La siguiente entrevista de Alejandro Castillo permanecía inédita; fue realizada en 2008.

Por Alejandro Castillo / @soypopesponja

Fotos: Daniel Geyne

Rogelio Garza es un amante de las bicicletas. Le importa poco que estén oxidadas o nuevas. Que sean lujosas y caras o las más baratas del mercado. “Cuando veo una, cualquiera, me quiero subir”. En 2008 publicó Las bicicletas y sus dueños (Rueda Libre, reeditado en 2009 y 2011). Rogelio explica el contenido de su libro:

“En más de 160 páginas abordo la historia de la bicicleta a través de los personajes que se han subido a ellas. Te cuento la historia del personaje y de su bicicleta, además de su aportación a la humanidad. Son 39 historias, y hay políticos, científicos, artistas, escritores, religiosos. De todo”.

rogelio garza las bicicletas y sus dueños

Rogelio Garza.

¿Y de dónde viene tu pasión por las bicis?

Tuve mi primera bici como a los seis años, pero cuando la tomé para ya no soltarla fue como a los doce. Usarla me cambió la vida. De niño fui muy obeso. Y eso me ocasionaba problemas porque siempre fui el blanco de todos, así que desarrollé un mecanismo de defensa: quien llegaba a decirme “puerco” recibía un madrazo a cambio. Rompí madres a diestra y siniestra. Por eso me costó mucho trabajo acabar la primaria. Cuando lo conseguí, me ofrecieron escoger mi regalo y pedí una bicicleta. Empecé a andar en ella y en ocho meses ya era otra persona. En esa época me pegó muy duro el rock y con los chavos que me juntaba escuchábamos rock & roll y brincábamos cerros de grava en la bici. Rock y bicicletas.

¿Crees que la bicicleta simbolice rebeldía?

La bici es contracultural porque lo primero que te ofrece es libertad. Es un medio de transporte con características que van en contra, de muchas maneras, de la lógica industrial. La bici es un medio para hacer alguna clase de activismo. Mucha gente la llena de calcas que exponen alguna causa. Hubo un artista gráfico que montó en su bici una impresora conectada a una laptop, y cualquiera podía enviarle un mensaje en contra de Bush por e mail y él lo imprimía con aerosol mientras iba pedaleando por la banqueta. Llenó las calles de Nueva York con esos mensajes. Al final le decomisaron la bici y su equipo, pero de ahí nació Bikes Against Bush; ciclistas que todo lo que hacen en bici es contra Bush.

Los mensajeros de Nueva York y San Francisco poseen uno de los sindicatos más fuertes que hay. Ha habido leyes que atentan contra su trabajo y ellos han luchado por derrocarlas con éxito. Se han organizado de tal manera que han creado toda una cultura bicicletera absolutamente marginal, muy chingona. Además, casi todos sus integrantes son negros y latinos. En México existen los Bicitekas. Una organización de ciclistas urbanos cuya lucha es humanizar a la ciudad. Quieren espacios apropiados para la convivencia urbana y han hecho varias manifestaciones públicas. Es un grupo medio marginal e incluso tuvo una época en la que se volvió radical y eso espantó un poco a la gente. Lo que hace me parece muy chingón. Quieren cambiar el rostro de la ciudad.  Gracias a su presión existen ciclopistas en la ciudad.

rogelio garza las bicicletas y sus dueños

Por otro lado, el origen de la bici de montaña es contracultural. Quienes iniciaron esa onda fueron unos hippies de San Francisco, de Mary Mountain; agarraban  sus bicis y les hacían modificaciones con tal de que les sirvieran para bajar por las montañas. Eran hippies pachecos que lo único que querían era divertirse sin perder contacto con la naturaleza. La bici mantiene un rollo ambientalista muy marcado. De hecho, existe un decálogo desarrollado por el IMBA, y los primeros puntos dicen que hay que respetar el medio ambiente. El común denominador del movimiento bicicletero es que ha modificado el uso de la bici para descubrir nuevas aplicaciones, como el free style, que es un deporte para gente a la que le atrae lo extremo y que tuvo que inventar modificaciones para divertirse como le gustaba, por ejemplo lanzándose a una alberca vacía. Además, muchos personajes contraculturales han pedaleado: John Lennon, Albert Hofmann, Syd Barrett, Henry Miller, Che Guevara…

Tan buenas que son la bicis, y tan caras.  

Cierto. Es caro hacerse de una bici. Pero sigue siendo el medio de transporte más democrático y universal que existe. Cualquier persona, sin importar su sexo, religión o afiliación política, puede pedalear sin pedos. Eso no sucede con todos los medios de transporte. Si hoy sales a andar en bici a la calle te vas a dar cuenta que la ciudad está contra ti como ciclista, el solo hecho de que te atrevas a cruzar el asfalto en bici es un acto contracultural.

Respecto al free style, la publicidad se ha empeñado en hacernos creer que es un deporte para tipos aguerridos, ¿así es la realidad?

A todo deporte se le crea una imagen, ya sea golf o tenis. Pero es cierto que el free style es un deporte rudo. Yo tengo una lesión en una vertebra desde hace ocho años por andar haciendo free style; es algo que lastima y te cambia la vida, como a mí, que me jodí para siempre. Pero esa imagen heavy metal que se presenta como publicidad es una foto empresarial. Los primeros que se atrevieron a hacerle al free eran greñudos y rockers, como los primeros skaters, con ganas de divertirse, solo eso. La moda llegó después.

rogelio garza las bicicletas y sus dueños

Hablando de rock & roll, hay muchas canciones que hablan de la bicla.

Hay un chingo de canciones bicicleteras. Llevo tiempo armando un cancionero al respecto. Syd Barrett y Tom Waits le compusieron una canción a su bici. The Ginger Ninjas es un grupo que anda de gira en bici y cuando toca escoge a dos personas del público para que generen la energía eléctrica necesaria para la tocada mediante sus piernas. Onda 100% ecológica, radical. Han tocado en México incluso. La idea está chingona, salir de gira en bicicleta y generar electricidad con pedales.

Hay una bicicleta que me parece una joya, la Vagabundo, ¿es mexicana?

Sí, es mexicana, pero hasta donde sé ya no se fabrica. Vagabundo es una imitación, hecha por la fábrica Record, de una bici gringa, la Schwinn. El modelo se llama Sting Ray. Es uno chopper que se hizo tomando como base las motos de los años sesenta, creadas por los Hells Angels, quienes hicieron las primeras choppers a mano. Los diseños tuvieron tanto éxito con los niños, que la fábrica se aventó a hacer una bici chopper. Ese prototipo lo copió la Vagabundo, haciendo variaciones en el asiento. Hace poco me encontré a una ñora ya mayor sobre una bici de esas; la paré y le pedí que me dejara tomarle una foto. Me dijo que la usa desde que era niña, pero que a su hija no le gusta y por eso ella se sigue subiendo a darse sus roles.

¿Qué me dices de la clásica cleta de panadero?

Ah, esa bici se llama Águila Plateada. Se volvió popular en México porque somos un país bicicletero (esto no lo digo en tono peyorativo, sino todo lo contrario. México se mueve en bici, literalmente). Hay un chingo de prejuicios en la ciudad, pero si te sales de ella, hacia otros estados, verás que la gente se mueve en bici y que regularmente usa el modelo por el cual me preguntas; rodada 28, grande y pesado. Aguanta todo y dura toda la vida. Digamos que es la bici de la clase obrera.

Aunque para tosquedades ninguna le gana al triciclo que se usa para vender paletas, tamales, tacos y hasta para hacer mudanzas.

El triciclo industrial.

rogelio garza las bicicletas y sus dueños

Cómo cuánto cuesta un armatoste de esos.

Esos carritos cuestan como tres mil pesos. Una ganga tomado en cuenta cuánto duran. Eso sí, para pedalearlos se necesita fuerza, y más si van bien cargados.

¿Te han robado una bicla?

He vivido muchas cosas en varias bicis. He cruzado desiertos, costas, selvas, sierras, nieves y hasta volcanes, pero nunca me han robado una bicicleta. Tengo muy buena suerte.

Oye, y si fueras una bicicleta, ¿cuál serías?

Hay una marca, Diamondback, que hacía unas BMX Cross muy chingonas, pero quebró y la compró una empresa inglesa, Raleigh. Esa marca sacó una edición especial que vi anunciada en una revista y desde entonces me enamoré de ella. Es una de montaña, downhill, que se llama Black Sabbath. Es pesadísima, con doble suspensión. La ves y no mames, parece un tractor. Enfrente trae el logo de Black Sabbath, el diablito con alas, y es una edición especial negra con una acabado en aluminio sin madre. Es conmemorativa de la reunión de Sabbath, una bici heavy metal. A mí me gusta bajar la montaña en bici con música y procuro llevar siempre algo de Sabbath o de Monster Magnet.  Pedalear con esa música en montaña es de no mamar, una experiencia poderosa. Así que si yo fuera bici, pues sería la Black Sabbath.


Rogelio Garza charlará sobre Las bicicletas y sus dueños, su vida sobre la bicicleta y otros viajes este jueves 6 de abril en el marco de la Gran Rodada por los 200 años de la Bici, en la Bipo San Ángel a las 21:00 hrs. Toda la información POR ACÁ.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

ARRUBARRENA Y LA BÚSQUEDA DE UN PASADO PRESENTE

Next post

ESTOS SON LOS SNEAKERS PARA TU PRIMAVERA-VERANO