¿Estuvimos-los-unos-con-los-otros?

sitac not1

[blockquote]”Entonces ¿cómo deberíamos entender que el pensamiento pueda comenzar por (ser) una respuesta? Respuesta: esto no sólo es posible, sino incluso necesario, en la medida de que no hay más que un solo y único pensamiento, el del «sentido de la vida», y que en tal «sentido» no hay que escuchar otra cosa que la vida misma”

Gerard Granel[/blockquote]

 

Por Mónica A. Galván Martínez y Pablo A. Anduaga.

Estar-los-unos-con-los-otros es la frase que le dio título a la 11va. edición del Simposio Internacional de Teoría sobre Arte Contemporáneo (SITAC), tuvo lugar en el Polyforum Siqueiros de la Ciudad de México, los días 29, 30 y 31 de agosto.

El SITAC busca, desde su primera edición (enero 2002), generar plataformas para reflexionar en torno a la teoría del arte, un encuentro íntimo en el cual se forma un debate direccionado por los temas con que se titulan cada simposio, el formato se ha respetado desde su primera entrega, un grupo integrado por ponentes que tienen manejo directo con los conceptos propuestos por el comité organizador que se discutirán a lo largo de varios días.

En esta reciente reunión se tomó como línea discursiva el pensamiento filosófico de Jean-Luc Nancy, quien propone un estudio a profundidad de lo que es la comunidad a través de la noción del “ser” y la división de singularidad e individualidad, el simposio en su concepción, gestión y logística es consistente, se presenta como un espacio donde se tratarán estos términos siendo manejados por los expositores con ejemplos prácticos que proveerá a los que desean asistir un abanico de posibilidades y sobre todo se crean una serie de expectativas en torno a la gran calidad de contenidos, pero sucedió que el simposio se quedó en un gran simulacro, si bien es un tema urgente que nos refieren y nos ocupan a todos, al momento de ser manejados en las mesas de debate terminaban siendo excluyentes y confusas.

La logística preparada fue la adecuada, tocó el turno a los ponentes de materializar los objetivos trazados por la curaduría, sin embargo quedó corto en alcances. Pocas fueron las conferencias soberbias, como la dictada en el cierre del evento por Vladimir Safatle “Sublime por atrofía”, que se contraponen con las decepcionantes Heavy Mental, donde no hubo propiamente una discusión en forma dejando al aire el tema de la misma, o “Circulación del Sentido” basada en las reflexiones de la brasileña Suely Rolnik, donde no hubo hilo conductor. Cabe notar en ambas la pobre preparación de los temas en los ponentes, materiales expositivos que incluso en un examen profesional serían inadmisibles, citar frases olvidando los autores, posturas forzadas con tintes de autopromoción (Mario Belatín y sus cien mil libros fantasmas), no compartir datos por haberlos traspapelado en la mesa y más grave aún, la nula reflexión al momento de la interacción entre ponentes, reducido sólo a palmadas de colega en la espalda. Para mala fortuna, el Polyforum no funcionó como recinto, a pesar de los esfuerzos la acústica imposibilitó escuchar de manera eficiente las ponencias, agudizándose más en mesas no hispanoparlantes como “Colectividad”, mermando mucho el alcance de las mismas. Tema aparte fue el nulo respeto a los tiempos establecidos (y de los asistentes) triste constante que imposibilitó los momentos destinados a la reflexión entre participantes y con los asistentes.

Si bien la logística y el contexto para esta edición del simposio fue un éxito, para la siguiente edición se deberá ser más riguroso con el formato para potencializar los momentos de debate entre-los-unos-con-los-otros, revisar los escritos de los ponentes para evitar incongruencias temáticas y profundizar la convivencia con profesionales en todas las escalas (directores de galerías, curadores, coleccionistas, artistas, estudiantes de arte, público interesado en el tema) para no convertir un espacio con gran posibilidad en una enorme ilusión. El tema en que se delimitó el simposio era ambicioso pero inabarcable, o por lo menos es la sensación que deja. Punto aparte, se agradece que existan dentro de la página oficial del SITAC (www.sitac.org) un compendio del material que refuerza las ponencias de esta edición y de ediciones anteriores.

Se volverá apostar a lo grande en la siguiente edición de este prioritario encuentro de reflexión teóríca, que busca el urgente acercamiento de la comunidad con sus artistas; el divorcio entre ambas ha salido suficientemente caro para la sociedad.

YACONIC

YACONIC

House of vans, Apolo
Previous post

HOUSE OF VANS, UN FESTEJO ABSOLUTO

Next post

GLAUBER ROCHA