidrocannabinol, o THC, principal ingrediente psicoactivo del cannabis.

museo del canamo y la marihuana de mexico

Mechoulam descubrió que el THC conecta con una gran cantidad células en el organismo. “La llave de un candado molecular”, se le llamó. El THC actúa como mensajero químico, y tiene que ver los procesos regulatorios del cuerpo. Los cannabinoides tienen aplicaciones terapéuticas que los hacen de gran utilidad en el tratamiento del dolor o estimulación del apetito en pacientes con cáncer o VIH.

El video y termina. Ahora, Nickun, un chico de rastas largas, integrante de Cannativa, otro de los proyectos de educación terapéutica del sector de la marihuana, complementa lo visto con una charla sobre el uso medicinal de la mota. Nos dirige a un escaparate lleno de frascos que contienen aceite de cannabis, utilizado en el tratamiento contra la epilepsia.

museo del canamo y la marihuana de mexico

En México la marihuana fue ilegal durante casi todo el siglo XX. La excepción ocurrió en 1940 con el entonces presidente Lázaro Cárdenas, quien legalizó las drogas durante unos meses, para que los consumidores fueran tratados bajo la óptica médica, no penal. Finalmente, México cedió ante la campaña prohibicionista impulsada por Estados Unidos. El narcotráfico crecería décadas después, luego la guerra contra este y sus funestas consecuencias.

En 1996 California legalizó el uso de la marihuana con fines médicos. En 2016 el estado voto el sí al uso recreativo, junto a Nevada y Massachusetts. En México apenas se ha abierto la posibilidad de la legislación médica. En 2015 la Suprema Corte otorgó un amparo a cuatro personas para utilizar la marihuana con fines recreativos. En diciembre de 2016, el Senado aprobó un dictamen de reforma de ley para permitir el uso médico de la mariguana, que aun espera la aprobación en la Cámara de Diputados.

museo del canamo y la marihuana de mexico

Nickun complementa: los usos medicinales del cannabis van desde los tratamientos contra la ansiedad, los ataques de epilepsia, la hipertensión y los dolores menstruales. Y la mejor manera para la producción de cannabis medicinal es sin el uso de pesticidas, fertilizantes químicos o minerales.

El recorrido finaliza. Julio dice que con la marihuana se aprovecha todo. Desde la raíz, hasta las semillas. Se puede hacer papel del cáñamo, por ejemplo, cuya cosecha y procesamiento es más accesible y costeable que el de los árboles; también se fabrica plástico, que es biodegradable. La marihuana, la planta, sus derivados, parecen ser la alternativa que México está perdiendo en varios frentes.

museo del canamo y la marihuana de mexico

En una mesa, el chef Roger Ledezma, otro de los organizadores, coloca platos con pan, semillas tostadas y aceite cannábico que es utilizado para las salsas. Los alimentos son de cáñamo, pero no son psicoactivos. Y es que la mota es más que el churro de papel, la pipa, el toque y rol, el hiter, el grinder, el vaporizador; es una planta antigua que se erige en el presente con posibilidades medicinales, industriales y culinarias. Hora de degustar.

museo del canamo y la marihuana de mexico

museo del canamo y la marihuana de mexico

museo del canamo y la marihuana de mexico

museo del canamo y la marihuana de mexico

museo del canamo y la marihuana de mexico

museo del canamo y la marihuana de mexico

El Museo del Cánamo y la Marihuana de México estará ubicado en la calle de Puebla en la colonia Roma hasta el día 30 de abril. Para visitarlo hay que hacer reservación en el sitio oficial, donde se presentan las opciones de recorridos.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

'VORAZ', EL DEDO DE MI HERMANA SABE A CURRY

Next post

EL MANUAL PARA MUJERES DE LA LIMPIEZA DE LUCIA BERLIN