Texto por Fernando Olmedo

El pasado 5 de febrero tuve la oportunidad de conocer y retratar a Nick Veasey, fotógrafo británico nacido en 1962, que trae a México, por primera vez, su peculiar trabajo de foto-radiografía de objetos cotidianos y personas. La colaboración se llevó a cabo con Abish Rodríguez, quien fue la entrevistadora. A continuación les comparto la pequeña charla que sostuve con este artista único, que desde hace más de 20 años ha creado piezas icónicas que lo mismo desentrañan un avión Boeing 777, que un pulpo, unos calzoncillos o un chavo punk.

Para aquellos que no están familiarizados con su arte, Nick se dedica a la fotografía de rayos X (descubiertos en 1895 por el físico alemán Wilhelm Conrad Röntgen). Por medio de este proceso devela las capas internas de objetos que podemos encontrar en la vida diaria, y que nos pueden parecer insignificantes. Veasey está enfocado en descubrir y develar la belleza interior, y que conozcamos el funcionamiento de aquello que nos rodea; lo cotidiano atravesado por una mirada de radiación electromagnética convertida en arte.

nick-1

***

“La fotografía se puede basar en retratar la belleza exterior de las cosas. Yo tomo ese concepto y lo volteo hacia fuera, ya que me baso en la belleza interior”, me comenta mientras me preparo para la sesión fotográfica en la galería Let There Be Art, en la zona de Polanco. Nick enfatiza en el hecho de que él no se considera un fotógrafo, sino alguien que se dedica al proceso de la conversión, que junta las placas generadas a partir de cada toma. “Siempre he tenido un gran equipo de personas para los proyectos que tengo en puerta y eso se refleja al final de la obra”.

Fernando Olmedo

Fernando Olmedo

¿Cómo llegó Veasey a esta idea, a este estilo particular? De acuerdo a su explicación, a partir del tecnicismo de la luz: “La luz es el componente más especial de la fotografía. Yo también lo vi de esa manera con el espectro de luz, va desde adentro hacia fuera develando, a partir del diseño de cada objeto, cómo es que las cosas funcionan”.

Entre la particular colección que trajo a México —20 piezas, algunas preparadas especialmente para la muestra— se encuentra una radiografía de un taxi Volkswagen sedán (bocho) en la que se observan detalles que todos reconocemos si alguna vez nos hemos subido al especial transporte público del país. Abish le pregunta si hay algo con lo que le gustaría trabajar aquí y Nick contesta que lo que más le interesa podría ser la comida: “Me gustaría fotografiar la comida mexicana; tiene diferentes capas de sabor y ustedes [los mexicanos] le ponen diferentes especias y sobre todo picante; es algo muy interesante y la gastronomía mexicana siempre es algo reconocido.”

Fernando Olmedo

Fernando Olmedo

Y agrega: “No quiero caer en lo estereotípico, tampoco voy a trabajar con mariachis o sombreros, prefiero ir un poco más allá; si voy a París no voy a hacerlo con la torre Eiffel. Sí, es algo que todos reconozcan, pero no de esa manera”.

Una vez terminada la sesión de preguntas en la galería nos dirigimos al Hotel W, donde se hospeda. De camino tenemos la oportunidad de continuar la plática en un tono más personal. Nos habla un poco sobre su familia, su esposa y dos hijos (niño y niña). Y aprovecho el momento para preguntarle si fue especial el pasar el lente de objetos particulares a sus propios hijos, a lo que responde: “Ese trabajo se lo dejo a mi esposa, ella también es fotógrafa de vocación, aprendió sola y se dedicó a dispararle a todo lo que veía, así aprendió, así que este trabajo es para ella.”

nick-5 nick-6

“Me interesé por la fotografía desde que tenía 16 años. La tenía en la preparatoria y se me hizo algo atractivo en el momento, pero no practiqué hasta muchos años después, cuando me crucé con la publicidad, el marketing, y aprendí nuevas herramientas. Hasta entonces tomé este camino y esta vocación”. A la fecha Nick tiene un catálogo con más de cuatro mil piezas.

Una vez dentro del hotel platicamos un poco más sobre su vida, y tomamos algunas fotografías. En el W también se expone parte de su trabajo, el cual está en venta al igual que en la galería. Finalmente le doy las gracias y nos despedimos. Todos tenemos cosas que hacer.

nick-7 nick-8

***

Nick Veasey partió de México el sábado 7 de febrero a las 23:00 hrs., pero su trabajo seguirá en la ciudad hasta el domingo 1 de marzo. Luego de pasar con él un rato, reconozco que es una persona muy abierta, y más que una entrevista te hace sentir que estás conversando con un colega (sobre todo como fotógrafo). Debo admitir que fue un poco intimidante al principio, pero después todo se pone más cómodo.

Veasey ha ganado diferentes premios en de fotografía y diseño, entre ellos están: IPA Lucie Awards, AOP, Graphis, Communication Arts, Applied Artes y el PX3. También publicó un libro llamado X- Ray: See Trough the World Around You (Rayos X: Ve el Mundo a Través de Ti). Nick es un artista muy talentoso que sabe lo que quiere y cuándo lo quiere.

Let There Be Art está en Emilio Castelar número 230, Polanco, Miguel Hidalgo. Sus horarios de apertura son de lunes a sábado de 11:00 a 20:00 hrs., y domingos de 11:00 a 18:00 hrs. La expo finaliza el 1 de marzo. El Hotel W, donde igualmente se muestran sus obras está localizado en la calle Campos Elíseos número 252, Chapultepec, Polanco. Recuerden que todo está a la venta.

Sigue a Veasey en nickveasey.com.

YACONIC

YACONIC

Previous post

BAHIDORÁ: BACANAL Y CATÁRSIS EN EL PARAÍSO

Next post

BANKSY PINTA (DE NUEVO) LAS PARADES DE GAZA