Por Iván Nieblas / @ivannieblas

Hace 50 años los Beatles se volvieron psicodélicos como toda su generación y gracias a nuevas influencias artísticas, búsquedas personales y el consumo de sustancias psicoactivas, cambiaron (no por primera vez) la historia de la música con un álbum: Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

¿Por qué tanto ruido alrededor de este disco? Ciertamente, no es el primer “álbum conceptual” (ni siquiera lograron cumplir con ese objetivo). Sus técnicas de producción habían sido utilizadas por ellos mismos en algunas piezas de Rubber soul (1965) y Revolver (1966), al igual que los Beach Boys y su Pet Sounds (1965). Las razones: con el Sargento Pimienta los Beatles alcanzaron un gran nivel de composición, innovaron con la presentación del álbum en todo su diseño gráfico, y su salida coincidió con el punto más alto de una revolución de pensamiento global, encarnada en la ideología hippy y la abismal brecha generacional entre jóvenes y adultos.

Sgt. Pepper’s avaló las ideas de la juventud, el espíritu libre, el rechazo a las ideas bélicas, capitalistas y represoras, además de iniciar diversos procesos en avances tecnológicos, creativos y culturales.

the beatles sargento pimienta

Portada del ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’.

El grupo se había retirado de las giras y conciertos un año atrás. Había guardado silencio sepulcral acerca de sus planes, solo su círculo cercano sabía lo que preparaba y tenía prohibido revelar cualquier detalle. Cuando Sgt. Pepper’s apareció, sobrepasó todas las expectativas.

Los Beatles se habían imaginado a sí mismos como si fueran otra banda —una como aquellas que estaban surgiendo en San Francisco, con largos y demenciales nombres— y se presentarían en un concierto imaginario con diversos actos y un público compuesto por algunas de las personas que les parecían más geniales en el momento. Por supuesto, el corazón y alma de esta obra de arte son las canciones que pusieron de manifiesto la habitual fortaleza del cuarteto: composiciones únicas y memorables.

the beatles sgt Peppers Lonely Hearts Club Band

El proyecto inició con dos tracks emblemáticos: “Strawberry fields forever” y “Penny Lane”. Sgt. Pepper´s pudo tener un impacto muy diferente, de no ser por la ambición de George Martin y Brian Epstein, que orilló a dejar ambos temas fuera, con tal de sacar dinero con un sencillo exitoso.

“When i’m sixty four” (curiosamente la pieza que todo mundo opina está fuera de lugar) fue de las primeras en grabarse. Un tema al estilo vodevil que Paul McCartney tenía guardado desde los días en que los Beatles, siendo adolescentes, se curtían en Hamburgo. Lo desempolvó en 1966, cuando su padre cumplió 64 años y su envejecimiento lo inspiró.

Un dibujo de Julian, el hijo de John Lennon y Cynthia Powell, inspiró la alucinante “Lucy in the sky with diamonds”, con imágenes de cielos de mermelada, taxis de papel periódico, guardianes de plastilina y mujeres de ojos caleidoscópicos. Este ejercicio imaginativo, tan vívido, llevó a que la BBC, en su infinita sabiduría, dedujera que los Beatles (¡ni Dios lo mande!) se estaban drogando y de paso pretendían inducir a la juventud, escondiendo las iniciales del LSD en el título de la canción.

George Harrison, cuyo corazón aún se encontraba profundamente en la India, aportó dos tracks para el proyecto. “Only a northern song”, un amargo reclamo a la compañía que publicaba las canciones de Lennon y McCartney, y que, al igual que el par de compositores, veía a Harrison como un “compositor junior”, negándole cualquier oportunidad de incluir más temas en los álbumes. Finalmente el tema fue desechado, cosa que a George no le importó y reapareció años después en el forzado soundtrack de la película Yellow Submarine (1968). La segunda pieza aportada por George, “Within you without you”, fue prácticamente un trabajo individual. Harrison grabó con su sitar y una orquesta de músicos británicos e hindús, sin que ninguno de sus compañeros aportaran algo al tema.

La creatividad podía provenir de cualquier fuente. Como un viejo afiche de circo adquirido por Lennon en un bazar, el cual prácticamente le dio toda la letra de su canción “Being for the benefit of Mr. Kite!”.

Aunque Ringo Starr ha dicho que la grabación le pareció larga y aburrida, hace un gran papel interpretando al cantante imaginario Billy Shears en la genial “With a little help from my friends” (con grandiosas líneas del bajo de Paul grabadas directamente a la consola, sin amplificador, cuando todo ya había quedado capturado en la cinta maestra).

sargento pimienta the beatles

Los Beatles en 1967.

Como en el caso de “Day tripper” o “Got to get you into my life”, “Fixing a hole” es una oda a las drogas, muy bien disfrazada por McCartney; además de ser una bofetada para la generación de adultos que le prohibían a los jóvenes soñar y tener ideales, cosa que le parecía un agujero en el cráneo que debía repararse para que su mente pudiera ser libre e ir a donde quisiera. Además incluyó un par de líneas para sus fans intrusivos, aquellos que obsesivamente lo acosaban a todas horas en la puerta de su casa.

“Getting better” fue otra composición optimista de Paul, inspirada por una frase recurrente de Jimmy Nicol, reemplazo temporal de Ringo, que se vio interrumpida por un malviaje accidental de Lennon, quien por error consumió toda una tableta de LSD en lugar de la anfetamina que necesitaba para recuperar fuerzas. George Martin subió con Lennon al techo del estudio de grabación en una maravillosa noche estrellada. Paul y George estaban grabando los coros del tema cuando se dieron cuenta de lo que le había pasado a John e inmediatamente subieron al techo para tratar de evitar un accidente.

“Lovely Rita” vino de la fantasía lujuriosa de McCartney respecto a una mujer policía, encargada de los parquímetros londinenses. La letra de “Good morning, good morning” le llegó a John Lennon durante el desayuno y un comercial de cereal Kellog’s, colando al final un collage de animales que se atemorizan unos a otros conforme avanzan los segundos.

La historia de una adolescente fugitiva en los periódicos británicos fue la fuente de inspiración para “She’s leaving home”, creada a la manera de una obra de teatro, con Paul narrando los sucesos y John contestando desde la perspectiva de los padres abandonados. Un tema que tocó el corazón de millones de chicas hippies que abandonaron sus hogares en busca de futuros menos opresivos.

Desde luego el Sargento Pimienta cierra de forma épica con “A day in the life”. La letra combina la historia de una tragedia, un accidente de tráfico, con una segunda parte en la que Paul aporta una visión miniatura del frenético ritmo de la vida cotidiana en las grandes urbes. El “orgasmo de sonido” que une ambas partes y lleva a la conclusión es considerada una de las grandes innovaciones de la música contemporánea.

Este es Sgt. Pepper’s. El álbum mas escudriñado, parodiado, analizado, revisado y cautivador que haya emergido desde hace 50 años. Tal es su importancia que en el siglo XXI seguimos hablando de él y su sonido ha vencido al envejecimiento. Es una obra inmortal. Es el triunfo de la imaginación, lo impulsivo, la rebeldía y el espíritu de una época que medio siglo después nos sigue llenando de felicidad.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

'POR LA NOCHE BLANCA', LA NUEVA NOVELA DE L. M. OLIVEIRA

Next post

TODAVÍA NO SABES NADA: ELECTRÓNICA PERO EN VIVO EN EL IMPERIAL