RECICLAR RECUERDOS PARA CALENTAR VIVENCIAS

La asociación civil ECOCE en connivencia con la empresa Morfoplas promovió la recolección y transformación de la basura generada tras el fatídico sismo del 19 de septiembre para obtener cobertores mediante el reciclar con fibra textil de poliéster.

Como motivo al recuerdo, alusión a la memoria de aquel día que fracturó toda la estructura social del país, las botellas que contenían el agua que hidrató a una ciudad lacustre, formaron otro montículo de residuos que contrastaban con el de los escombros.

La puesta en marcha del programa social “Sin Frío”, consiguió la recaudación de 74 kilos de residuos reciclables emanados de la aglomeración del esfuerzo y el cansancio, del acopio de lo que efectivamente a nadie se le negó ese día, y los posteriores. Desechos de pensamientos que al toparse con la realidad se escurrían y vaciaban para ser llevados a las instalaciones de Morfoplas en Tlaxcala y ser convertidos en 133 cobijas.

Frazadas que taparían el gélido recuerdo de estar sediento y derruido por dentro. Momentos en los que se añoraba el calor de un buen cobertor, uno de esos que te cubren cuando niño y que “se puede utilizar todo el año…Es bastante suave, no es rugoso, no es rígido, es flexible, es bastante calientito”, tal cual define Jorge Treviño, director general de Ecoce, al cobertor individual que se genera con 55 botellas de 600 mililitros.

Después de 15 años de acciones en pro de la cultura del acopio y el reciclaje, la asociación civil ha recolectado 3.2 millones de toneladas de residuos de PET. A través de la Secretaría de Desarrollo Social, se lograron distribuir esos 133 cobertores que proveerán de calor a una sociedad vapuleada. Los Centros de Asistencia e Integración Social recibirán la basura procesada, las botellas aplastadas que ya no lo son más.

Las personas tendrán en sus manos el esfuerzo de 24 horas que conllevan una idea concreta: recuperación, clasificación, lavado, molido, secado y fundido de las botellas. Después la hilatura de la fibra, y finalmente la fabricación de un hilo que más tarde se convertirá en un cobertor.

El proceso de transformación es radical y completo: la consolidación de una industria con base en una cultura de colecta y reciclaje, el posicionamiento constante de México como nación líder en América por recuperación de PET, evitar emisiones de dióxido de carbono que dañen el medio ambiente y crear la posibilidad de poder recordar lo doloroso con el cuerpo caliente. Tener en mente la opción de reciclar recuerdos para calentar vivencias.

RECICLAR RECUERDOS PARA CALENTAR VIVENCIAS

Miguel Ángel Sosa Arzate

Miguel Ángel Sosa Arzate

Miguel Sosa, fotógrafo y reportero.

Previous post

UN AMIGO DE BOWIE CUENTA LAS HISTORIAS DETRÁS DE ESTAS FOTOS ÍNTIMAS

Next post

LA 4ª COMPAÑÍA, LA OBSCURIDAD QUE FORTALECE AL SER HUMANO