ÉRASE UNA VEZ EN SONO-RAP

Un hombre empieza a rapear y un nuevo nombre aparece en la escena. Frescura, fiesta, camaradería y morritas chulas definen su estilo: es Simpson Ahuevo.

 

Por Adolfo Reséndiz / @adolforesendiz1
Fotos cortesía de Sicario

El circuito Roma-Condesa de la Ciudad de México y su amplia propuesta de espacios para la apreciación de conceptos musicales alternativos pueden estar orgullosos, al igual que Hermosillo, Sonora, de su nuevo vástago: Simpson Ahuevo, MC y fotógrafo que consolida sus pasos en la dura y celosa escena del Rap local y nacional, posicionándose como uno de los nuevos referentes musicales cuando de pasarla bien se trata.

Jorge Alberto Beltrán (su nombre de pila) nació en Hermosillo un 29 de Octubre de 1982. Desde morro tuvo una gran influencia musical gracias al programa Yo! MTV Raps, que veía con su hermano mientras movían las nalgas al ritmo de MC Hammer, Vanilla Ice y los Beastie Boys. Al mismo tiempo, comenzó a escuchar a sus compas del barrio, quienes se iniciaban en las rimas. “Era como cuando la música era nueva. Como que ¡wow!, pensé que yo también podía intentarlo” comenta —con un ligero acento norteño— durante la charla con Yaconic.

SIMPSON AHUEVO m1

—¿De dónde viene el alias de Simpson Ahuevo?

—De la primaria, cuando no me bajaba una playera me empezaron a decir Simpson. Y creo que también por carrilla, por ojón. El “Ahuevo” me lo pusieron cuando entré al grupo AFDD (Ataque Furtivo Del Desierto). Manejábamos alias. Somos siete voces y un DJ, y cada quien tiene el suyo. De ahí viene.

Con AFDD, agrupación que suena con Rap agresivo, Simpson conquistó la escena en Sonora, llevándolos a recorrer buena parte del estado. Esa energía ocasionó que comenzaran a organizar algunas rapeadas llenas de cholos y jerga callejera de la mano de Moisés Mendoza (locutor en Hermosillo); para hacer que esa esencia que manejaban se expandiera y llegara a más mentes.

Al poco tiempo Hermosillo comenzó a quedarle chico a Simpson; él quería hacer cosas aún más grandes; salir adelante personal y musicalmente, por sus propios méritos. Aunado a eso se encontraba la poca suerte que se cargaba para conectar en alguna carrera universitaria, lo cual lo impulsó a inyectar mayor esfuerzo a su día a día para cumplir el sueño: componer y rapear.

—Si no hubieras sido rapero, ¿qué hubiera sido de tu vida?, ¿qué camino habrías tomado?

—A lo mejor, estaría trabajando en un banco, contando dinero… (Risas).

FRESAS POR ACÁ, CHOLOS POR ALLÁ

Y así fue como en 2008, animado por algunos raperos y amigos (entre ellos la Banda Bastón), decidió mudarse a la colonia Roma de la capital del país, dónde comenzaba a gestarse un ambiente creativo. Fiestas privadas y line ups con talento nacional e internacional eran comunes cualquier día de la semana. Un campo de cultivo perfecto para emprender y plantar las bases de su nueva etapa como solista.

Y ésta venía cargada de letras para la fiesta; que no incomodan a los fresas ni a los más puristas del género; al contrario, los ponen a bailar con notas funky; barras pegajosas, dinámicas, lascivas y divertidas. Ideales para esos ratos en los que las morras chulas, los camaradas y la buena vida son lo único que importa.

—¿Qué representa el Rap para ti?

—Como la vida diaria; como la vida con tus compas cuando sales de fiesta; como la vida de la calle, el grafiti; todo ese arte que te encuentras en las calles; gente que baila, gente que sale a hacer sus cosas, gente que es vaga pero que lo hace bien.

En su aventura, Simpson encontró trabajo en la productora Sicario, lugar donde comenzó a conocer a distintas personalidades de la música y donde retomó sus cualidades al micrófono con colaboraciones para compilados como el “Club de Discos de Doritos No.2”, “Sicario Music Vol. 1” o el álbum “Liquid Shit”, en el que colaboró con MC Muelas de Gallo (Banda Bastón).

SIMPSON AHUEVO m2

Así, el sinaloense ha evolucionado a lo largo de seis años de estancia en DF, incursionando incluso en proyectos fotográficos personales como el “Yo te pongo más al tiro”, que apela a la documentación de momentos de fiesta, carnes asadas con los amigos o conciertos. Ese es su trip:escribir y tomar fotos fiesteras y de disfrute, algo que admite le queda muy bien, más ahora, cuando colabora con La Royale y su onda fresca y funky.

—Háblanos del origen de Mextasis [rola y video que suman cada vez más vez más fieles en YouTube], ¿cómo nace esta canción?

—Primero me acerqué con La Royale, me enseñó algunos beats y samples. Yo estaba tomando mezcal, de hecho, y luego, al escuchar el beat, empecé con el coro de “Ya te vi yo sé quién eres…”. Y de ahí.

—¿Y el video?

—Con Pavel Muñoz y Luis Bustamante, de Hermosillo. Un domingo nos juntamos, estábamos buscando modelos por Facebook y nos mandaron a la chingada. Entonces me acordé de una amiga y le marqué. Le dije: “qué onda vamos a grabar”; que se trajera ropa interior y que le íbamos a tapar la cara con un pasamontañas y ya. Lo grabamos ese fin.

El éxito de su disco Chilo Times y del sencillo Mextasis lo llevó a colocarse es las listas de popularidad de diversas emisoras radiofónicas alternativas del DF, ampliando su mensaje y abriéndole puertas para tocar en festivales como el Ballantine’s Loud Blue o alternando con figuras como Major Lazer y más recientemente en los VX años del Vive Latino.

Será cuestión de tiempo para saber si Simpson Ahuevo logra madurar y expandir su estilo musical con su nuevo disco “El morroeste” y así pasar a los anales de Rap nacional.

 

YACONIC

YACONIC

Previous post

WALLPEOPLE 2014 / BACK TO THE NATURE

Next post

LOS PARRA-GIRONELLA: UN COLLAGE FAMILIAR