Por Alejandro Romero / @romero_bar
Fotos: Mishel Ceballos

El Nrmal es el festival más ecléctico del país. Y se realiza desde hace seis años.

***

Al entrar al Deportivo Lomas Altas de la ciudad de México, el surrealismo se hace presente cuando eres custodiado por elementos de seguridad del Estado Mayor Presidencial y algunos soldados rasos que, con arma en mano, te dan la bienvenida al estacionamiento. Nada se compara con estar ahí dentro; es como ser parte de una película de David Lynch o estar dentro de las gráficas de Contra, el juego de Nintendo 64, y con un soundtrack de El Guincho o Bocafloja.

Desde afuera, antes de entrar a las instalaciones y acercarnos al escenario, las miradas de las personas se perciben alegres, emocionadas y eufóricas; como si estuvieran perdidas entre ellas mismas, o bajo la influencia de algún químico mágico o planta recreativa. Los estilos en vestimenta son diversos, como la oferta musical que el cartel conjunta. El Nrmal ha crecido abismalmente. Las primeras cuatro ediciones se realizaron bajo el cálido sol de la sultana del norte, Monterrey, y devinieron en un oasis paradisiaco en aquella tormenta de balas por narco. Y hoy, el Distrito Federal pinta como un paisaje provechoso, firme y definitivo para continuar con la tradición normal.

NRMAL 2015 1 NRMAL 2015 - 2

La planeación del festival está pensada para que, desde cualquier ángulo, la pases bien: para ir de escenario a escenario no hay que desplazarse mucho; las filas de los food trucks y las barras de bebidas nunca se prolongan hasta volverse insoportables; el audio es impecable y casi no hay retrasos en los horarios. Los escenarios —uno es doble y el otro es una carpa— son pocos y están muy bien sincronizados, nunca deja de haber música. Además, los juegos de luces son una experiencia alucinante. Sin duda los organizadores han aplicado la experiencia acumulada, y el único objetivo es que los asistentes experimenten y que sus conocimientos musicales se amplíen en una locación que bien podría ser un ambiente para adultos que por un lapso de dos días retornan a su infancia.

El Nrmal destaca del resto de festivales porque difícilmente repite artistas que ya se hayan presentado en otros espacios, inclusive apuesta por amalgamar en un par de días propuestas de todas partes del mundo, desde España (El Guincho), Brasil (Baby Hitler y Boogarins) y Estados Unidos (The Black Angels, Future Islands y Chain & The Gang), hasta Siria (Omar Souleyman), Alemania (Mouse on Mars) y Suecia (Fatima & The Eglo Live Band). Un experimento que pocos carteles intentan. Y lo mejor de todo: todas cumplen en el escenario; aunque sus nombres resulten desconocidos para la masa colectiva, terminan siendo aplaudidas y seguidas después del festival. El Nrmal es una vitrina que enriquece la escena mundial y a la nacional la expone ante el resto del globo.

NRMAL 2015 - TOPS

TOPS

NRMAL 2015 - TOPS

TOPS

NRMAL 2015 - PEAKING-LIGHTS

PEAKING LIGHTS

NRMAL 2015 - DJ DODGER STADIUM

DJ DODGER STADIUM

Los asistentes vienen de todas partes del mundo. No es extraño que mientras recorres la locación te encuentras con personas que hablan todo tipo de idiomas, y que su aspecto físico denota la diversidad de razas que confluyen en un ambiente cosmopolita y fraternal. No hay conatos violentos o imprudentes excesivos que empañen la armonía amistosa y festiva.

***

Este año el cartel contó con cuatro cabezas de serie, Future Islands, Swans, Phantogram y Omar Souleyman, que a finales del año pasado dieron mucho de qué hablar al ser calificados como promesas, y sin duda este 2015 se consagrarán como realidades. Esto no quiere decir que sean desconocidas o que apenas comiencen su andar en las grandes industrias, sino que empiezan a llegar a los oídos de las masas. Sus presentaciones, aunque distintas unas de otras, hacen explotar a los asistentes en una ola sensitiva de la que aún pocos logran reponerse.

NRMAL 2015 - FUTURE-ISLANDS

FUTURE ISLANDS

NRMAL 2015 - PHANTOGRAM

PHANTOGRAM

NRMAL 2015 - PHANTOGRAM

PHANTOGRAM

NRMAL 2015 - PHANTOGRAM

PHANTOGRAM

Las ambulancias y los servicios médicos no tienen descanso. Los llamados de emergencia no abundan, pero los que se presentan son a causa del consumo de drogas duras que se salieron de control. Mientras el tiempo avanza el público quiere experimentar al precio que sea, y acá todo es posible. Obvio a escondidas de los rondines militares.  En estos casos todo es valido.

***

Hablar de minutos, canciones y concierto por concierto sería una reseña próxima a lo normal, algo semejante al cotidiano y a lo masivo, todo lo contrario a lo que plantea el festival. Sin embargo, la música que se escuchó desde el sábado, y que siguió su trayecto hasta la media noche del domingo 1 de marzo, será uno de los sucesos colectivos más importantes y destacados del año, pues, opinión propia, jamás un festival había logrado mantener durante tantas horas consecutivas un abanico de vertientes tan nutrido y efectivo, al grado de crear sinestesia en todos aquellos cuerpos que fueron testigos de esta, la sexta estrella del Nrmal.

NRMAL 2015 - OMAR-SOULEYMAN

OMAR SOULEYMAN

NRMAL 2015 - OMAR-SOULEYMAN

OMAR SOULEYMAN

NRMAL 2015 - SWANS

SWANS

NRMAL 2015 - SWANS

SWANS

 

YACONIC

YACONIC

Previous post

METZ: CÓMO DESBORDAR EL SONIDO

Los simpson en codices prehispanicos
Next post

EMMANUEL VALTIERRA Y LA CULTURA POP EN CÓDICES PREHISPÁNICOS CHINGONES