Por Bernardo Barrientos Domínguez / @_trafico_

Foto: Abigail Araoz

En el capullo de tu ausencia crece mi corazón,

¿larva de ti?

Jaime Sabines

Tarea harta complicada definir cómo son o en dónde se hallan los universos infinitos, cuya expansión perpetua en un tiempo y espacio continuo, se repite de manera sempiterna… No obstante, si tomamos como verdad que están presentes en un sinfín de planos, no sería descabellado pensar que uno de ellos podría replicarse en otro, y en otro, o en otro.

sentido-1

¡Zaz!

Ella lo conoció desde que las mallas se ceñían a sus piernas de manera holgada hasta que su imaginación le permitió recrearlo una y otra vez, una y otra vez…

―¿Dónde termina el mundo?

―Donde empieza mi relación con “J”.

Estaban dos partículas que dependían una de la otra: lo que le pasaba a una le afectaba a la otra, PERO las separaron a 12 metros, que a ese nivel es como separar dos balones de futbol a una distancia de unos 12 kilómetros o más. El experimento consistía en aplicarle un haz de luz a una partícula mientras que a la otra no. ¿Y? Las dos partículas reaccionaron como si estuvieran juntitas, bien acarameladas hasta el final.

Ella se enamoró de él. Punto. Puntos suspensivos: el sentido de la oración orientación no queda completo, sigue, avanza, no se detiene…

Ahora imagina que estas dos partículas alejadas a muchos kilómetros son dos bailarinas que bailan exactamente al mismo paso a pesar de estar lejísimos. Entonces a una de ellas le llega un galán de fantasías balnearias y le da una rosa, flor que ya forma parte de esa chica, forma parte de esa partícula. Entretanto, la otra bailarina sigue meneando su figura sin que le haya llegado ningún Don Juan, pero siente en la mano un cúmulo de pétalos.

La puesta en escena, hace recuento de todos los textos del Maestro William Shakespeare con la poesía actual y, no, no, no, no va de eso. En Sentido de orientación, la acción sucede en una especie de erial, de paraje abandonado a la misericordia del olvido, del tiempo, o acaso en un planeta desolado, igualmente abandonado… Una mujer como barcaza zozobrando tras un periplo, extrae de su diario los miedos, aspiraciones, uy, sus recuerditos, deseos, manera de interpretar o ver el mundo en movimiento; maleta bien empacada a su lado en la travesía como pálidas medusas a través de un mar espacial… “J”. Él, tú, el mero mero sabor ranchero y romántico. “J” que arranca las páginas del diario como un beso le roba el aliento a un cándida boquita. “J” que sin ti, luz, desfallezco, oscuridad.

A paso moroso (jamás de hueva), la pluma de Abigail Araoz nos coge de la mano y nos lleva por emociones y situaciones que pican, que pican pican como las abejitas en su panalito; ¡ay, qué bonitas! Sin echarle mucho aguacate a su torta, logra explotar, al máximo tanto, el espacio como a la actriz, riendo en ocasiones, pensando en nuestros corazones (“tsssss”) en otras y dejándonos llevar por un texto y una música brillantes.

sentido-2

Pero también hay ansiedad, porque nuestros ojos a veces miran con los ojos de los demás:

<<El acto de amar es una respuesta en corto al objeto que no se tiene o posee de manera total>>

<<Nadie se habría enamorado si el hombre no hubiera inventado el concepto>>

<<El amor se muere en la idea de amor>>

Sin embargo, la protagonista escucha el conjunto de fonemas, luego de palabras que duda si lleguen a ser ideas, pero a veces “no hay explicación y no tiene por qué haber una”. Uy, pero eso no quita que el amorcito de hojuelas con hotcakes deje de pegar como Pritt las cartulinas, de unir como la gravedad a los planetas, el magnetismo a los imanes o los puentes; ay, ay, ay, es la fuerza más poderosa.

Es importante aclarar que sí es una historia muy cursi a pesar de la falta de jipis, colores en rosa pastel y varias escenas en stop motion a guisa de recuerdos. Eso sí, hay un resto de planetas, Neil deGrasse, Carl Sagan, estrellas, galaxias, multiversos, Einstein y besitos cachichurris que nunca se dan.

sentido-4

¡Fantástico el equipo a cargo! ¡Hip, hip, hurra! ¡Hip, hip, hurra! ¡Hip, hip, hurra! De la cosmología a los versitos cursis de Sabines y de estos a retazos rescatados de un diario, el público viaja como estrella fugaz entre los pasajes que endulzan el alma de la protagonista.

Sentido de orientación, escrita y dirigida por Abigail Araoz, actuación de Adriana Palmero, diseño escenográfico por parte de Rafael Hernández Millán y diseño sonoro de Hugo Caro, se presenta todos los fines de semana en Casa Actum (Héroes del 47 no. 9, Colonia San Diego Churubusco, Coyoacán), del 23 de enero al 20 de marzo, los sábados a las 19:00 horas y los domingos a las 18:00.

La neta, sin un lenguaje inaccesible al resto de los mortales o ensalsador, está bien bonita, así que caigan, no se la pierdan, chula de bonita. 

sentido-3

 

Editor Yaconic

Editor Yaconic

entrada
Previous post

ÉSTAS SON LAS PROPUESTAS DEL FESTIVAL NRMAL

forever alone fest II entrada
Next post

GANA PASES PARA EL FOREVER ALONE FEST II