Por David Cortés

No existe un capítulo en México de Rock en oposición, no existe en el mundo cosa semejante. Sí hay, en cambio, en todo el orbe, grupos que han seguido la vocación que surgiera de aquel concierto celebrado en Inglaterra en marzo de 1978.  He aquí los principales exponentes nacionales.

DECIBEL

Se formaron en 1974. Su primer álbum, El poeta del Ruido, se grabó al final de esa década, pero para entonces el grupo prácticamente había desaparecido; sin embargo, de manera intermitente continuaron hasta 2010, cuando llevaron a cabo un importante regreso con el que se les ha visto igual o más activos que en su primera etapa. Es el único grupo mexicano que se incluye en el Recommended Records Sampler, uno de los primeros lanzamientos del sello independiente creado por Chris Cutler, exbaterista de Henry Cow. Actualmente Decibel está integrado por Walter Schmidt, Carlos Robledo, Carlos Vivanco y Alex Eisenring.

EL QUESO SAGRADO

Contemporánea de Decibel, esta agrupación de alineación siempre cambiante comandada por Alex Eisenring, colaboró de cerca con el director de teatro Abraham Oceransky en diferentes puestas en escena. Sin embargo, los tiempos no estaban para llevar a cabo grabaciones —aunque Eisenring ha trabajado en la restauración de las composiciones existentes y pronto saldrán a la luz— y el grupo desapareció-evolucionó lentamente para convertirse en Syntoma, un trío orientado hacia el techno pop. No obstante, en un EP titulado Heloderma, quedan resquicios de ese sonido experimental que caracterizara a El Queso Sagrado.

HI FIDELITY ORCHESTRA

Desde Guadalajara llegó Jesús González Martín y compañía a deslumbrar a los habitantes de la Ciudad de México con una mezcla de jazz, rock y folk que, bien aderezada, quedó asentada en un par de discos: Hi fi orchestra (1982) y My girl (1984), aunque el segundo ya muestra ostensible cambio de dirección. Sin embargo, el primero es un disco esencial en la historia del progresivo nacional.

NAZCA

Desaparecido Decibel, el violinista Alejandro Sánchez formó Nazca junto con Cuauhtémoc Novelo, Carlo Nicolau, Jorge “Cox” Gaitán y Juan Carlos Ruiz. A mediados de los ochenta representaron una de las caras más agresivas de la vanguardia nacional, trabajo que quedó asentado en un par de álbumes: Nazca (1985) y Estación de sombra (1986). Cuando el sello Recommended Records inició una revista-disco, un tema del quinteto, “Nadja”, se incluyó en el Re Records Quarterly Vol.l, No. 3. Póstumamente se editó un registro en directo.

EREHÍA

Erehía nació como trío en 1980 y se integró por Fabián Reyes (ex Queso Sagrado) en el bajo; Juan Carlos Ruiz en el fagot; y Tizoc Briseño en batería y percusiones. Pero los tiempos no fueron favorables y el proyecto hibernó. Años después, Briseño recuperó el impulso original y formó Fosa Común, trío formado por “Cox” Gaitán, Antonio Marroquín y él. Grabaron un casete con un tiraje limitado de 100 copias. Tizoc Briseño nunca quedó conforme con los resultados y en los noventa, con Jorge “Cox” Gaitán, dio vida nuevamente a Erehía y al concluir el siglo pasado lanzaron Manuzkritoz ze.

CULTO SIN NOMBRE, ARTERIA

Juan Carlos Ruiz, luego de su incursión con Nazca, formó Culto Sin Nombre, grupo en el que extendió las ideas desplegadas en Nazca. Más sólidas, mejor articuladas, las composiciones fecundaron en una dupla de discos, plagados de sonidos oscuros, densos y perturbadores. Retrato del misterio, del nerviosismo y de la soledad. Culto Sin Nombre es una de las entidades más brillantes de la escena RIO de México.

Aunque no es sencillo mantener a flote una embarcación como esta y luego de una temporada, Ruiz se vio en la necesidad de disolver Culto Sin Nombre. Pero la necedad es una de sus características, y tiempo después dio vida a Arteria, su actual agrupación en la que otra vez la oscuridad es una de las invitadas principales. Arteria ha grabado únicamente el álbum titulado 4 visiones (2011).

1870

Al desaparecer Culto Sin Nombre, uno de sus integrantes, Gustavo Albarrán, fundó 1870, grupo que, como Culto Sin Nombre, se dedicó a practicar una vena oscura, sórdida, atemorizante del RIO. Como aquellos, tienen a Art Zoyd y a Univers Zéro como referentes; a diferencia de los primeros, en 1870 los electrónicos en tiempo real propician una interacción nueva, matices diferentes a un sonido que puede escucharse continuamente sin que atraviese un rayo de luz. Dejaron un par de álbumes antes de desaparecer y su líder luego pasó a formar La Insurrección.

JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ LEDESMA Y MARGARITA BOTELLO

José Luis Fernández Ledesma fue tecladista de Nirgal Vallis y luego de haber grabado un disco con esa agrupación en una vena sinfónica, comenzó un prolífico trayecto en solitario en donde ha habido lo mismo música para obras de teatro que ambiciosos proyectos marcados por la elegancia de los teclados. Si me permiten decirlo, es un genio y ha puesto su teclado al servicio de Arturo Meza en algunos  de sus mejores trabajos. Su disco Dead Tongues, en colaboración con Alquimia, apareció en Recommended Records. En 2000 inició una colaboración con la cantante Margarita Botella que ha dado como fruto discos excepcionales, entre ellos Sol central (2000) y La paciencia de Job (2006). Ambos crearon Saena, grupo que únicamente ha grabado un álbum.

LA PERRA

Aguerrido dueto integrado por Elena Sánchez y César “Perico” Calderón. Él es un ex Música y Contracultura y ella pasó por diversas agrupaciones, una de ellas Flor de Metal. Su música se acerca por momentos al math rock, pero hay en ellos un humor y un desparpajo que recuerda a los franceses de Etron Fou Leloublan, lo cierto es que hacer las cosas de manera sencilla no es lo suyo. Hay instantes en los cuales parecen hacer música desde otra galaxia. Cuentan con tres discos en su haber.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

PALLADIUM X SMILEY, EL CALZADO OFICIAL DEL FANDANGO

Next post

PATERSON: DE LA MONOTONÍA PUEDE SALIR LA POESÍA MÁS BELLA