Por Scarlett Lindero / @scarlettlinde

Siempre sigo mi instinto y lidio con lo real y lo que imagino. Voy a donde me lleva el viaje. Una cosa es importante: la fotografía está muy por delante de mi mente consciente. Pasan años antes de que averigüe de qué se trata realmente una imagen, dice Roger Ballen, fotógrafo de lo siniestro y lo grotesco. Para él las mejores fotos son aquellas que quedan grabadas en la mente de una persona antes de que esta abra la boca.

Roger Ballen nació en Nueva York en 1950. Eligió Sudáfrica para retratar escenarios decadentes en blanco y negro. Fotografió personas viviendo en los límites de la locura, colecciones de objetos extraños, y mundos cerrados a la mirada habitual, que le dieron una visión única de la realidad social. A mediados de los ochenta sus fotografías se caracterizaron por ser piezas documentales y a finales de esa década inició una etapa en la que transformó lo real en una búsqueda introspectiva.

Head inside shirt, 2001, Roger Ballen

Head inside shirt, 2001.

Lunchtime, 2001, Roger Ballen.

Lunchtime, 2001.

Desde entonces creó imágenes alucinantes y surreales. Los protagonistas de su obra son una mezcla de objetos y personajes en ambientes sórdidos y extraños. No hay frontera entre la realidad y la ficción. Roger desarrolló un estilo que describe como ficción documental. Pasó de retratar los escenarios más perturbantes a crearlos a través de dibujos e instalaciones.

Outland (2001) es quizá la serie más desconcertante, resultado de más de 20 años de trabajo. El texto del editor Ben Jay Crossman, que acompaña la descripción de esta muestra, dice que se ha convertido en uno de los documentos fotográficos más extraordinarios de finales del siglo XX. Presenta con la muerte, la decadencia y el horror la dualidad hombre-animal. Esa realidad.

Cat catcher, 1998, Roger Ballen

Cat catcher, 1998.

Brian with pet pig, 1998, Roger Ballen.

Brian with pet pig, 1998.

En una entrevista con The Guardian, trató de definir su estética “realmente no creo en las definiciones tradicionales de la belleza. En mi cerebro, por ejemplo, lo que llamaríamos gente tradicionalmente bella tiene su propia perturbación. Como fotógrafo, ves la máscara delante de la cara de todos. Tienes que ir más allá. Conmigo, es un caso de ser obligado a viajar más profundamente psicológicamente para hacer arte.”

Texturas, composiciones, objetos, animales, personajes perturbadores y elementos gráficos crean composiciones únicas que aterrorizan o intrigan a cualquier mente retorcida. Intentar explicar sus imágenes es inútil. Las piezas pertenecen a una forma de contar que no puede ser traspasada a otra disciplina. Ballen recurre a la pintura, la escultura y la fotografía para crear algo totalmente nuevo.

One arm goose, 2004. Roger Ballen.

One arm goose, 2004.

Puppy between feet, 1999, Roger Ballen.

Puppy between feet, 1999.

“No hago fotos con un propósito, las hago para mí, no estoy ahí para hacer declaraciones políticas, mi trabajo es puramente psicológico. No hago fotos para cambiar el mundo, para mostrar lo bueno que hubiera podido ser. Hago fotos para mostrar el reflejo de mí mismo.”

“Creemos que podemos controlar quiénes somos, pensamos que tenemos control sobre cómo actuamos, pero al final todo es una ilusión. Nada tiene sentido porque al final no entendemos nada acerca de dónde venimos ni hacia dónde vamos. Lo único que podemos hacer es darle sentido a la realidad que nos rodea, pero estamos condenados al destino.”

Su obra ha sido expuesta por todo el mundo, y pertenece a prestigiosas colecciones como la del MoMA, el Tate Britain, el Centro Georges Pompidou, el LACMA y el Victoria and Albert Museum. El año pasado se expuso en México una retrospectiva en el Foto Museo Cuatro Caminos, donde se exhibieron las fotografías más icónicas que ha capturado Ballen a lo largo de su trayectoria.

Tommy, Samson and a mask, 2000, Roger Ballen.

Tommy, Samson and a mask, 2000.

A boy named Gary, 1998, Roger Ballen

A boy named Gary, 1998.

Man bending over, 1998, Roger Ballen

Man bending over, 1998.

Balancing, 1997, Roger Ballen.

Balancing, 1997.

Show off, 2000, Roger Ballen

Show off, 2000.

Hanging pig, 2001, Roger Ballen.

Hanging pig, 2001.

Room of the Ninja Turtles, 2003. Roger Ballen

Room of the Ninja Turtles, 2003.

Chamber of the enigma, 2003, Roger Ballen.

Chamber of the enigma, 2003.


Checa más del trabajo de Roger Ballen en su Instagram.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

HOJAS NEGRAS: EL MITO DE ROBERTO BOLAÑO

Next post

MORRISSEY, PLACEBO Y EMPIRE OF THE SUN ENCABEZAN EL FESTIVAL ROXY EN GUADALAJARA