Por Daniel Herrera / @puratolvanera

Es posible que no haya nada más triste que ordenar los recibos de pagos del trabajo un sábado por la noche porque urge conseguir un crédito. Ocho años sintetizados en la misma cantidad de pilas formadas por papeles amarillentos. Cuando era joven, hace unos 15 años, no quería estabilidad ni mucho menos monotonía, pero la vida me jugó sucio y aquí estaba: acomodando el séptimo año mientras escuchaba “Chocolate Drops”, del Post Pop Depression (Loma Vista Recordings, 2016) el disco más reciente de Iggy Pop, quien me explicó que algo estaba haciendo mal.

When your love of life is an empty beach
Don’t cry
When your enemy has you in his reach
Don’t die

Sí, Iggy, prometo no morir y aguantar. Tal como tú lo has hecho por tantos años.

post pop depression iggy pop portada3

Entonces, pensé en cómo Iggy Pop y Josh Homme, los principales autores de Post Pop Depression, renunciaron a tener una vida de esas que llamamos normal. Aunque tal vez sería mejor llamarla aburrida y dedicarse a hacer música.

Pop dejó la universidad justo cuando estaba comenzando; Homme ni siquiera pisó un lugar así. De hecho, cuando firmó su primer contrato de su grupo Kyuss con una disquera, era menor de edad y sus padres lo hicieron por él. Ahora, juntos, nos han entregado una justa continuación de sus dos mejores proyectos: el Iggy Pop solitario creado junto a David Bowie en los setenta, y el sonido más reciente de Queens of the Stone Age (QOTSA).

post pop depression iggy pop1

Pop ha participado en múltiples proyectos en conjunto. Los más visibles siempre han sido sus dos primeros discos solistas que hizo con Bowie: The Idiot y Lust for Life, aunque también ha colaborado con una larga lista de músicos: Deborah Harry, The Cult, Goran Bregović, Buckethead, Henry Rollins, Rob Zombie, Peaches, Slash y Nick Cave son apenas algunos. Pero, ¿cuál es la importancia de este disco? Iggy ha declarado que cada vez le cuesta más trabajo grabar y, al parecer, esta será la última vez que entre a un estudio. Son declaraciones que se antojan imposibles después de verlo, a sus 68 años, recorriendo el escenario sin ningún esfuerzo. Josh Homme, contenido y discreto con su guitarra, parece un anciano agotado a un lado de este pequeño hombre delgado y musculoso que grita como si la vida se fuera a terminar justo después de la última nota.

Por fortuna, si Pop va a abandonar el edificio, esta despedida es portentosa, inimitable y por completo satisfactoria.

Sorprende la valentía de Iggy para buscar nuevos sonidos, pero también, la manera en que se abre a los demás con sus letras. La vulnerabilidad que demuestra en el disco se perfiló desde el principio, cuando envió a Homme una caja con textos íntimos y objetos que deseaba compartir para encontrar una sintonía. Parece que Iggy no deseaba dejar nada escondido.

post pop depression iggy pop portada

¿Qué hizo Josh Homme con esa caja? Darle un sonido particular. Uno que distinguimos los que hemos seguido su carrera desde QOTSA o antes. La grabación fue realizada en el estudio particular de Homme con apenas dos músicos más: el multiinstrumentista y compañero de Josh, Dean Fertita y el baterista de Arctic Monkeys, Matt Helders. El trabajo de Homme como productor es impecable: una batería sobria y precisa; el bajo, midiendo milimétricamente, con apenas algún efecto; dominantes guitarras minimalistas en distintos momentos; algunos teclados para crear atmósferas y la voz de Iggy subyugando. El sonido es crudo pero pop. Punk por momentos. Sobre todo por la sencillez; ningún instrumento se sobrepone al otro, no hay demostraciones egocéntricas de virtuosismo. Homme estaba ahí para empujar a Iggy de forma creativa. Se ve a sí mismo como un productor que pule la obra. En una entrevista publicada en Vulture afirmó:

I think of Iggy as this beautiful grizzled piece of art, and my job was to put it back in the right frame. Sometimes, to do that, you have to push.

Tal vez por eso no debería sorprendernos la voz de Iggy. Pero lo hace. Cualquiera pensaría que con los múltiples excesos que vivió durante años debería estar disminuida, hecha polvo. Pero ese tono barítono se escucha limpio y afinado. Y no es tanto que cante, sino que se hace presente. Envuelve y atrapa al escucha.

En algunas canciones sobresale esta característica: la abridora “Break Into Your Heart”, “Gardenia”, “American Valhalla” y “Paraguay”.

post pop depression iggy pop portada2

Afirma Iggy en Vulture, que escribir “Break Into Your Heart” fue más complicado de lo que parece:

These were the hardest lyrics for me on the record. For a young man like Josh, “Break Into Your Heart” has a sense of “Here I come, baby!” But I don’t feel that way. Stealing a heart — that suits where I am in my life.

En “Gardenia”, Iggy nos habla de una negra voluptuosa, con culo perfecto y espalda poderosa. Así es, en esta época de corrección política él decide cantarle a una mujer, con una voz ligeramente depravada, para decirle que esta noche van a hacer lo que él quiere: “All I wanna do is tell Gardenia/What to do tonight”.

“American Valhalla” se convierte en la declaración personal del artista frente al final que parece más y más cercano. Ha muerto Lou Reed y también murió Bowie. Han muerto todos e Iggy sigue aquí. Al final, la música se detiene y repite una frase como si fuera un mantra: “I’ve nothing, but my name”. Es como si enfrentara al mundo entero: soy Iggy Pop, es lo único que me queda.

post pop depression iggy pop portada4

Finalmente, en “Paraguay” Iggy nos dice que una vez punk, para siempre punk. Es la última canción del disco y decide despedirse mandando a todos a la mierda: “I’ve had enough of you”. Y sí, nosotros, yo, con mis ocho paquetes de recibos ordenados somos los destinatarios del mensaje, “Yeah, I’m talking to you”. ¿Yo, Iggy? Pero, yo no soy el del problema. Simplemente necesito un crédito, necesito comprar cosas. “You take your motherfucking laptop and just shove it into your goddamn foul mouth.” Pero, Iggy, que viva casi todo el día conectado no significa que no comprenda la rabia, el abatimiento y la desesperanza punk. “You fucking phony two faced three timing piece of turd. And I hope you shit it out with all the words in it. And I hope the security services read those words and pick you up and flay you. For all your evil and poisonous intentions”. Pero, Iggy, soy fan de tu música y tu… “Because I’m sick. And it’s your fault. And I’m gonna go heal myself now. Yeah!

Termino de ordenar los recibos. Iggy se ha despedido y yo no podré irme a Paraguay ni a ningún lado. Comienzo a escribir esto. Me he deprimido un poco. Lo suficiente para mandar al carajo mis ansias por seguir comprando objetos. Estoy en el post pop depression.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

antonio sanchez birdman warp ENTRADA
Previous post

EL BATERISTA ANTONIO SÁNCHEZ MUSICALIZARÁ BIRDMAN EN VIVO

cuba-rolling-entrada
Next post

APULULU DONDE LOS ROLLING STONES. ¡APULULU, ASERE!