ARTE Y CULTURA DE MASAS EN MÉXICO, 1963 – 1971

El Museo Universitario del Chopo presenta —desde marzo y hasta junio próximo— la muestra “Sexo, drogas, rock & roll. Arte y cultura de masas en México, 1963-1971”, una muestra historiográfica sobre los cambios ocurridos en la década de los 60 entre los jóvenes (principalmente). Música, arte, cultura, cuerpo y política se vieron transformados en aquellos años por nuevas concepciones teóricas y prácticas. Aquí nuestra reseña de la exposición.

 

SEXO, DROGAS, ROCK & ROLL 1

Texto y fotos por Eduardo H.G. / @altermundos

En 1963 los cines estadunidenses recibían la cinta “Fun in Acapulco”, dirigida por Richard Thorpe, con Elvis Presley (en el filme Mike Windgren) como protagonista. El puerto era entonces el epicentro de una industria turística potente. Sin embargo “El Rey” nunca puso un pie allí. Todas las escenas en donde el personaje aparece en Acapulco fueron filmadas en Hollywood. ¿La razón?: el gobierno de Adolfo López Mateos lo declaró persona non grata debido, entre otras cosas, a un escándalo detonado años antes en el Cine Las Américas durante la premier de otra de sus cintas. Elvis representaba a una juventud desenfrenada.

SEXO, DROGAS, ROCK & ROLL m1-a

SEXO, DROGAS, ROCK & ROLL m1-b

Ese año —1963— sirve como punto de partida de la exposición “Sexo, drogas, rock & roll. Arte y cultura de masas en México, 1963-1971”, en el Museo Universitario del Chopo. Curada por Esteban King Álvarez y Daniel Garza Usabiaga, la muestra forma parte del proyecto “Desafío a la estabilidad” y tiene como fin mostrar algunas de las trasformaciones que sucedieron en la década de los 60, principalmente entre un sector joven de la población, mediante una serie de objetos históricos como pinturas y fotografías de la época, y una revisión del tema por artistas contemporáneos.

De acuerdo con los curadores, el sexo, las drogas y el Rock and Roll fueron utilizados por una generación que se oponía a la estructura tradicional y conservadora, propia de la primera mitad del siglo XX, que aún permeaba la vida cotidiana en esa época —desde el espacio familiar hasta el ejercicio del poder por parte del gobierno… temas que están presentes en la adopción de nuevos estilos de vida, en novedosas maneras de representar y entender el cuerpo, en la investigación de diferentes formas de percepción y nuevas formas de identificación grupal y socialización.

SEXO

Más allá de lo trillado que puede resultar para algunos la frase da nombre a la exposición, ésta hace una buena apuesta para revisar nuestro pasado sesentero y entender ideas y tendencias que todavía permean la producción cultural y artística (por ejemplo la imagen hoy caricaturizada del rockero rebelde o bien el movimiento feminista). En Sexo, la muestra ofrece un conglomerado de obras para explicar por qué la década significó una nueva cultura del cuerpo… de lo sexual. Vemos, por ejemplo, la caja construcción de Xavier Esqueda: “Memorias Olvidadas”.

SEXO, DROGAS, ROCK & ROLL m2-a

SEXO, DROGAS, ROCK & ROLL m2-b

En la misma sección observamos El pecado de Adán —impresiones digitales y un video de Ricardo Velmor— o bien unas fotografías en las que un grupo de mujeres marchan en defensa de la minifalda. En sus pancartas se lee: “La maxi o el retorno de las brujas”, “La midi no es una moda es un estado de ánimo”. También apreciamos el video Mujeres a go go de la artista Ximena Cuevas, y una serie de fotografías de mujeres con diseños “atrevidos” para la época.

DROGAS

Sesentas, hippies y drogas (básicamente hongos alucinógenos y marihuana) no se pueden entender por separado. La experimentación de la juventud en cuanto a nuevos estados de conciencia no se aleja tanto de México (si pensamos que en 1955 el micólogo Gordon Wasson se reunió con María Sabina en la sierra de Oaxaca para entrar a otros mundos a través de honguito sagrado). Este cultura de las drogas detonó entonces una estética: escritores (como Carlos Castaneda con sus Enseñanza de Don Juan), pintores, músicos, etc., fueron influidos.

SEXO, DROGAS, ROCK & ROLL m3-a

SEXO, DROGAS, ROCK & ROLL m3-b

En esta parte de la muestra vemos el cuadro La historia olvidada, de Arístides Coen. Colores y líneas que transmiten una imagen onírica. Frente a éste vemos, entre otras piezas, el “Intimismo luminoso” de Arnoldo Coen; seis coloridos y estridentes cuadros-objeto —“naturas”— de lámina, plástico y acrílico de Ernesto Mallard; un video psicodélico: Psicosíntesis Technicolor, de Naomi Rincón Gallardo y Enrique Arriaga; un cuadro abstracto, Caja de huevos rotos, de Carlos Nakatani, y unos Seres deformes buscando forma, de Luis López.

ROCK & ROLL

Para finalizar, el recorrido nos presenta la sección de Rock & Roll (no sin antes hacer —mediante fotografías e ilustraciones— una paréntesis con el movimiento estudiantil de 1968, su destino trágico el 2 de octubre en Tlatelolco y las Olimpiadas de aquel año), el cual arribó como una inyección musical que Estados Unidos puso en la piel de todo el mundo. Con la llegada del Rock nació también una industria musical, de imagen y una serie de cambios en la relación artista-música. Figuras como Arnoldo Coen, José Luis Cuevas o Luis Urías colaboraron con Los Dugs Dugs, The Thepetatles o Escorpion (todas bandas míticas en la historia del Rock mexicano).

SEXO, DROGAS, ROCK & ROLL m4

Aquí, además de portadas de discos de la época, figuran piezas como Muro Musical, de Helen Escobedo y la serie fotográfica Avándaro, de Pedro Reyes. El Festival de Rock y Ruedas de Avándaro (1971) es también el punto final del marco temporal de la exhibición y “condensa una imagen álgida de la cultura de los jóvenes de esa época… El control por parte del gobierno estuvo presente durante este evento: la imagen  documental de un helicóptero de la Secretaria de Gobernación sobrevolando el concierto, es una prueba contundente de ello”.

De esta manera cierra Sexo, drogas, rock & roll. Arte y cultura de masas en México, 1963-1971, una mirada historiográfica por los sucesos que marcaron, no sólo al arte y la cultura, sino el pensamiento y actuar de toda una generación. Algo que es necesario repasar y repensar desde nuestro “hoy” con una mirada crítica. Porque, como afirman los curadores sobre los hechos represivos del 68 y 71, “comprobamos que el estado actual de las cosas en la sociedad no ha cambiado sustancialmente. Esto, sin duda, es prueba del retroceso que ha caracterizado la  historia de México desde los años de la posguerra hasta el presente”.

SEXO, DROGAS, ROCK & ROLL f

YACONIC

YACONIC

Previous post

MILES DAVIS. EL GENIO Y SU CIRCUNSTANCIA

Next post

BEKSIŃSKI