LA PSICOLOGÍA DEL METAL

Decía el psicólogo Sigmund Freud que la “espera angustiosa” era el síntoma principal de la neurosis, la cual caracterizaba como una afectación nerviosa. Justamente esa descripción del famoso autor podría describir la música compuesta por Scott Kelly y su banda, cuyo nombre es, precisamente, Neurosis. El grupo se presentará en la segunda edición del Bestia Festival este 22 de noviembre en el Centro Cultural Indianilla de la Ciudad de México.
neurosis-mexico-p1

Por Antonio Frias @jafrias 

Neurosis se fundó a mediados de los 80 en Oakland, California. La banda estaba inserta en la nutrida escena hardcore, y convivía con otros grupos de punk, crust y hasta de trash; sin embargo, su gusto por el industrial, la experimentación, las atmósferas densas y, en palabras del fundador Scott, su instinto por evolucionar, los llevaron a alejarse de todo, hasta ser uno de los actos principales de la nueva escena, la que venía después del metal: el post metal.

neurosis band

La diversidad de géneros, la ámplia gama de influencias, los toques de black, grind, noise, shoegaze, industrial, punk (y lo que se les ocurra) hicieron que a principios de los años 90 la crítica músical desarrollara un nuevo término para referirse a esto. Si bien se notaba el sonido y onda metálica, eran bandas que hacían algo totalmente ajeno a lo que producían Black Sabbath o hasta la propia Metallica.

neurosis-mexico-1

Si bien Neurosis debutó en 1987, con Pain of Mind, mostrando un sonido guitarrozo, gritón, veloz, totalmente punk, con rolas de apenas un minuto, sería hasta 1992-3, con la publicación del Souls at Zero y Enemy of the Sun, respectivamente, cuando encontraríamos un trabajo mucho más pulido, lleno de detalles, sampleos sutiles, crescendos instrumentales y eventuales capas de distorsión. Canciones de casi 10 minutos en las que la “espera angustiosa” de Freud es evidente; lentos y suaves pasajes desoladores son seguidos de explosivos alaridos catárticos; la composición libre, progresiva, se olvida del verso-coro-verso y nos invita a dejarnos llevar por la neurosis colectiva.

Con el quinto disco, Through Silver in Blood, llegaría la consagración y la autoafirmación. Un disco pesado, abrumador, en el que a través de riffs lentos, progresiones repetitivas y un volumen extremo, la banda se mete (y nos lleva con ellos) a un estado de trance; se deja hipnotizar por esos hoyos negros internos, profundos e incluso se da el gusto de incorporar tonadas folk, y tribales y oscuros sampleos. “Nos rendimos a esa música pesada. Ok, esto nos llevará a donde queremos: un lugar más profundo, más emocional, algún lugar elemental”, dijo el guitarrista Von Till en su momento.

Regresando al psicoanálisis, Freud estaba seguro de que la mente tenía varias capas de conciencia. La hipnosis o el trance eran mecanismos para alcanzar estados diferentes. Generalmente este abandono mental iba acompañado de cambios, incluso alguna revelación. La música de Neurosis busca eso, sus discos son para esucharse completos; son una guía al inframundo colectivo y al inconsciente personal. La banda sonora para explorar nuestros rincones más oscuros.

Aunque la fama comercial nunca les llegó, Neurosis pertenece a los precursores de un estilo. Junto a los Swans, Godflesh y los Melvins, son parte de las bandas que definieron el undeground pesado de inicio de los 90. No todo era rock alternativo, trash y MTV: existía una diminuta escena que estaba dispuesta a todo, a experimentar con sonidos diferentes, extremos. Querían poner a prueba los límites de géneros, evolucionar e incluso, podríamos decir, retar a sus escuchas.

neurosis-mexico-2

Fuentes:

https://sites.google.com/site/jldiasahun2/neurosisdeangustia.freud.
hiroshima.mx/entrevista-con-scott-kelly-fundador-de-neurosis/
http://www.theguardian.com/music/2010/dec/02/neurosis-live-at-roadburn

Antonio Frias

Antonio Frias

Clavado de la música y el cine. Interesado en analizar cómo se relacionan todas las obras entre sí, su contexto y los chismes de artistas, y en encontrar el balance entre lo comercial, lo popular y lo denso. Hipnotizado con las pantallas mal viajantes y los sonidos que taladran la conciencia.

Previous post

FESTIVAL DEL BOSQUE GERMINAL

Next post

LA PREGUNTA INCÓMODA DE SPIKE LEE