No a la poesía inalcanzable, no a las historias que nadie vive. No al drama ni a la perfección. Nuestra realidad despierta la imaginación, pero solo a quienes la perciben. Más bien, sí a los respiros en nuestra vida aburrida o no tan aburrida. Sí a los sueños raros; sí al recuerdo de un amigo que te encuentras al día siguiente; sí a escuchar conversaciones ajenas; sí a observar a la gente; sí al pequeño deseo de no vivir en una rutina.

Dice Daniel Saldaña que “estamos acostumbrados al poema monumental catedralicio que siempre se presenta como un resultado absoluto, una fachada imposiblemente barroca que esconde y disimula los vericuetos de su arquitectura”. Personas extraordinarias solo en la figura.

paterson de jim jarmusch

Paterson (2016) es una película sobre las vidas sencillas y de fácil comprensión. Está dedicada a la lírica rutinaria. La monotonía puede ser siempre constante y predecible, pero de ella puede salir la poesía más bella.

La obra del cineasta Jim Jarmusch es un verso emigrante de la poesía tradicional. Un acto de rebeldía a las reglas de la estrofa y la rima. No hay que pensar mucho para entenderlo. No hay simbolismos ni metáforas, solo las cosas y su genial banalidad. Hay poesía cuando el habla fluye, cualquier cosa es buen material para hacerla y  de eso va Paterson.

Jarmusch se inspiró en los versos de Paterson (1963) para su decimotercer filme, un libro de William Carlos Williams. Paterson, la película, narra la vida habitual de Paterson (Adam Driver), un chofer de autobús que escribe poesía en sus tiempos libres y vive en Paterson, Nueva Jersey. Irónico encontrar que la inspiración de la película es una rima natural.

La persistente rutina del protagonista incluye la presencia de su esposa Laura (Golshifteh Farahani), quien cautiva con su esencial belleza, además de su perro Marvin que parece más un accesorio que una mascota. Con su actuación, Driver entierra el rencor que dejó en la audiencia al interpretar al hijo de Han Solo y la princesa Leia en Star Wars VIII (2015).

paterson de jim jarmusch

El soundtrack de Paterson —realizado por Carter Logan y Jim Jarmusch— es una mezcla de sonidos que proporciona un ambiente electrónico e intencionado para ser repetitivo: igual que las prácticas del protagonista.

¿Existen las coincidencias? Todo en Paterson parece simple y cotidiano, pero no. Los pequeños detalles y las casualidades resaltan lo extraordinario de una vida ordinaria, por ejemplo la obsesión de Laura por el blanco y el negro, los círculos y las líneas. La relación de los sueños con la realidad. La incertidumbre de que un camión pueda explotar solo por una falla eléctrica.

Incluso sucesos que solo el director podría entender, como la escena del autobús en la que dos jóvenes hablan sobre anarquismo. Ambos actores protagonizaron Moonrise Kingdom (2012), de Wes Anderson. Jim creyó importante que salieran en su cinta, solo por ser una de sus favoritas. No fue coincidencia.

El paisaje y la sociedad son los protagonistas de un drama privado. De una vida que no existe, o quizá sí. Probablemente esa historia existe en tu vida y en la mía, con coincidencias o no.

Aída Quintanar Vivanco

Aída Quintanar Vivanco

Bien chida!

Previous post

ROCK EN OPOSICIÓN A LA MEXICANA

Next post

KASPAR HAUSER: EJEMPLO DE UN CRIMEN CONTRA LA VIDA INTERIOR DEL HOMBRE