Pareciera como si ya hubiéramos visto esto en alguna parte de la Ciudad de México (un vagón del metro, una señal de tráfico, un poste), pero no es así, sólo es que la propuesta del diseñador belga Robin Velghe se complementa bien con la animación de la vida cotidiana. Su trazo nos recuerda a algunas caricaturas como The Amazing World of Gumball o Steven Universe, pero su tópico, lo que dibuja es sobre la atmósfera que crea la música de figuras como Frank Ocean o Kendrick Lamar.

Sus personajes tienden a la relajación, es un llamado a una vida sin complicaciones. Los colores que usa son por lo general recreaciones de un día soleado o un atardecer vibrante. Su talento lo ha llevado a presentar su trabajo en una exposición en el Olver Cole gallery de Miami, Florida.

Pero eso no es todo, si estás interesado en adquirir una de sus obras impresas, tendrás que darte prisa, pues el tiraje está limitado a menos de 50 piezas. La calidad de impresión está respaldada por una novedosa técnica llamada risografía; una evolución entre la impresión láser y la fotocopia. Esta técnica se asemeja a un proceso de impresión manual por lo que, incluso, Olver procura que ninguna pieza se parezca del todo a otra, lo que las hace únicas; sin hablar de la textura lograda por este proceso, calificada en las palabras de su creador como “satisfactoria”.

Puedes mirar gran parte de sus animaciones en su cuenta oficial de Facebook y principalmente en su Instagram. Inclusive, puedes contactarte con Robin Velghe para encargarle un diseño para tu empresa o proyecto, él asegura que podrá “traducir a un diseño la idea principal de tu marca o nombre para cualquier plataforma de diseño gráfico”. Por esto y más, este es un trabajo que vale la pena ver.

ROBIN VELGHE

Martín Vargas

Martín Vargas

Me gusta contar historias: la forma es lo de menos. A veces una palabra vale más que mil imágenes.

Previous post

SER PUNKS ERA UN PECADO QUE TENÍAMOS QUE PAGAR: ENTREVISTA CON TODOS TUS MUERTOS

Next post

THE SHAPE OF WATER: PORQUE JAMÁS IMPORTÓ EL COLOR Y LA FORMA