Redbull  

Por Eduardo H.G. /@altermundos
Fotos Pedro Zamacona

Diez y seis gladiadores están por enfrentarse en la arena. Se saben los mejores. Catorce batallas y dos horas después sólo dos sobrevivirán, también lo saben; así como cuánto se prepararon para llegar aquí, a la mítica Arena Coliseo de la Ciudad de México, catedral de la lucha libre desde 1943. Es un día de junio de 2013 y la lluvia baña el caos, palacios y personas en el Centro Histórico.

Sin embargo, los combatientes de esta noche no son luchadores del pancracio sino los mejores B-Boys del país, bailadores de B-Boying (Breaking o Break Dance), expresión dancística que forma parte de la cultura Hip Hop —fundada en los 70 en Nueva York e integrada, además del Breaking, por los pilares: Mc, Dj y Grafiti—, la cual hoy día se extiende por todas las urbes del mundo; allende límites temporales, idiomas y fronteras.

Dr. Hill, Koreoko, Pera, Kodacho, Mr. Madness, Funk, Mokito, Cirujano, Kike, Frenk, Italiano, Baby, Matraka, Spawn, Funky Maya y Gato, son los alias de los 16 B-Boys mexicanos que llegaron a la eliminatoria nacional (al Cypher) de la décima edición del Red Bull BC One, una de las competencias de Breaking más reconocidas a nivel mundial, y que esta noche elegirá a los dos finalistas que pasarán a la competencia regional, a celebrarse en Colombia, para luego llegar a la final mundial, que este año será en Seúl, Corea del Sur.

Redbull mitad-nota-1

Mientras el crepúsculo viste las actividades de la urbe, una cantidad considerable (cientos) de jóvenes —procedentes de lares tan lejanos como León, Guerrero, Monterrey o Ecatepec— espera a las afueras de la Coliseo. Ante la mirada atónita de vecinos y transeúntes, este estampado variopinto de B-Boysy B-Girls mueven el cuerpo a ritmo de Soul, Rap, Rock y ritmos latinos, mezclados y disparados desde las tornamesas de Dj Koper, quien a bordo de un automóvil adaptado con equipo de audio, mantiene el ambiente en República de Perú 77 y sirve de preámbulo de lo que vendrá después…

Las luces de la Coliseo se apagan momentáneamente. La contienda está por comenzar, son las 19:15 y todos los asistentes están dentro, hay pequeños círculos improvisados donde algunos bailan… no dejan de hacerlo, como sí de eso dependiera —en ese momento— su existencia. Se respira la emoción de una comunidad reunida para ver a sus mejores representantes batallar en un círculo —de menuda lisura— predispuesto para ello. Arriba, en un balcón, el Tocadiscos Trez (de Monterrey) ya llena de ritmo todo el lugar.

“¡Cómo están, listos para empezar!” dice al micrófono Kano (Host o presentador del Cypher) y todo el mundo se prende en gritos. Acto seguido presenta al ecléctico jurado: B-Boy El Niño (de Boston y finalista de Red Bull BC One en 2011), B-Boy Omar (de San Antonio, campeón de la primera final mundial en esa ciudad texana), y Lilou, de Francia, dos veces campeón de Red Bull BC One.

Las reglas son simples, dos entradas —estilo libre— por B-Boy y los jueces deciden quien gana. La primera ronda de batallas queda así: Dr. Hill contra Koreoko; Pera ídem Kodacho; Mr. Madness versus Funk; Mokito enfrenta a Cirujano; Kike a Frenk; Italiano con Baby; Matraka contra Sapwn, y finaliza Funky Maya y Gato.

Los encuentros no duran dos minutos. Cada contrincante apuesta por sus mejores pasos frente a los ritmos que escupe Tocadiscos Trez. Pasos definidos se suceden: PowerMove, Turtle, Back Spin, etcétera. El objetivo es responder —con estilo, improvisación y ejecución— al contrincante, y, lo más importante: desafiar la gravedad. Sobreviven a la primera ronda Dr. Hill, Kodacho, Mokito, Mr. Madness, Baby, Kike, Gato y Matraka.

El reloj marca las 20:05 y el siguiente bloque de encuentros está listo: Dr. Hill enfrenta a Kodacho, Mokito a Mr. Madness, Baby a Kike y Gato a Matraka. El público no muestra signos de flaqueza; al contrario, aplauden, gritan, abuchean a veces, mueven el cuerpo, discuten en pequeños grupos las batallas y permanecen atentos. Muchos son integrantes de los mismos Crews (colectivos) de los gladiadores que sobreviven arriba de la tarima.

Sólo cuatro pasan al siguiente nivel, los posibles campeones están a la vuelta de la esquina. Dos batallas más y se define la final, Dr. Hill frente a Mokito por un lado, y Baby vs Gato por el otro. Para este momento se entiende por qué Dr. Hill es el favorito de muchos. No con facilidad derrota a Mokito y Baby hace lo mismo con Gato. La final llego: Dr. Hill contra Baby. Pero antes, Serko Fu —Mc del mítico grupo de Rap Caballeros del Plan G, de Gómez Palacio, Durango— salta al escenario y pone las manos en el aire de los asistentes con dos potentes tracks de su más reciente producción: Desde el desnivel (2013).

Redbull mitad-nota-2

Ahora sí, la final se hace presente. No obstante quien gané, Dr. Hill o Baby ya tienen su pase para Colombia. El duelo es a tres entradas, Tocadiscos Trez sube el volumen. Ambos responden con inteligencia, se conocen bien, son hermanos de sangre y del mismo Crew— Unik Breakers, de Chimalhuacán, Estado de México—. No hay dudas, después de cinco minutos los jueces deciden por Dr. Hill, campeón nacional.

Tras bambalinas, Dr. Hill, consiente de su triunfo, asegura estar gustoso, sin embargo “me llena un poco de melancolía porque en mi grupo y la gente que sabe de Break está consiente de cómo es el nivel en México, y me da más gusto por la gente que no creía, y que ahora lo ve reflejado en un evento frente a sus ojos”.

—¿Qué sentiste batallar en la final contra tu hermano?

—Esa es una de las mejores experiencias, porque cuando me preguntan ¿cómo está el nivel (de Breaking) en México?, les digo oh, tienes que conocer a mi hermano, es el mejor. Y muchos no lo creían; pero quedó constatado.

“El Hip Hop es un movimiento que está ahí para unir a la gente… de lo que se trata es de unión, paz y respeto”, explica Dr. Hill. Miro la hora, son las 21:40 y la noche arropa las calles, grupos de B-Boys marchan de regreso a sus comunidades y mientras los veo pienso que si algo quedó claro, es que el movimiento toma fuerza, empuja, adquiere espacios, se posiciona. Después de todo, y como proclaman los B-Boys: ¡Mejor baila!

[nggallery id=47]
YACONIC

YACONIC

Previous post

AFTERPLAY SECUELAS CHEJOVIANAS

Next post

LA PASIÓN TIENE MEMORIA: CAIFANES EN EL DOMO DE COBRE