Por Jazmín Bonilla García

Chromatics, la banda originaria de Portland, logró refrescar —desde sus primeros álbumes— la escena electrónica de inicios del siglo XXI. Su mezcla agridulce de beats evocan al synthpop más prendido: una voz que suena en medio de una atmósfera oscura con rasgueos de guitarra y golpes de sutiles de batería.

No es de extrañarse la doble aparición de la banda en The Roadhouse, la mítica taberna de Twin Peaks (1990-2017) que en la tercera temporada reunió a músicos de todos calibres para cerrar los capítulos al puro estilo de The Bang Bang Bar.

chromatics y david lynch

Sin embargo, esta no es la primera vez que la agrupación liderada por Johnny Jewel (el productor texano artífice detrás de Glass Candy, Desire y Symmetry) ha colaborado en proyectos cinematográficos y televisivos.

JOHNNY JEWEL Y RYAN GOSLING

La presentación de “Shadows” y “Saturday”, además del disco recopilatorio Winsdept (2017), para la serie de David Lynch y Mark Frost, se suma a una nutrida lista de audiovisuales que incluyen su famosa participación en la banda sonora de Drive (2011).

El décimo largometraje de Nicolas Winding Refn reafirma que la música es tan importante como los elementos visuales. Si ambos están conectados el espectador puede tener una experiencia mucho más inmersiva. Así lo hizo en numerosos filmes la banda de rock progresivo Goblin y el maestro del terror Dario Argento, influencia de Nicolas.

“Tick of the clock”, de Chromatics, suena en Drive al lado de las composiciones originales de Cliff Martínez (colaborador habitual de W. Refn), de “Nightcall” de Kavinsky y de “Under your spell” de Desire. Piezas seleccionadas por su alusión a la trama de Drive, protagonizada por Ryan Gosling.

Gracias a esta colaboración, Johnny Jewel y Nat Walker (Simmetry), lanzaron Themes For an Imaginary Film (2011), la compilación de las pistas que no figuraron en Drive. Un total de 37 texturas sintéticas con reminiscencias a momentos cinematográficos del filme pero musicalmente distintivas de la dupla.

Tres años después, Jewel trabajó en la ópera prima de Gosling, Lost River (2014). Compuso la banda sonora de la que se desprende el sencillo “Yes”, que después mezcló en tres versiones y publicó bajo la autoría de Chromatics, junto a Ruth Radelet, Adam Miller y Nat Walker.

Lost River, con un potente estilo óptico, se sitúa en medio del universo neón de ritmos electrónicos que se desarrolla en las últimas entregas de Winding Refn y las creaciones surrealistas de Lynch. Sí, en Twin Peaks pero sobre todo en Blue Velvet (1986) y Mulholland Drive (2002).

JEWEL Y LAS PANTALLAS NEÓN

El versátil estilo de Jewel funciona como conector entre lo onírico y lo sensorial, habilidad que ha adquirido en gran parte por su formación multiinstrumentista que le ha permitido ir de un proyecto a otro al lado de sus colaboradores habituales y en solitario bajo el sello discográfico Italians Do It Better. Clara referencia, por supuesto, a la ola de música italo-disco que se desarrolló en los ochenta y que definió posteriormente el estilo futurista de sus álbumes.

johnny jewel

Además de lograr musicalmente un dinamismo particular en los tonos vivos de estos cineastas, en una faceta muy similar también ha sobresalido en tramas ciberpunk como en el cuarto episodio de la segunda temporada de Mr. Robot (2015) con “Into the Black”, versión de Chromatics a la entrañable canción “Hey Hey, My My” de Neil Young; o como solista con “The Hacker”, “Free fall” y “The key” en la reciente adaptación del manga de Masamune Shirow, Ghost in the Shell (2017). Material que Johnny Jewel hizo a la medida para atmósferas distópicas y pantallas neón.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

¿TRASCIENDES O SOLO EXISTES?

Next post

LA MALDICIÓN DE COLABORAR EN UN ÁLBUM DE GORILLAZ