Toda la raza del “pornoperiodismo”, o como los llamó mi compañero, “los reporfans“, fueron apareciendo en la Tercera entrega de Los Premios MéxXxico poco a poco en intervalos casi exactos desde temprano, dos horas previas a lo que se había fijado. Según las voces de los RP, el coto empezaba a las 7:00, pero fue hasta casi las 9:00 horas. ¿Cómo sé todo esto? Triste historia: mi compa y yo habíamos tenido una orden tiempo antes que terminamos rápido, y en vez de ir a matar el tiempo a algún lado donde existiese cualquier cosa medio interesante que hacer, “sabiamente” decidimos ir enseguida al Palacio de los Rebotes, donde fue la premiación, con la idea de que allá nos entretendríamos en algo y que el bisne sería puntual. Sólo valimos verga por más de cuatro horas.

Frente a la alfombra roja se abalanzaron los fotógrafos, reporteros, colados y, obviamente, nosotros; ansias morbosientas imperaban (y olían) en el ambiente. También andaba ansioso, no solo por ver chichis y culos sino porque ya concluyera la cobertura: tenía hambre, llevaba al menos dos horas apretando los esfínteres y además tenía que mandar nota.

Debo admitir que no soy nada conocedor de la “fuente” del porno, y del mexicano… ¿pues qué les digo? Sólo conozco al pelón de Brazzers, Mia Khalifa y algún conocido lo suficientemente afortunado para estelarizar alguna edición de “Moteles de Tlalpan”. Mientras tanto, los colegas discutían con euforia y entusiasmo la posible ganadora de “mejor actriz porno revelación”, o que (inserte nombre de actriz cuya segunda parte incluye un “  o “succubus” aquí) era la mejor o las posibles luminarias que pronto iban a dar el salto de la categoría TEEN a la MILF.  En la pasarela solo reconocí a la Mujer Luna Bella y a la chica que el año pasado emputó a todos los militantes de la derecha ultraconservadora por haber grabado una escena de a perrito (creo) en un panteón jalisciense.

Se “prendió” la tercera edición de los Premios MéxXxico. La mayoría de la porno prensa se abarrotó en el costado derecho del escenario para apañar a las “encueratrices” cuando bajarán de recoger su estatuilla cristalina, sin importarles que a cada rato los presentadores les dijeran amablemente que “se abrieran a la verga”. Otros preferimos montar guardia en la mesita del pisto.

En adelante, fue un evento “premiación” como cualquier otro, únicamente en vez de celebrar al “mejor papel protagónico”, se galardonó al “pito de oro”, la “reina del squirt” y la “mejor actriz tranny“. ¡Ah!, y le dieron un reconocimiento a Celia “Yo no lo atropellé” Lora por su “trayectoria erótica nacional”; aunque no sé si el salir dos veces en Playboy y ocasionalmente medio enseñar las chichis en escotes sea más currículo que todo el encuere que tienen leyendas como Lyn May, cualquiera de las morras del clima de Televisa o Milenio, mi valedor el Muertho TJ o la enmascarada por la que mucha bandurri sólo veía El Mañanero de Brozo.

Esperaba más pelos y pezones, o al menos una recreación con ropa de las escenas que anunciaban las categorías en la pantalla. No obstante, debo reconocer que el mini discurso que recitó doña Pamela Ríos, mejor MILF y actriz revelación, fue normiemente conmovedor; parafraseando, fue más o menos así: “gracias a todos los que ven mis vídeos, y aunque ya entré tarde a este negocio es bueno que sea de las preferidas (…) y de entre todas las personas, quiero agradecer a mi marido, me da todo su apoyo y es mi mayor inspiración; sabe que alguien tiene que hacer el trabajo duro”.

Estos fueron los galardones (al menos los que me molesté en anotar), por si tenían el pendiente:

– Mejor sextwittera: Vainilla Shibari

– Mejor webcamer: Kloe la Maravilla

– Chica TooSexy 2018: Verónica Flores

– Reina del squirt: Silvia Santeres

– Mejor Milf: Pamela Ríos

– Mejor tranny: Gia Itzel

– Pito de oro: Lucían Bluger

– Reconocimiento actriz porno más buscada: Luna Bella

– Mejor actriz teen:  Janeth Rubio

– Mejor actor internacional: Jordi “El Niño Polla”

– Mejor actriz revelación: Sofía Ríos

– Mejor actriz internacional: Kendra Lust

Raúl Campos

Raúl Campos

Cultural Journalist & Documentary Photographer Kitsch Journalism Mexican decay Anarchy Road

Previous post

EXPO SEXO Y EROTISMO 2018: UNA TARDE DE FANTASÍAS DE $100 POR FOTO

Next post

LA HISTORIA CONTINUA DEL CONEJO JUDÍO: CHARLA CON ETGAR KERET