Pasan las nueve de la noche. Aquí, ya se picó más perico que en la fiesta de Chavita Iglesias. Ya fumamos los porros suficientes para sentirnos en ambiente. Yoga Fire, Fntxy, Thrillhouse, Alemán, El Muelas, Gross; toda la bandota Homegrown está aquí, este es su estudio. Alex Malverde me ofrece otro trago de whisky.

Desde hace un par de años la Homegrown Mafia está creciendo como feto en vientre materno. Todo comenzó con Alex cargando cables y funcionando como extra en producción de shows de los Rebel Cats.

La Homegrown Mafia. Foto/@daviddbarajas

Estuvo un rato así, supo relacionarse, moverse y al poco tiempo inició su propio proyecto; Homegrown Entretainment que funciona como agencia, sello y familia de los raperos más hypeados de la Ciudad de México.

Pensé que habías nacido fresa, con varo. Le dije al Malgreen mientras íbamos en su auto de lujo camino a su oficina.

Alex me contó su suerte de pequeño; creció con necesidades, desde niño entendió que había que chingarle. Le entró la cosquillita de lo musical y en, aproximadamente, diez años pasó de ser asistente a dueño de uno de los crews más efectivos -económicamente hablando- en México.

Llegando a su crib, nos fuimos directamente al estudio. Ahí estaba Trillhouse; llegó Fntxy y escuchamos su disco completo.

Wey, esque, si esto lo cantara Maluma, sería un putazo” me dijo Malverde y la neta, la neta, tiene razón.

Uno de los puntos fuertes de la Homegrown es que no se cierran ciertos ritmos nada más; o sea, ellos no viven por el pinche trap y hip hop. También le pueden hacer a eso del r&b, reggaetón o pop. La cabeza de Malverde es movida, está buscando constantemente pa’ donde ir y cómo abrirse camino.

Y es que, fue hasta que lo conocí, que entendí la opulencia con la que se maneja. A él y a su crew los molestan por “pudientes”. Los hip hoperos true dicen que son unos vendidos y claro, Malgreen no tiene problema con eso y es un pinche experto. Lo trabaja día a día; parece que trabaja 24/7. ¿Porqué verga no se van a comprar lo que se les da la gana?

Fntxy. Foto/@daviddbarajas

Lo fresa no está peleado con ningún género músical” me dijo y claro, seguir con estereotipos estúpidos era… estúpido.

Quisiera regresar a esos cuarenta minutos o a las -no sé cuantas- canciones del “Rey de Corazones Rotos” y el porro que rolaba en el estudio. Qué pinches ganotas de bailar. No podía dejar de mover las piernas y mis nalgas empezaban a hacer lo suyo.

Hay específicamente una rola con el Happy Colors, Yoga Fire y producida por Trillhouse: Como lo hago. PUTA MADRE. Es todo un reto escuchar ese pinche beat y no mover el culo de arriba para abajo. Me caga utilizar esta frase pero en el estudio había mucha “buena vibra”. Ese día era cumpleaños de Alemalandro, uno de los hijxs pródigos de Malverde y, obvio, ya se respiraba y aspiraba mucha fiesta.

Cuando terminamos de escuchar el nuevo bebé de Fntxy -que por cierto, no tarda en salir-, fui un rato a la sala con Dromedarios Mágicos; él estaba bailando “Gas” de Simpson Ahuevo.

Le conté que se me hacía raro verlo ahí. Pero, Malverde y yo ya habíamos platicado de eso; de ser inclusivos y el apoyo necesario en la escena. Lo mismo me dijo Diego. Me incluí en la siguiente ronda de coca. Podría sonar súper ñoño pero, quería comprobar eso de que los Homegrizzy Boyz traen la “coque más fina que la Ciudad de México puede probar” y bueno… madibulié de lo lindo.

Mi noche en la Homegrown fue mucho más diferente de lo que pensé. Todos ahí son menos rudos de cómo los imaginé; e inclusive, a veces podía sentirme en una serie de los noventa con amigos en una casa haciendo comentarios cómicos. Pero la fama, los millones de seguidores, los shows continuos, números positivos y el hate no han sido de a gratis o a base de risas. Malverde sabe cómo ser jefe; cosa poco fácil en la industria y, aunque seguro si les da sus buenas cagadas, él funciona más como papá consejero que como manager castrante.

Antes de regresar a casa platiqué un rato con EL Muelas de su última Batalla de Gallos con El Niño. Pensé que iba a ser más difícil pues, hasta yo me ardí cuando lo vi pero me dijo que todo bien; y pues, entendí que hasta esas pinches batallitas van con respeto y truque.

Ahora sí, después de cantarle las mañanitas a Alemán, fumar un poco más de porro y terminar mi whisky, voy de regreso a casa. Probablemente la mitad de lo que sucedió quede sólo en un recuerdo pacheco pero, qué amable noche con la Homegrown.

El crew de Homegrown Entretainment. Foto/@daviddbarajas

TE PUEDE INTERESAR

LOS RAPEROS SON LOS NUEVOS ROCK STARS

¡SÁCALA A BAILAR! NOCHE DE SEXO Y REGGAETÓN

LOS TRAPEROS SON LOS JUNIORS DEL HIP HOP

VIERNES DE PERREO: UNA DE NOCHE SUDOR COMO EN EL GUETO

CUMBIAMBA: SACA ELCUMBIANCHERO QUE LLEVAS DENTRO

KANAMARA MATSURI: ENCONTRANDO A MI GLANDE PARA HACER UN KAME HAME HA

Vania Castaños

Vania Castaños

Millennial, latin & proud ⚠

Previous post

ESTAS FOTOS CONVIERTEN A MUJERES TRANS PERUANAS EN ÍCONOS RELIGIOSOS

Next post

EYACULACIONES EN PANTALLA GRANDE: UNA VISITA AL CINEMA RÍO