Por Yair Hernández / @YairHernandezC

Fotos: David Casarrubias

PISTA 1

“Ojalá pongan del viejito”, dice ella mientras caminamos hacía la entrada. El evento empezó hace una hora pero llegamos tarde porque aquí la comodidad irónicamente radica en el atiborramiento: sentir el sudor y el roce de los cuerpos. Llegar temprano significaba esperar para tener esa sensación.

Tras 50 pesos y el primer toqueteo —no deseado— a manos de los encargados seguridad, por fin las bocinas retumban en nuestros tímpanos.

perreo millennial

El lugar está casi lleno. Avanzar hacia la pista o la barra es una afrenta a la paciencia y el calor, pero se ameniza si durante el trayecto sigues el ritmo con la cadera: reguetón y otros sonidos cadenciosos es lo que hay.

“¡Del viejito!”, afirma mientras Daddy Yankee pide ese combustible por el que casi se desata una guerra civil en Puebla.

El trasero es el arma. Aquel que somos incapaces de ver en nosotros, aquí es el protagonista. Hasta las canciones lo invocan: “¡A mover el culo!”.

No hay un perfil específico de quienes sangunguean el booty: unos con traje y corbata parece que acaban de dejar la oficina; otras podrían tener su foto en la página Morras con cara de muerta y con corte de honguito. Algunos lucen Goga y Ed Hardy, señales que los legitiman como pioneros. Otras tienen Adidas en toda su ropa, un par de ronda los 40 años; una chica se pasea en top por todos lados y alguien en la penumbra trata de ser discreto con la mano en la nariz.

perreo millennial

Lo único en común es el perreo: duro, candy,  hasta abajo, a cuatro uñas, contigo, con cuatro babys, con ella atrás de él, con él atrás de él, con ropa, sin camisa, con Plan B, con J Balvin.

Pero, sobre todos, el de hoy es Perreo Millennial.

PISTA 2

“Cuando pienso en perreo pienso en una fiesta en dónde hay reguetón y hay otros ritmos para bailar. No lo veo como algo malo, ni siquiera la manera en que se baila”, dice Pat Castellanos, una de las tres personas que se encargan de la gestión de la productora Perreo Millennial, iniciativa que ha favorecido la inclusión y asimilación del género en entornos físicos y sociales distintos a los de sus comienzos en México (barrios en la periferia y fiestas en salones perdidos)

El proyecto surgió hace un año a partir de la unión de los cumpleaños de sus actuales gestores: Pat, Marisol Castellanos y Jesús Daniel (también conocido como Mucha Onda).

La primera celebración tuvo lugar el 24 de septiembre de 2016 en el foro Niza 40. El cartel lo conformaron Bicho Blanco (proyecto de un músico de The Guadaloops), TobyLove (proyecto de un músico de Mariel Mariel), Mucha Onda y otros DJs cadenciosos.

La fiesta se atiborró.

perreo millennial

A partir de ese día los tres jóvenes residentes de Cuautitlán Izcalli y Azcapotzalco siguieron con los eventos que fueron bautizados así porque “perreo se le dice a la manera de bailar reguetón. El millennial fue con la intención de englobar a un público que se identifica con internet, con cierta estética que atañe a lo independiente, a lo contemporáneo”, explica Jesús.

Ninguno desconoce las escenas musicales ni los procesos de gestión: Pat estaba al frente del colectivo Yes, I Dude y actualmente colabora en varios proyectos con Gastón (LNG/SHT); Daniel tenía una plataforma musical llamada Mucha Onda (de allí el sobrenombre) y ahora está en los programas Hootie Hoo y Booty Hoo, ambos de la radiodifusora Ibero 90.9, y Marisol más enfocada en su labor como diseñadora pero aporta ideas y manos durante los eventos.

PISTA 3

“La gente empezó a darse cuenta que bailar reguetón la hacía libre. Antes era un gusto culposo porque, aunque todo mundo se sabía algunas canciones, fue hasta que llegó J Balvin, Maluma que empezó a ser chido”, así explica la menor de las Castellanos el gusto creciente por este género que hace años era desdeñado por muchos.

Pat nunca segregó esta expresión musical gracias a su papá que “nos enseñó que la música es música, o sea, no hay que discriminar géneros”.

Daniel piensa que para entender esta asimilación es crucial echar un vistazo a la realidad que vivimos: “Hace semanas se anunció que Daddy Yankee es el número uno en trending de Spotify. Eso habla de lo que escucha la gente. Si eso lo pasamos a un nicho más under en México, tal vez haya más morritos o gente queriendo ser como él o haciendo música de ese estilo. Lo vemos en colectivos que, si bien ya no son chavitos, sí están activando cierto gusto de los jóvenes por el género”.

perreo millennial

Uno de los aspectos más criticables del reguetón son algunas liricas señaladas como misóginas. Al respecto, Pat recuerda que “alguna vez hablé con Tomasa del Real y me dijo que eso a ella no la representaba, y se me quedó muy grabado. O sea, si están hablando mal  de una morra, a mí no me representa, a mí me gusta el ritmo y lo estoy bailando. En cuanto al empoderamiento, está muy cabrón; cada vez hay más morras haciendo cosas chidas como Tomasa, Ms Nina, una infinidad haciendo esto. Es un paso bien cabrón de las mujeres en ese género, o sea, ya había antes pero ahorita está más cañón”.

Pero no todo mundo piensa igual, por eso, a pesar de que cada vez es bailado por más gente, para algunos el reguetón mantiene estereotipos negativos. Entonces ¿Qué piensa Perreo Millennial de esto? Mucha Onda responde: “Siempre hay personas que siguen cerradas a aceptar que el reguetón es música para bailar. Creo que nunca los vas a sacar de esos prejuicios y está mal, digo, yo también voy a toquines de rock y no me la paso menospreciando a las guitarras ni a nada. Pero siempre habrá personas de ese tipo”.

PISTA 4

Actualmente la asimilación del reguetón en la Ciudad de México es tan amplia que existen muchas iniciativas que gestionan eventos con este y otros sonidos cadenciosos: NAAFI, Mami Slut, Perreo Pesado, Perrealismo, Traición, Perreo Católico, Viernes de Perreo, Barrio Fino y Perreo Millennial, entre otros.

Lo que hace destacar a los Millennial es que en menos de un año se  posicionaron como referentes en cuanto a producción de shows. Pat cree que esto se debe a que “la gente sabe que (a los eventos) se va a divertir e ir a bailar. Obviamente tenemos nuestros haters pero pues creo que es lo que ofrecemos, porque incitamos a que vayan y conozcan algunos DJs, ya después metemos a los que están más fuertes. La gente sabe que es ir a dar todo en la pista”.

perreo millennial

Jesús Daniel da mayor peso al talento: “Las fiestas de reguetón no son nada nuevo, siempre han estado allí en diferentes vertientes, pero lo que nosotros hicimos fue salirnos del molde de casarnos con un line up o un lugar y nos aventamos a traer artistas de otros lados, no precisamente internacionales. Tener un buen ojo para saber lo que está pasando allá afuera, la curaduría es lo primordial”.

Otros aspectos que le han da estatus a la productora son la apertura y posicionamiento de Niza 40, espacio donde regularmente tienen cabida este tipo de celebraciones, y la alianza con el Festival Waco a través de la plataforma 01-800 Perreo.

Como todo proyecto en ciernes, Perreo Millennial no está exento de problemas: “Ahora nuestro mayor obstáculo es encontrar lugares lo suficientemente capaces para albergar a tantas personas”, cuenta el también colaborador de Ibero 90.9.

Y Pat agrega: “También, al hacer la transición de fiesta de cumpleaños a una productora, hay cosas que se nos van, que tenemos que perfeccionar, entonces las seguimos puliendo. Pero la onda de encontrar los venues es lo más complicado”.

PISTA 5

A pocas semanas de su primer aniversario, Perreo MillenNial se encuentra en una transición ascendente que los ha llevado a poner en perspectiva  el potencial del enfoque musical que promueven y el prueba-error que implica crecer como productora.

“Lo que viene es perfeccionar nuestras fiestas: ahora va a ser fiesta y concierto, obviamente vamos a incluir más productores, a todos los que se están dedicando a esto, a los que quieran colaborar con nosotros. El plan con 01-800 es que ellos se encarguen de las fiestas del norte y nosotros las fiestas del sur”, menciona Pat Castellanos sobre el futuro.

aniversario perro millennial

Futuro que, si lo vemos a corto plazo (su aniversario), es un Viva México tremendo en el panorama musical reguetonero del país: el 15 de septiembre con Dora Black (Pimp Flaco y Kinder Malo) y el 16 de septiembre con Ms Nina. Ambos eventos con sede en Niza 40. Y algo que provocará más SUDOR.

Pat concluye: “Así como tuvimos una era con los colectivos (enfocados al rock), ahorita cada vez hay más fiestas así (de perreo), algunas más chidas, otras más chiquitas, con más producción, con artistas menos conocidos, internacionales. Ahorita es el boom, es el momento del reguetón”.

Si quieres comprar tus boletos para las fiestas de aniversario entra por ACÁ.

aniversario perro millennial

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

EL RETORNO DE LOS BRUJOS

Next post

¿TRASCIENDES O SOLO EXISTES?