Seguro más de una vez has escuchado el lugar común “el fútbol es para apendejar al pueblo” y aunque claramente denota cierto clasismo y esnobismo cultural, debo reconocer que esta frase en la época del franquismo era completamente acertada.

Los inicios del Madrid y el fútbol amateur

Fundado en 1902 el club merengue nació de pequeños socios industriales, funcionarios y militares, y tan pronto logró cuatro títulos consecutivos en el año 1905, 1906, 1907 y 1908 lo cual le hicieron acreedor a la categoría nacional. Sin duda estos títulos le hicieron de muchos hinchas en su primera década, y con el auge del club los socios deberían sumarse con más poder para poder encontrar una solvencia que les asegurara cumplir con los requisitos para poder ser tomada en cuenta por la recién creada Federación Española de Futbol. Dichos requisitos señalaban el campo de juego adecuado, una platilla de jugadores y sobre todo, solvencia económica.

Para 1920 el club había ganado un gran número de seguidores en la capital y el futbol se convertía en un espectáculo de masas, lo cual obligó al club a crear su primer estadio, Estadio de Chamartín en 1924. El amateurismo en el futbol se veía cada vez más relegado, y aunque en las elites este era un tema de debate pues algunos creían, sobre todo la aristocracia del Real Madrid que los jugadores deberían dedicarse al futbol como una profesión más, y las universidades que creían que el perfeccionamiento atlético debía hacerse de manera desinteresada económicamente y como una actividad de recreación, al mismo tiempo que encontraban en el futbol una actividad de ocio, sin embargo los altos cargos del Madrid apostaban por un espectáculo más, lo cual llevaría al club a hacerse de jugadores estrellas.

Para ese mismo año en 1920 la historia del club capitalino, daría un vuelco y entonces se comenzaría un nuevo rumbo. El 29 de junio, el club ganaría el título (casi nobiliario) de Real Club, lo cual vendría con dos cambios significativos. El primero, añadir a sus escudo la corona, y el segundo, mantener un vínculo estrecho con el Rey Alfonso XIII quien a su vez, fue nombrado presidente de honor. Pronto el club Real salía de las fronteras, e iniciaba giras por todo el mundo, con el único fin de mostrar la ideología nacionalista del club. Santiago Bernabéu fue el responsable de dichas giras, donde el único fin, era exaltar la ideología de la España oficial, lo cual convertía al Madrid como el club de las élites económicas y políticas de España, todo esto mientras se enmarcaba históricamente la dictadura de Miguel Primo de Rivera.

Un año después de la dictadura de Primo de Rivera y la llegada de la segunda República el Madrid, perdía el título de Real, sin embargo gracias a gente como Rafael Sánchez Guerra, que en aquel entonces fungía como Secretario general de la presidencia, el Madrid conservaba sus privilegios económicos y políticos frente a una Federación de futbol que cada vez exigía estándares más altos en situación económica y de infraestructura a los demás equipos, que podemos denominar chicos. Es así como el Madrid se veía superior frente a todos los demás competidores, sin embargo, la Guerra Civil tenía otros planes. El club se enfrentaba a un proceso de incauto, venida de la Federación Deportiva Obrera y aunque el club infiltraba a sus directivos en el comité, la realidad es que su legado estaba en juego. Para ello el plan B era registrar al club en la liga catalana, sin embargo, su acérrimo rival el Barcelona, interpuso un veto, lo cual llevaría al Madrid en 1936 a tener una breve decadencia. Sin embargo gracias a Adolfo Meléndez quien era general en ese entonces, logró que el club quedara bajo los mandos del equipo de la Aviación Nacional.

Santiago Bernabéu a escena

Fue justo la década de los cuarenta donde el club menos títulos cosechó, incluso en riesgo de perder la categoría en las temporadas 42-43 y 47-48 . En 1943 ya bajo la presidencia de Bernabéu, éste nombro presidente honorario al Teniente Eduardo Sáenz de Buruaga, quien era militar y un allegado estrecho de Franco, vamos, era uno de sus mejores amigos.

¿Por qué el estadio del Real Madrid lleva el nombre de Santiago Bernabéu?

Es común que algunos equipos nombren a sus estadios como alguna de las leyendas de su club, o un director técnico, sin embargo el estadio del Madrid lleva el nombre de Don Santiago, como le conocían, pero ¿qué tanto hizo para merecer tanto prestigio en el club merengue? Sencillo, vincular el club a los regímenes de poder y militares, lo cual significaba una solvencia económica y muy estrecho al régimen franquista. Poco después, Bernabéu tuvo la idea de construir un magnifico estadio, un patrimonio de la era, y con ello, se tenía que traer a los mejores jugadores de la época, para así, llenar los estadios.

El amateurismo comenzaba a desaparecer y con ello el Madrid comenzaría un sendero de triunfos y al mismo tiempo de prestigio, el club blanco era el club de la gente bien, y por supuesto, del régimen. Para el nuevo proyecto se requerían jugadores élite, así que una de las grandes adquisiciones del club fue el argentino Alfredo Di Stefano  y las giras internacionales seguían, siempre y cuando se cumplieran un par de reglas, la de jugar en países amigos del régimen y donde el club no tuviera riesgo de perder. Era así como el club emprendía un tipo de colonialismo político fuera de España, la exaltación de la ideología de la España oficial y del nacionalismo, hacían de este club un verdadero instrumento para de cohesión social. Bernabéu supo perfectamente con quien relacionarse y cómo sacar juego de ello, pues e aquel entonces muchos militares comenzaban a tener injerencia en el club, asegurando bienestar económico y social.

Real Madrid y Franco

Si bien la relación del Madrid y el régimen fue más con los altos mandos militares y políticos de Franco, que con él mismo, hay un registro de encuentro entre el Madrid y éste. Fue en 1952, una audiencia convocaba a las altas esferas donde el club merengue entregaba el “Libro de oro” un libro conmemorativo de los primeros 50 años del club y fue entregado a manos del generalísimo como acto público. A partir de esa fecha, la familia del generalísimo como se le conocía, era vista con recurrencia en el palco del estadio Bernabéu, sin embargo la relación con la monarquía seguía, lo cual provocaba ciertas tensiones con la dictadura. El estadio del Madrid se convertiría en el escenario oficial para celebrar días conmemorativos  de la dictadura.

La primera copa de Europa

La llamada en aquel entonces Copa de Europa de clubes campeones de la liga, organizada por Santiago Bernabéu y Raimundo Saporta y con el patrocinio de los diarios deportivos L’Équipe junto a otros mandatarios como el embajador español en París y el mismo gobierno Franquista. Para el 13 de mayo de 1956 el Madrid ganaría su primera copa en Europa fuera de España frente al Saint Reims en Parc des Princes (estadio Parque de los Príncipes). Evidentemente este éxito fue una plataforma de prestigio a nivel mundial, donde las colonias españolas fuera de Europa miraban con orgullo las heroicas hazañas del club merengue, el Madrid se convertía en la embajada de la España de Franco.

La copa del 55-56

Aquí se registra la primera edición de la copa, y en realidad solo participaban 7 campeones de 16 equipos de toda Europa, para esto el Madrid tenía el privilegio de escoger a su rival, el Servette de Ginebra que en su liga apenas había conseguido ganar el sexto puesto general…lejos del campeón. Para aquellas fechas los juegos se daban sin fechas fijas, sino por plazos, los octavos de final se daban de agosto a octubre y los cuartos de noviembre a enero. La justificación de jugar contra el Servette era con la intención de que Bernabéu pudiera visitar a la realeza española instalada en Lausana. Después logró ganarle al Milan y al Partizan para conquistar la primera tras vencer al Saint Reims como lo mencionamos anteriormente.

56-57

Un privilegio más se sumaba al Madrid, quien por su condición de campeón entraba directo a octavos de final, mientras el resto tenía que jugar la eliminatoria, por si no fuese poco, la final se llevaría a cabo en el Estadio Bernabéu donde el mismo Franco entregaría la copa al capitán merengue. En este año se incorporaron los equipos ingleses que en la edición pasada no mandaron a ningún club, pero el Manchester United. En ese año el Madrid casualmente no era el campeón de su liga, sino el Athletic pero el Madrid conservaba su puesto por campeón de Europa. En esta edición se reunían a 22 equipos. Para llegar a la final el Madrid tuvo que superar al Rapid de Viena, donde con un marcador global de 5-5 se tendría que jugar un tercer partido de desempate pues no existían las reglas actuales del gol de visitante, que dicho de paso si esa regla hubiese estado vigente, el Rapid hubiese dejado en el camino al Madrid. Sin embargo, Raimundo Saporta convenció a los jugadores del Rapid de jugar el desempate en casa del Madrid a cambio de un pago de recaudación. Después vino el choque ansiado contra el Manchester United para llegar a la final contra el club italiano de la Fiorentina quien haría un magnifico partido, sin embargo el Madrid marcaría en un par de ocasiones, uno de los tantos con un penalti fuera del área y el otro tanto en fuera de juego.

57-58

Para este año el Madrid volvería a jugar hasta octavos de Final, en este año se sumaban dos equipoas más a la edición anterior, es decir ahora competían 24. El Madrid llegaba como campeón de liga y el Sevilla como su guarura al conseguir la segunda plaza. En este año el club blanco sumó a un defensa uruguayo y a un Portero argentino, quienes se registraron como descendientes españoles, es decir sin ocupar plaza. Esta edición quedaría marcada por el trágico accidente aéreo en Munich donde el Manchester de regreso de un juego de la copa pierde a sus mejores jugadores. El choque contra el Milan los dejaría eliminados y el club rossonero llegaba a la final, mientras el Madrid chocaba contra las potencias de Royal Antwerp, al Sevilla y el Vasas de Budapest. La final en el Santiago Bernabéu acabaría con un 3-2 a favor del club español.

58-59

En este año llegaría una de las máximas figuras del club merengue, Puskas. (sí, el mismo del premio al gol Puskas). Ahora serían 27 equipos en total, el Madrid arrancaba su participación en octavos de final con dos equipos de poca talla: el Besiktas y el Wiener SC. Para la semifinal el Madrid se enfrentaba al su rival de ciudad, el Atlético de Madrid quien en ambos partidos empató con el club merengue, dando por sentado un tercer partido que se jugaría en Zaragoza, pues ya no podían jugar los desempates como local. El marcador fue 2-1 a favor del Madrid. Cabe señalar que si las reglas del gol de visita fueran validas, el club colchonero hubiera eliminado a los de Puskas. En la final dse cruzaban de nuevo con el Saint Reims, quien no fue rival.

59-60

En esta edición fue la primera copa donde el  FC Barcelona y el Madrid se encontraban en el mismo certamen. El Barcelona tuvo que enfrentarse a dos de los grandes favoritos, el Milan y el Wolverhampton, a quien supero para instalarse en la semifinal, justo contra el Madrid, quien en su llave se enfrentaría al Niza. En el partido de vuelta, se tiene registro de un suceso curioso, después de la expulsión de un jugador francés por agredir al árbitro y un penalti a favor del cuadro español, el cual falló Puskas, el juez decide extender el partido 5 minutos más del tiempo establecido, el cual declaró: “Al pitar el penalti paré el cronómetro y luego se me olvidó ponerlo en marcha”.

La semifinal sería contra el club blaugrana, y sería superado por un marcador de 3-1 en ambos choques. Con esto el Madrid volvería ser campeón de Europa al golear en la final 7-3 al Eintracht de Fráncfort. Se dice que en este encuentro, un forcejeo normal dentro del área le daría un penal al Real Madrid inexplicable, el cual en fotos se ve a Puskas quien marcó el gol, como si pidiera disculpas a los rivales.

Todo esto ha desatado una ola de críticas al número de copas conseguidas por el Madrid, las ayudas y ventajas además de los partidos de desempate con los que también tuvieron cierta ayuda, ha llevado a que esas cinco copas, sean para los antis, prácticamente una falacia. Es más, existe una iniciativa denominada Justicia Deportiva” para que la UEFA retire estas cinco primeras copas que ganó el Real Madrid “en nombre de los valores que representan el deporte y la democracia”, ya que señalan que aquellas victorias deberían ser puestas en tela de juicio o, cuando menos, valorados de forma muy inferior a la competición actual.

Después de los títulos conseguidos en Europa, el Madrid era el club más poderoso de la época, tanto deportiva, como políticamente  hablando. Incluso uno de sus directivos más importantes fue Raimundo Saporta quien alguna vez declaró:

“El Real Madrid es y ha sido político. Ha sido siempre tan poderoso por estar al servicio de la columna vertebral del Estado. Cuando se fundó en 1902 respetaba a Alfonso XIII, en el 31 a la república, en el 39 al generalísimo, y ahora respeta a Su Majestad Juan Carlos. Porque es un Club disciplinado y acata con lealtad a la institución que dirige la nación”.

Esto no caía bien a todos los clubes españoles, sobre todo, a su enemigo de muerte el Barcelona, del cual ya hablaremos después del amor-odio entre estos dos clubes, que actualmente ilustran la batalla deportiva más grande de la historia con intereses políticos contrastados, con culturas que parecen replegarse en muchos caso y sí, con los dos mejores jugadores de la era contemporánea. Así, también daremos paso a la Era Florentino Pérez, pues podríamos decir que el título de generalísimo que dejó vacante tanto Franco como Bernabéu, ha venido a ser tomada por el actual presidente del club blanco.

El club siempre mantuvo un vínculo estrecho con las instituciones militares y políticas de la dictadura, y hay quien asegura que el mismo Bernabéu era un franquista enamorado del régimen, y que incluso, emuló al generalísimo en las riendas de club blanco. El Madrid fue y será la imagen deportiva del poder, del nacionalismo y será marcado como el club que albergaba a Franco con todo y su ¡Viva España!

Te podría interesar:

FÚTBOL Y LATINOAMÉRICA DESDE LA AFICIÓN

HINCHA! FILM FEST 2017, LOS DEPORTES EN EL CINE

EDUARDO CHILLIDA: EL ARTE NO ESTABA EN LA CANCHA DE FUTBOL

Ángel Armenta López

Ángel Armenta López

Estudios en la academia de Arte y Patrimonio cultural en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Especialización en gestión de la música.
Periodista cultural y director en el Festival Heterodoxias. Ponente nacional e internacional en temas relacionados a la música, la gestión y la cultura pop.

Previous post

VISITA EL BUFFET DE POSTRES EN EL HOTEL HILTON

Next post

LOS MILLENNIALS COGEN DISTINTO Y LOS BESOS NEGROS LO DEMUESTRAN