Por Paulino Ordóñez / @paulinoo

Imágenes: Cortesía

La fascinación, la obsesión y el escándalo. Stanley Kubrick ha sido un atino en el Museo de Arte Contemporáneo (MARCO) de Monterrey, en la búsqueda de la oferta cultural de la ciudad por un público más amplio.

Stanley Kubrick es un recorrido de salas temáticas por la trayectoria del obsesivo director nacido en Nueva York en 1928. Desde la primera, el espectador se coloca detrás de cámaras y observa algunas de las utilizadas por Kubrick, para luego repasar su carrera a partir del trabajo fotográfico y sus primeros cortometrajes, y finalmente pararse frente a los proyectos que no fueron desarrollados, o concluidos. Pero ése es solo el principio.

stanley-kubrick-exposicion-1

2001: Odisea del espacio. Stanley Kubrick y Geoffrey Unsworth calculan el tiempo de exposición para las tomas, con base en los tonos gris de fotografías Polaroid. © Warner Bros. Entertainment Inc.

En otras salas, dedicadas a cada una de sus películas, los personajes se imponen ante nosotros a través del vestuario original: Espartaco, 2001: Una odisea del espacio, El resplandor, Ojos bien cerrados, por ejemplo. Y mediante los accesorios: el starchild de 2001 y el famoso casco contradictorio de Matthew Modine en Full Metal Jacket (Cara de guerra), que ostenta tanto la leyenda “Born to kill” como un signo de amor y paz.

Stanley Kubrick era un director riguroso. Y esto se percibe en tableros de producción, versiones de guiones con correcciones a mano, libretas de apuntes y, probablemente, en las piezas más extremas de toda la muestra: un librero y un fichero que representan la exhaustiva investigación para el filme sobre Napoleón que solo llegó a la etapa de preproducción.

stanley-kubrick-exposicion-2

Cara de guerra. Soldado Joker (Matthew Modine). © Warner Bros. Entertainment Inc.

A través de las fotografías de la producción cada película cuenta historias paralelas, que se extienden sobre todo en los documentos: correspondencia con membretes y firmas que brindaban una relevancia que el correo electrónico ha eliminado casi por completo. Se despliegan cartas entre Stanley y personal involucrado, e incluso se exhibe un paquete con un guión que Kubrick se envió a sí mismo. ¿Por qué? No se sabe.

Stanley Kubrick es emocionante y conmovedora en varios aspectos. No hay necesidad de que el visitante sea fanático de Kubrick, ni siquiera cinéfilo. Para este último, estar frente a una estatuilla Oscar —obtenida por los efectos especiales de 2001— será de interés; no obstante, para cualquiera será difícil permanecer impasible ante la épica de “Así habló Zaratustra”, de Richard Strauss, sonando fuerte en la segunda sala dedicada a esta ambiciosa película de ciencia ficción.

stanley-kubrick-exposicion-3

2001: Odisea del espacio. Vestíbulo de la estación espacial. © Warner Bros. Entertainment Inc.

Los seguidores del cineasta se entusiasmarán con stills del final alternativo de Dr. Strangelove (¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú), una escena de pastelazos, mientras que el visitante promedio apreciará la maqueta del laberinto del hotel Overlook, de El resplandor, comparándolo con el que se usó en la producción. Porque cada sala es complementada con la proyección de escenas. De esta manera se enlazan las piezas en exhibición con el resultado en cine, y quien no conozca las películas tendrá una referencia que quizá llame a su curiosidad y lo mueva a verlas completas.

LOLITA

Me concentro en Lolita. El slogan promocional del filme de 1962 se responde con una sala rica en elementos para quien haya disfrutado tanto de la película como de la novela de Vladimir Nabokov. Correspondencia entre escritor y director, así como entre este último y líderes religiosos que buscaban evitar la producción, además de fotografías, documentación…

stanley-kubrick-exposicion-4

Lolita. Sue Lyon como Dolores “Lolita” Haze. Fotografía: Joe Pearce.

Somos invitados a la fascinación y al escándalo. La jovencísima Sue Lyon será por siempre el rostro de Lolita. La vemos en diapositivas que proyectan la belleza y malicia preadolescente del personaje. La carta que la actriz envía a su “muy querido Stanley” en 1994 es estremecedora. Le comunica que ahora se llama Suellyn Rudman y que está “muy, muy feliz”.

La acompaña una fotografía reciente de ella con su esposo, y como señala el escritor Alberto Chimal en un artículo en Letras Libres, carta y fotografía “son las únicas piezas en toda la exposición que se refieren a la vida personal de un miembro de los repartos de Kubrick, y son conmovedoras, por supuesto, pero también anómalas: apenas tienen que ver con el director… pero, desde luego, tienen mucho que ver con Lolita”. 

stanley-kubrick-exposicion-5

Lolita. Stanley Kubrick y Sue Lyon en el set de la película. © Warner Bros. Entertainment Inc. Fotografía: Joe Pearce.

¿Qué la motivo para escribir a Kubrick, con quien probablemente no había tenido contacto por 30 años? ¿Qué buscaba? ¿Solo agradecer? “Es realmente difícil escribir esta carta sin saber si la recibirás o no”, le dice Suellyn, quien al parecer no volvió a tener tanta atención como actriz después de haber sido Lolita. “Siempre creeré que la única razón por la que tuve algún éxito fuiste tú”. Como en toda exposición que valga la pena, uno sale de Stanley Kubrick con preguntas y la sensación de haber sido testigo de algo íntimo.

OJOS BIEN ABIERTOS

Stanley Kubrick nos hace partícipes del procedimiento de filmación y planeación extrema de Stanley. Estamos invitados a observar lo meticuloso del director; lo preciso e incluso lo majestuoso de su cine. Es una oportunidad a aprovechar; pero tiene su peligros: que el visitante no muy crítico se quede con la idea de que esa es la única manera de hacer cine.

stanley-kubrick-exposicion-6

El resplandor. Las hijas de Grady, el antiguo cuidador (Lisa y Louise Burns). © Warner Bros. Entertainment Inc.

La conservación a través del tiempo de las piezas que conforman la muestra hace evidente que se tenía consciencia de estar haciendo historia. Conocerla, a través de la muestra o de las películas de las que ésta trata, será una tarea que se seguirá realizando por generaciones. Y

stanley-kubrick-exposicion-7

Naranja mecánica. Alex DeLarge (Malcolm McDowell) en el bar lácteo “Korova”. © Warner Bros. Entertainment Inc.

stanley-kubrick-exposicion-10

Naranja mecánica. Alex DeLarge (Malcolm McDowell). © Warner Bros. Entertainment Inc.

stanley-kubrick-exposicion-8

Cara de guerra. Soldado Joker (Matthew Modine). © Warner Bros. Entertainment Inc.

stanley-kubrick-exposicion-9

El resplandor. Jack Nicholson como Jack Torrance. © Warner Bros. Entertainment Inc.

stanley-kubrick-exposicion-11

El resplandor. Stanley Kubrick y Jack Nicholson en el set de la película. © Warner Bros. Entertainment Inc.


Stanley Kubrick fue curada por el Deutsches Filmmuseum Frankfurt, en colaboración con el archivo Stanley Kubrick de la Universidad de las Artes de Londres, Christiane, viuda del cineasta, y el hermano de ésta, Jan Harlan (productor de Kubrick a partir de 1975). La muestra se presenta en la Cineteca Nacional de la Ciudad de México de diciembre de 2016 a mayo de 2017. Todos los detalles se pueden consultar AQUÍ.

YACONIC

YACONIC

ciudad-cagada-03-ent
Previous post

CRÓNICAS DE CIUDAD CAGADA, POR IURHI PEÑA

Entrevista con unos vampiros-ENT
Next post

LO QUE HACEMOS EN LAS SOMBRAS: ENTREVISTA CON UNOS VAMPIROS