Por Yair Hernández / @yairaudio

Fotos de Alfonso Muriedas: Yoel Esquivel

Alfonso Muriedas sale del 123-A de una pintoresca calle de la colonia San Rafael. Aunque hace calor, él va de negro, con excepción de sus tenis. Tras una afable bienvenida nos introduce por un pasillo ancho de una vecindad del mismo color de su calzado: blanca. Mantiene una actitud serena aunque en cuestión de horas debe salir de viaje. Nos detenemos en una puerta del lado derecho y entramos.

Es la base de operaciones de Alfonso. Una casona de grandes ventanas desde la que se toman decisiones concernientes a sus proyectos. Una vez ubicados en la zona que podría denominarse comedor —podría porque las laptops abundan en la mesa de madera—, comenzamos a desentrañar su historia. Esa que va de organizar fiestas “bodegueras” en Tijuana a la dirección artística de uno de los festivales de mayor renombre a nivel Latinoamérica: Nrmal.

alfonso muriedas festival nrmal

NRMAL: EL PREAMBULO

“Empecé con una página de Internet en el 99 en Tijuana. Una especie de portal-revista dónde hacíamos reseñas de discos, viajes y agenda de la ciudad. Se hizo mucho eco y aglutinó mucha de las movidas que estaban sucediendo. Eso pasó del 99 al 2002 o 2003. En paralelo, empecé a hacer fiestas muy bodegueras de acid house. De allí vienen los vínculos con Mutek; muchos de los DJ´s que eran de la primera ola de Noiselab (Damián, Uriel, Alexis, entre otros) iban a tocar a estas fiestas”, recuerda Muriedas sobre sus inicios.

Inicios que siempre tuvieron un enfoque fuera del escenario porque, aunque después, ocasionalmente, pinchaba en las fiestas de Vuélvete Underground, organizadas por Damián Romero (Mutek), desde muy joven entendió que su lugar estaba del lado de la organización.

Alfonso continúo haciendo eventos de bajo perfil hasta que en 2004 el aumento de la violencia en la ciudad fronteriza lo obligó a buscar oportunidades en otros lugares para continuar desarrollando su interés musical. La puerta se abrió en Barcelona: “Me fui a estudiar algo relacionado con la gestión en la música, encontré trabajo y me quede tres años”.

Alfonso regresó al país en 2007, pero vino a vivir a la Ciudad de México. Esta lo cautivó y el festival Mutek lo acogió. Allí empezó a programar la sección Play. Entonces, en 2013 la música de nuevo lo llevo a otra latitud: Monterrey, donde Pablo Martínez lo reclutó para ser parte del equipo de trabajo de una iniciativa que estaba cobrando fuerza: Nrmal.

festival nrmal 2017 cartel

NRMAL, O CÓMO PROGRAMAR UN FESTIVAL

Aunque el Festival Nrmal inició en Monterrey en 2010, Alfonso se integró al equipo en la cuarta edición: “El primer año [2013] hice cosas muy puntuales de programación. Después se entendió que mi rol iba hacia ese lado y todo se encausó a que me enfocara en hacer las contrataciones con los artistas, las relaciones. Yo no era un programador antes de entrar a Nrmal, por eso me asumo cómo programador de festival desde hace dos años; uno empieza a caer en ese rol porque también la gente te lo imprime”.

Por eso el ahora encargado de la dirección artística del festival considera que sigue “aprendiendo”. Porque “es interesante entender que tengo haciendo esto casi 15 años pero hace dos puedo entender que este es uno de los oficios que puedo tener. La programación de Nrmal empieza a entender muchas cosas pero también es muy novata si la pones a lado de otros festivales”.

—Entonces, ¿actualmente cómo se realiza la selección del cartel?

—Hablando con amigos, como Chucky García (Rock al Parque) o Roberto Parra (Primavera Fauna), he aprendido que hay técnicas no solo al escoger sino con la forma en que vas a trabajar. Porque lograr un cartel no solo es hacer una lista sino ver cómo puedes hacer para traer al artista, y ver cómo la gente percibe el trabajo no solo de forma personal sino del proyecto que estas representando”.

festival nrmal 2017

“Dentro de Nrmal las opiniones (para el cartel) son de todos lo del equipo. Mi labor es entender las opiniones de los demás y encauzarlas. Si yo no les diera ese espacio ya no estaría haciendo la programación. Claro, hay gente que está más clavada en otras cosas pero mi enfoque si es en la selección de los artistas”, señala Alfonso sobre la conformación de los line ups.

Cada una de las ediciones ha servido para que Nrmal siga entendiendo que personalidad tiene y cómo dialoga con los públicos. Por eso la programación mantiene diversos enfoques en cada edición: “Ahora, un año le damos hacía un lado y el siguiente hacia otro. En los primeros años era más hacía todos lados. Este año las conexiones y el enfoque están más hacia la psicodelia en sus varios espectros. Por eso tenemos de invitado a Levitation. Pero el año siguiente puede ser completamente diferente. Hasta que no ves el contexto histórico de un festival no empiezas a entender lo que va pasando; si entiendes los periodos en que tal persona estuvo programando cierto festival, empiezas a entender etapas y fases de programación”.

NODO, ESTRUCTURAR ERRORES

NODO es una plataforma que desde 2015 promueve la discusión, análisis y gestión entre agentes creativos. Esta iniciativa, ideada por Alfonso, surgió a la par de que Nrmal comenzaba su residencia en la capital del país: “Una de las labores que estamos haciendo con NODO es intentar compartir la experiencia de varia gente. Cuando tenía 17, 18 años, que empecé a hacer esto [gestión de eventos], me hubiera servido un lugar en el que hubiera estado estructurada esta información. Porque no solo es ir y tirarte, sino cómo vas estructurando tus errores”.

Y es que tras su regreso a México, en la búsqueda por continuar aumentando su bagaje y sapiencia en cuanto a producción, Alfonso se topó con diplomados y talleres que abordaban “una parte muy ejecutiva, muy de ‘este escenario va así’ desde la parte comercial. Y creo que para la forma en que produces un festival como Mutek o Nrmal (la información) sirve pero se queda muy corta. Entonces, lo que intentamos con Nodo es aglutinar esa información y poner el punto de encuentro entre la gente que está haciendo cosas y la que quiere aprender esas cosas”.

foro mutante nodo nrmal

Actualmente el equipo de trabajo de NODO es diverso: Aru, Diego, Claudia, Susana, Lucia y el propio Alfonso, entre otros. A la par de gestionar una plataforma que pretende brindar aprendizaje, sienten que en “también es un curso para nosotros. Nos emociona porque siempre tenemos invitados nuevos y aprendemos y reafirmamos cosas a partir de lo que dicen, y también de la gente externa que nos brinda otra perspectiva de lo que está pasando. Hay mucha retroalimentación”.

NODO ha ido evolucionando en su línea de trabajo en cuanto al foro que anualmente se hermana con Nrmal. El primer año “nos lo inventamos en un ratito”, el segundo año fue más pensado y este tercer año Foro Mutante plantea un concepto más detallado: “El poner esta primer línea o concepto encima nos ayuda a tener un norte para dónde buscar. Aunque luego no parece tan obvio, sí empieza a marcar tu línea de pensar; una vez que lo escribes te comienzas a meter, comienzas a hablarlo y explicarlo. A partir que explicas un concepto que definiste das pauta para los contenidos. Otra parte tiene que ver con las relaciones del equipo que se han ido extendiendo no solo en México sino en otros lados, y pues por eso le hablamos a personas que pueden hablar de puntos en específico. Y otra parte es de contenidos que consumimos, de invitar a gente que vemos hace tal cosa para dar cierta perspectiva”.

LA INDUSTRIA, EL ARROJO Y LA PERSPECTIVA

—Una de las cosas que te puedes dar cuenta, al ver los flyers, es que Nrmal no tiene “letras chiquitas”, entonces, desde tu perspectiva ¿cómo evalúas el panorama nacional?

—Una de las cosas por las que empecé con Nrmal es mi interés en la música mexicana. Siempre he empujado para que lo mexicano tome protagonismo. Ahora, sí entiendo y soy crítico si comparamos al país con otros de Latinoamérica. Porque aquí la continuidad se pierde mucho. Y se pierde porque muchas veces se percibe como “amor al arte” y no querer “venderse”. Pero una cosa es cambiar concepto o estilo en busca de dinero, de cuestiones comerciales, y otra cosa es empezar a tomárselo como un trabajo al que le dedicas tiempo. Si tu trabajo es la música debes buscar la calidad y entendimiento para que al final te pueda redituar de alguna forma.

Me parece que hay pocas bandas en México que sin irse a ese mainstream han logrado hacer eso. Y son las que intentamos resaltar, como el año pasado con San Pedro el Cortez que viene de otra aproximación menos estructurada, pero si son de “voy a hacer esto toda mi vida”. En una generalidad, veo que hay muchas más ganas de tomarse una selfie en un escenario que tocar en él. Por eso empezamos a invitar a Lxs Grises: llegaban y sabían cómo conectarse, hacer las cosas. Eso nos llamó mucho la atención, en eso conectamos. Los pongo como ejemplo, pero hay muchos más. Si te vas a parar en un escenario debes saber conectarte y tener una idea conceptual de qué es lo que quieres decir y cómo lo tienes que decir. Por eso creo que en México hay muchas bandas que tienen mucho que decir, pero les da hueva. En general, veo que está bien pero se puede caer en cualquier momento. Es muy frágil.

foro mutante nodo nrmal

Para esta edición tenían una sede y hubo un cambio, ¿qué paso?

Habiamos cambiado de sede porque no queríamos estacionar al festival en un solo lugar. Nos fuimos a Ciudad Deportiva, pero hubo una instrucción de uno de los grandes monopolios de la industria mexicana: “no queremos que pase nada en este lugar”. Pero ellos no son los administradores. Entonces, creo que es importante no quedarnos callados. Por eso regresamos [al Deportivo Lomas Altas]. Estabamos cómodos allí. Pero sí hubo una instrucción de Ocesa, no sé porque, no sé cómo, creo que ni siquiera era la referencia al festival. Pero es una parte de la realidad aquí en México, que puede ser Ocesa o quien sea que digan “esto no pasa aquí, yo estoy cuidando esta parte”. Se respeta, no tenemos nada malo contra ellos, hay buena onda, pero sí hay ciertos esquemas.

¿Y cómo se dio lo del Deportivo del Estado Mayor a su llegada a la ciudad?

Hay pocos venues que pueden recibir un evento como Nrmal. Al principio llegamos a Campo Marte y nos mostraron otro lado. Álvaro, de Discoteca, también nos lo recomendó. Fuimos a verlo y fue fácil y sencillo. Al final, por más que la figura que tiene (Estado Mayor Presidencial), respetan ciertas cosas, no se meten en operación. Funciona. Luego ya entendimos que hay quienes lo ven muy subversivo, pero las cosas sobre la mesa fue responder al “dónde hago esto”.

¿Han pensado en volver a Monterrey o de nuevo hacer una edición bipartida, como en 2014?

En Monterrey, para llegar al punto en el que estamos ahora con Nrmal, teníamos que bookear artistas más comerciales porque es lo que la gente pedía. Ahora quieren que regrese pero en ese momento pedían cosas como Tame Impala. Un día antes del Festival tocaba Zoe o David Guetta y vendían más de 15 mil boletos, y nosotros vendíamos dos mil. Cada lugar es lo que se construye. Ahora nos es difícil regresar porque el festival no va a llegar a solucionar cosas. Ni en Monterrey, ni en Tijuana, ni en Guadalajara. Es una consecuencia. Monterrey sigue teniendo Pa’l Norte, Machaca y esos festivales, porque esa es la realidad de Monterrey. La Ciudad de México sigue teniendo este tipo de festivales pero también tiene Mutek, Aural, Bestia, Grises. Una realidad diferente.

—Existe la percepción externa de que Nrmal es un festival visionario, ¿también lo ves así?

—Sí, una parte de la intención era esa. Por ejemplo, en algún momento intentamos traer a Mac DeMarco y Grimes y no pudimos, pero ya los tuvimos. Va a llegar un punto que esa estructura de la industria no nos permita, por precios, especulaciones y la manera que fluctúa, traer a ciertos artistas. Pero si nos ponemos truchas los podemos traer antes de que lleguen a ese punto. Y aún así traemos artistas grandes que no juegan en esa rol: Swans, Slowdive, Psychic TV, ellos no están en ese rol pero al final son más importantes en la historia de la música. Y sí podemos seguir dialogando con eso. Se trata de jugar con la programación, adelantarnos un poco. Cuando ves los carteles de Nrmal y dices “trajeron a Grimes”, y luego ves carteles de otros festivales con ellos; pero a unos les costó 200 mil dólares y a nosotros no.

Y eso es el mensaje con el que se queda mucha gente, que igual ahorita hay bandas que no topan pero puede crezcan…

Ese es el mensaje que intentamos hacer llegar. Y creo que hay un núcleo que ya lo entendió sobre el festival Nrmal. Nos falta que se expanda un poco más para hacer un festival masivo, pero sí tenemos la seguridad de que estamos conectando. Creo que es un proceso que está en camino.

¿Alguna anécdota sobre algún artista que te causó nervios o tensión?

El año el festival cambió de fecha porque Slowdive no podía. Hubo todo un tema con ellos porque uno de los integrantes tuvo un pre-diagnóstico de algo grave que hacía que no pudiéramos bookearlos. Afortunadamente no tuvo nada, pero en ese inter tuvimos que cancelar porque ya estaba todo bookeado, tuvimos que cancelar el preanuncio. Cosas de ese tipo ha habido varias pero esa fue la que más movió el esquema.

nrmal

¿Y alguna banda o artista que ya no toque que te guste imaginar en algún Nrmal?

En ese line up con Slowdive teníamos confirmados a Suicide pero ya no pudo ser. Lo teníamos confirmado, pero por ciertas cuestiones de su personalidad dejaron de contestar. Los tuvimos confirmados por dos meses. Fuera de Suicide, bandas que ya no existan… creo que no, hay muchas bandas que están inactivas que probablemente podamos traer, que igual no digo, pero eso podría ser.

¿Ya estás pensando el festival que viene o te das un tiempo de relajación?

Ya. Aunque este año en particular estamos muy enfocados en esta edición, con los movimientos del venue estamos intentando sacarla a flote. Pero, por ejemplo: Swans, que tocó en 2015, antes de la edición 2014 ya estaba en proceso. Ahorita ya andamos pensando algunas cosas.

De tu época joven haciendo shows, ¿te imaginabas en un festival así, tratando con bandas de este nivel?, ¿qué pensabas o querías ser?

En ese momento tenía la idea que iba a ser antropólogo. Después me metí al marketing y hubo un periodo de tiempo en el que pensaba que podía ser agricultor. Ahorita no sé ni siquiera si en dos años voy a seguir haciendo esto. Siempre termino regresando a una parte vinculada con gestión en la música o similar, pero no es algo que piense mucho a futuro.

nrmal

¿Te sientes pleno?

Creo que es cómo las ansias que cada quien tiene en su vida. Cuestionamientos de que si lo que se hace es correcto, eso siempre es presente. Vivir estados de plenitud… no sé si alguna vez me ha pasado. Pero sí estoy contento con lo que esta pasando, emocionado con varios proyectos que vienen. Y sobre todo veo muy a corto plazo.

¿Qué le dirías a los jóvenes gestores? Esta gente que está iniciando sus iniciativas…

Encontrar en tú cabeza por qué quieres hacerlo. Una vez que encuentras eso, irte por ahí. Puede ser por fama, popularidad, por expresarse, conectar. Lo que sea, pero encontrar eso y trabajar en ello. Ser constante y esa constancia al final trae resultados, buenos o malos, pero que van construyendo tu carácter. Las carreras en la gestión, en la música, empiezan a tener sentido después de muchos años.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

IRA Y RAPTO: BLONDIE Y GARBAGE TOCARÁN EN CDMX

Next post

UN DÍA FUI AL MUSEO, LA GRÁFICA POP DE EMMANUEL GARCÍA