De la columna “Discos Revancha”

Por Manuel “Lagraneme” Carrasco / @graneme_OG

Hemos hablado, anteriormente, acerca del sello enclavado en Los Ángeles, California, Stones Throw Records. Fue fundado en 1996 por el director y dueño Chris Manak, quien también es conocido como Peanut Butter Wolf. A partir de su fundación la disquera ha alojado nombres de gran envergadura dentro del hip hop independiente, pero también ha editado otros géneros como reggae y funk moderno.

Durante 21 años de historia, Stones Throw Records, se ha afianzado como una de las disqueras independientes más exitosas en Estados Unidos. En 2014 el sello produjo un documental en el que muestra su evolución e importancia en el rescate de la cultura vinílica durante los recientes 15 años.

Chris Manak

Chris Manak.

Podemos asegurar que, gracias a Stones Throw Records, el trabajo de productores como Madlib y J-Dilla se ha escuchado masivamente. Además de los nombres mencionados por el roster de la disquera, por ahí han pasado Dâm-Funk, Breakestra, Karriem Riggins, Percee Pee, J Rocc y Mayer Hawthorne, por mencionar algunos.

La disquera angelina también ha editado discos legendarios como el Madvillainy (2004), de Madlib y MF DOOM y el Donuts (2006) del difunto Dilla. Dejaremos de lado las obviedades para presentarles cuatro álbumes, publicados por Stones Throw, fundamentales en cualquier colección:

‘GOOD THINGS’

El segundo disco de Aloe Blacc, otrora MC, editado originalmente durante el 2010, fue una muestra de que el sonido del soul clásico estaba de vuelta en el juego. Good Things (2010) está inspirado en clásicos como Marvin Gaye y Al Green, incluyendo influencias de Daptone, que se convirtió en la referencia del soul del nuevo milenio.

Destacan el sencillo “I need a dollar”, que es una tonada muy pegajosa con una letra dedicada a la adoración del billete que muestra la efigie de uno de los Padres Fundadores: George Washington. El otro track que destaca es la rendición que hace Aloe Blacc al clásico del Velvet Underground, “Femme fatale”. En general, es uno de los mejores discos de soul que se hayan editado en esta segunda década de los dos mil.

‘CHAMPION SOUND’

Por algunos años, dos de los más grandes productores del hip hop convivieron en Los Ángeles intercambiando beats y grabando para el sello de Peanut Butter Wolf. La asociación de Madlib y Dilla se materializó con Champion Sound, que fue editado durante el 2003, una vez que Dilla dejó Detroit, su ciudad natal. Ya con ambos productores en Los Ángeles, pusieron manos a la obra y el resultado es uno de los mejores álbumes dentro del catálogo de Stones Throw.

El disco está compuesto por tracks producidos por cada una de las leyendas involucradas, con la particularidad de que en las pistas en que el beat fue producido por Madlib, el responsable en el micrófono era Dilla y cuando el beat era de Dila, Madlib hacía las veces de MC. Curiosamente no son muy habilidosos detrás del mic, pero en este caso todo gira en torno a los beats. No recuerdo un dueto de productores de esta envergadura conlaborando en la totalidad de un álbum.

‘TOEACHIZOWN’

Toeachizown fue editado, originalmente, como una caja con los cinco vinilos que componen la ópera prima del músico de Los Ángeles, Dâm-Funk. Después de esa edición original el sello hizo las reediciones del álbum por separado. Dâm es uno de los músicos más influyentes de este milenio, sobre todo por traer de vuelta el sonido funk electro que se popularizó durante los ochenta con bandas como Mtume, Zapp y Cameo.

El funk electro ha cobrado relevancia durante los recientes diez años y muchas bandas han adoptado ese sonido —ver Mayer Hawthorne y Jake Uno con su proyecto Tuxedo (2015), también editado por Stones Throw—. En esta lista también podría mencionarse 7 Days of Funk, el disco que hizo Dâm en compañía de la leyenda del rap: Snoop Dogg.

‘YESSIR WHATEVER’

En el 2000, con su disco debut The Unseen, Lord Quas, el amarillo y violento alterego de Madlib, se convirtió en una referencia para la cultura popular. El personaje, inspirado en los dibujos de la película Fantastic Planet (1973), editó en 2013 Yessir Whatever, que es una compilación de lados b y versiones extrañas que no habían estado disponibles en vinilo antes o que son prácticamente imposibles de conseguir.

El disco viene con una tapa en la que aparece, por supuesto, Lord Quas con su ladrillo. Toda la imagen es una estampa que al despegarse muestra las entrañas de Quasi. Una de las producciones más especiales de la violenta saga del alterego de Madlib.


En Revancha tenemos estos y otros títulos de Stones Throw Records. Pueden encontrarlos en nuestra sección de  hip hop y soul/funk. Checa los detalles en nuestro Facebook e Instagram.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

ESCUELA DE VERANO: EL ASUNTO URBANO ARQUITECTURA Y URBANISMO

Next post

MARK LANEGAN: CANCIONES PARA GÁRGOLAS LIBERADAS