¿ALGUNA VEZ HAS TENIDO LA SENSACIÓN DE QUE HAS SIDO ENGAÑADO? JOHN LYDON

 

Por Mariana Mata / @mariaaannnaaa

Aceptemos un hecho: El punk  murió con la década de los 70. Y de las cenizas de este género de tres riffs y letras de asalto emocional se originó un salto evolutivo. El monstruo de la provocación, el hijo rijoso del rock, creció y se trasformó. Figuras originarias de los 70 como Joy Division, The Fall, Magazine, Voltaire, The Slits y Siouxie and the Banshees pasaron por una inevitable transición hacía otros paisajes rítmicos; un movimiento natural e inevitable que nos habla del paso del tiempo. El afterpunk —el post punk— había aterrizado.

tumblr_nfqxybOYBP1qj3x9oo1_400

Esta transición llegó para Johnny Rotten unos meses después de la separación de los Sex Pistols, en enero de 1978. Después de una gira por Estados Unidos Rotten dejó atrás a aquél personaje putrefacto y como John Lydon —su nombre de pila— creo Public Image Limited (PiL). (Los demás Pistols siguieron trabajando con Malcolm McLaren, Sid Vicious murió de sobredosis en 1979, a los 21 años, y no sería hasta 1996 cuando se reunieran de nuevo los integrantes vivos originales). En 1978 el sencillo homónimo de PiL fue grabado con el bajista Jah Wobble, el guitarrista Keith Levene (ex The Clash) y el baterista Jim Walker.

El nombre de la banda fue tomado del título de la novela de la escritora británica Muriel Sparks, The Public Image (1968). La adición de “Limited” sugería que el grupo tenía un futuro temporal. El dominio de la imagen pública define una forma coherente de actuar, una  agenda no negociable, no sólo de John Lydon, sino de PiL. La novela de Sparks narra los intentos de una actriz por controlar su entorno y con ello manipular a diversas personas. Estas máscaras que utiliza se vuelven una red de conexiones en las que pierde la capacidad de controlar su imagen controlada, y cae en la irremediable locura.

La paranoia sobre el dilema de control de la imagen y el abrumador sistema que nos rodea dieron sentido a las creaciones de PiL. Lo observamos en la letra de “Public Image”: “The public image belongs to me. It’s my entrance my own creation. My grand finale, my goodbye”. Y si a esta fuerza lírica sumamos las presentaciones en vivo, encontramos que su particular visión sobre la humanidad y la teatralidad revelan, asimismo, la inhumanidad de los individuos. Lo anterior suena desquiciado, pero PiL propone que si vivimos a través de una imagen proyectada nos desconectaremos del corazón, del ser real, y nos moveremos con el entorno, de manera rápida y sin sentido alguno.

***

Metal Box (1979) es un disco necesario para comprender la transformación de John Lydon, y el paso de aquél sonido etéreo y desgarrador a uno henchido de influencias diversas, ritmos y alcances futuros. Este álbum se encuentra en el ranking hecho por Rolling Stone (y sí, usted y yo, querido lector, no le tenemos mucha confianza a esta revista, pero sigue siendo un referente) en el que se enumeran 500 álbumes que deben ser escuchados antes de morir.

pil-1

Metal Box está lleno de una sofisticación que no parece nada al punk setentero. La instrumentación es mínima. Las líneas del bajo son básicas y el dominio del ritmo es fundamental para irradiar esta fuerza que parece ser manejada por un impulso exterior, del más allá. Lleno de oscuridad y elegancia, el álbum —después de más de 30 años— aún apunta hacia el futuro de la música. Abandona las estructuras tradicionales del rock en pro de la densidad, y los sonidos repetitivos, que están inspirados en el krautrock (esa corriente de rock experimental nacida en Alemania Occidental a fines de los años 60), y son una búsqueda de la abstracción musical.

Es un disco peculiar. Metal Box es una mezcla de espontaneidad en tiempo real, y obsesión en la postproducción. Muchas de estas canciones fueron grabadas en una o dos tomas, y unas cuantas fueron escritas al tiempo de ser tocadas. Metal Box refleja un ejercicio sobre cómo mezclar era un accidente en producción.

***

La sonoridad de PiL nos lleva a recordar bandas como T.Rex, David Bowie, Roxy Music o The Velvet Underground. En PiL encontramos desde sonidos artificiales, de los inicios de los sintetizadores y del krautrock como  CanNeu!, hasta la locura progresiva de Captain Beefheart, además de un torrente de ritmos que incluye al reggae y al dub. Esta multiplicidad los llevo a orientarse hacia el pop en la década de los 80.

PiL tiene en su haber nueve discos de estudio, entre los que destacan su primer álbum, Public Image – First Issue, de 1978, el ya mencionado Metal Box de 1979 y Flowers of Romance de 1981 (este último título fue tomado de una de las primeras canciones de los Pistols). El grupo, además, tiene cuatro complicaciones y cinco álbumes en vivo.

pil-2Ahora bien, si revisamos las influencias de Public Image Ltd. y de su creador, John Lydon, destacaremos un a buen número de bandas conocidas como Massive Attack, The Prodigy, Radiohead y Red Hot Chilli Peppers, que recibieron de esta icónica banda no sólo la actitud sino también el sonido y la necesidad de experimentación musical.  PiL nos enseña a través de sus letras a no ser víctimas sino protagonistas; proyecta que debemos levantarnos, ser vistos, contar en el entorno que nos rodea. Las palabras de Lydon le hablan a una sociedad de marginados.

PiL vio el final (parcial) en 1992 tras una decisión de Lydon. El casi cuarentón quería sacar un álbum como solista. Resulta interesante que los demás integrantes abandonaron el proyecto en 1983 y fueron reemplazados en el 86. La banda, finalmente, resucitó en el 2009 con Lu Edmonds y Bruce Smith. Y desde entonces se han presentado en festivales y ciudades de Europa, Australia y Estados Unidos. El año pasado PiL anunció que se encontraban preparando un documental sobre la trayectoria del grupo, por lo que hacían un llamado a los seguidores que tuvieran material visual para que participaran en el proceso. El documental aún no tiene fecha de estreno.

pil-3

Como provocadores, PiL nos recuerda que el éxito de una banda consiste de cuatro elementos: las letras, el uso de la voz, la música y la interpretación (es decir el espectáculo). Su estilo no tiene precedentes. Al utilizar un mínimo de notas musicales y lograr emanar una potente energía a través de la voz, PiL produce una musicalidad mayúscula en los tonos y en el discurso. PiL representa, a final de cuentas, la persistencia de la provocación.

 

Por último: debemos escuchar a esta histórica banda que nos invita a páramos de locura temporal.

Mariana Mata

Mariana Mata

Entropia. Palabra que define a Mariana Mata. Un cúmulo de orden caos orden caos. Sonoridades explotando hasta el punto del ruido. Se rodea de pintura, colores, y letras que no tienen relación con el exterior. Se dice que estudió Ciencias de la Comunicación en la FCPyS, y que intenta crear alteraciones a su alrededor. Le gusta ver las reacciones ajenas, es en resumen: un antropólogo social sin certificación.

Previous post

CHICAS, PENACHOS Y SOBREVIVIENTES EN EL CARNAVAL BAHIDORÁ

Next post

JAPÓN UNDERGROUND Y CIBERPUNK A TRAVÉS DE LOS DIBUJOS DE SHOHEI OTOMO