Por El Cinebar / @El_Cinebar

Desde este lado del mundo y de la cultura contemporánea, Islandia es Björk, un paisaje helado, blanco y frío, el único país en declararse abiertamente en bancarrota (en la crisis global de 2008-2009) y un alcalde punk, Jón Gnarr, en una de sus ciudades (Reikiavik). Y quizá pocos piensen que Islandia es un sitio montañoso, verde, con paisajes espectaculares y granjeros que crían carneros.

Esos granjeros son el centro de Carneros (Rams), pequeña joya en medio del maremágnum hollywoodense, traída a México por Interior XIII Cine, que brilla por su increíble sencillez; por su forma narrativa: pulcra, al servicio de la historia y de los personajes. Una simpleza colmada de fina ironía dirigida por Grímur Hákonarson (A Pure Heart, Summerland, Wrestling).

carneros rams 01

carneros rams 05

En Carneros estamos frente a la vida cotidiana de un par de ancianos, medio amargados y monótonos, que viven uno al lado del otro. Son hermanos y se odian a muerte. Llevan 40 años sin dirigirse la palabra; ni por equivocación. En vez de eso usan, de vez en cuando, al perro de uno de ellos como mensajero de pequeños recados inmediatos.

Gummi (Sigurður Sigurjónsson) y Kiddi (Theodor Juliusson) son, además, rivales en las competencias de los mejores ejemplares de carneros vivos que pueden perpetuar un linaje animal, digno de las más grandes competiciones deportivas mediáticas, pero en un contexto bastante pueblerino y local. Los hermanos mantienen una personalidad polarizante: uno alcohólico, altivo, el otro sobrio.

carneros rams 03

carneros rams 04

Y cuando todo parece en calma en aquella soterrada realidad, una epidemia vacuna obliga a sacrificar a todos los animales del rumbo, y a limpiar, desinfectar y vivir sin éstos durante dos años. El atentado trastoca el cotidiano de estos solitarios ancianos. Entonces se desatan los dilemas de conciencia, las mentiras y las decisiones extremas, en un contexto que el que todo pasa sutilmente.

Carneros es un remanso para el alma. Baja las revoluciones y permite acercarse a una realidad de manera casi documental, tan alejada que parece imposible identificarse. La ruta trazada por Hákonarson deviene en un encuentro de hermandad, amor y ternura en una situación adversa.

La película ya pasó por Cannes en 2015, por la Muestra de la Cineteca y ahora se prepara su estreno en algunas salas mexicanas para finales de marzo de 2016.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

mieria de la poesia ENTRADA
Previous post

MISERIA DE LA POESÍA

nas ENTRADA
Next post

NAS: MITAD HOMBRE, MITAD GLORIA