Por Iván Farías / @ivanfariasc

De la columna Negra y criminal

En muchas partes del mundo el noir es el género literario que más vende. En Estados Unidos, Inglaterra y Francia es un tipo de literatura que además brinda prestigio a sus autores. No hay que confundirlo con el thriller simple, ese que está hecho para consumir y desecharse. El thriller y el noir, pese a que tiene puntos en común (hay un enigma, existe un crimen, ofrece movimiento), son dos puntas de un mismo fenómeno.

En Francia o Estados Unidos existen editoriales especializadas en el género que además son señeras. La respetadísima Éditions Gallimard, que fue la que le dio el nombre de noir al policiaco, fundada por Gaston Gallimard, y que en su serie moderna tuvo una abocada al género negro coordinada por Marcel Duhamel, es tal vez la más famosa. En ella los apellidos de Modiano, Le Clézio o Kundera se alternan con los de Thompson, Chandler o Manchette sin que ningún intelectual pegue el grito en el cielo.

salamandra-1-1 salamandra-1

Hard Case Crime en Estados Unidos, desde 2004 cuando fue fundada por Charles Ardai, se dedica a editar novelas nuevas o clásicas con el suelo distintivo de tener portadas vintage, rememorando aquellas publicadas en la era de oro del pulp norteamericano. La editorial, además de publicar libros que se han ganado el Edgar, campechanea su trabajo editorial entre autores consagrados de hoy como Lawrence Block o el propio Stephen King, con maestros como Arthur Conan Doyle.

En España, con el arrastre con el krimi nórdico, han tenido que ir abriendo poco a poco más su industria editorial y dejarse llevar por la oleada de lectores que buscan a los Mankell, los Larson y los Nesbø, pero también todos esos autores que nadie ha querido publicar y que están ahí para ser descubiertos. No es extraño que en España Ediciones Salamandra creara una colección dedicada al género criminal: Salamandra Black.

Iniciaron con la novela Galveston, de Nic Pizzolatto, luego siguieron con La entrega, de otro norteamericano pero éste de origen irlandés, Dennis Lehane. Ambas obras tienen en común que beben directamente del hard boiled más clásico. Lo narrado es duro, sin concesiones, ya que nos cuentan la crudeza de la marginalidad en el corazón del imperio norteamericano.

salamandra-3

La tercera entrega de este sello trae una rareza: La mujer de un solo hombre, de la peculiar escritora canadiense A. S. A. Harrison, que nos brinda un profundo relato psicológico que no esconde ningún enigma, porque desde el principio está cantado el asesinato y el asesino. Harrison se dedica desmenuzar a la clase media, al matrimonio, las relaciones entre hombres y mujeres y el deseo de evitar cualquier sobresalto en la mediocridad de la estabilidad. Una novela que se vuelve una sorpresa para el lector y una decepción cuando se entera que no habrá más de dónde provino ésta porque su autora murió poco después de ver publicada su única obra de ficción.

salamandra-4

Con Pista negra, Salamandra Black pega otro giro y cambia el registro. La novela del italiano Antonio Manzini es divertida, alejada de las profundidades del ser humano. Rocco Schiavone, el protagonista, es un policía a medio caballo entre un cabrón bien hecho y un cabrón bien hecho al cual le perdonas todo. Rocco le pone nombres de animales a sus amigos porque cuando era niño el único libro que había en casa era uno de zoología. Rocco no tiene empacho en verle el culo a sus compañeras de la policía y en tratar de enamorar a la viuda del muerto. En suma, en Pista negra encuentras un amigo que se dedica a resolver asesinatos.

salamandra-5

Hasta ahora son todos los títulos que han salido en México. Si bien el subsello no tiene todavía una dirección tan clara, es de alabar que no se han decantado por materiales de baja calidad y que han tratado de traer novelas que destaquen por sí mismas.

salamandra-6

YACONIC

YACONIC

Previous post

¡FELIZ CUMPLEAÑOS MORRISSEY! 56 AÑOS DE MELANCOLIA MUSICAL

Next post

QUILOMBOARTE: 10 AÑOS DE PRODUCCIÓN HIP HOP