Escribo todo para saber lo que pienso, lo que estoy viendo, y lo que significa. Lo que yo quiero y a lo que temo. Joan Didion.

Por Juan Carlos Hidalgo /@eternautafugado

Al principio y al final lo que quedan e importan son las canciones —el centro mismo de la obra del artista—. Aquí tenemos una relevante. Ubiquemos “Astonished man” —el tema que abre el cuarto disco de Thao & The Get Down Stay Down— y dejémoslo correr. 3 minutos y 30 segundos para encontrar una rugosa base rítmica al estilo de los Jon Spencer Blues Explosion. Avanza y surge una guitarra un tanto sucia y grasienta que nos recuerda a Cake. Continúa y el modo de cantar, sin falla, se alinea por la senda de Tune-Yards.

¡Así no se puede fallar!

Norteamericana de origen vietnamita, Thao Nguyen ha lanzado, al frente de su banda, el anzuelo desde el primer corte de una pesquisa llamada A man alive (Ribbon Music, 2016), dedicado íntegramente a revisar la figura paterna y las implicaciones de que la abandonara cuando todavía era adolescente. Un asunto existencial de principal relevancia que le implicó concentración total en las letras y para lo cual dio rienda suelta en las estructuras a su amiga y productora Merrill Garbus, a quien el mundo musical conoce y respeta como Tune-Yards.

Thao & The Get Down Stay Down a man alive

Thao Nguyen

Estamos ante un disco que por todos lados transpira a la Bahía de San Francisco y las poblaciones que la rodean. Ahí viven los músicos implicados y se empaparon de ese espíritu aventurero que permeó desde la época de los viejos marinos y la fiebre del oro hasta los sueños lisérgicos de la neblina hippie. Una zona completamente libertaria y que lo refleja en el arte que produce. Con la distancia requerida, pero Thao no desmerece como continuadora de esa ilustre y encantadora gritante y cantante que fue Janis Joplin —otra vecina de leyenda.

Si consideramos que arrancó apenas en 2008 con grupo completo (We Brave Bee Stings And All), es evidente que mucho ha avanzado. No quedan sino resabios del folk acústico de sus comienzos y ahora se decanta —a través de 12 canciones— por una combinación freak entre rock y funk. Lo que priva es esa labor de deconstrucción que caracteriza a la Garbus. Las que podrían ser canciones y estructuras convencionales se retuercen para cobrar una deliciosa excentricidad. “Meticulous Bird” es una prueba fehaciente que transcurre a todo tren y donde aparece hasta un flow traído del rap entre unos gritos esquizoides. Cierto, ahí la Garbus en plan de remezcladora total nos hace acordar de Cibo Matto.

thao-with-the-get-down-stay-down

Thao & The Get Down Stay Down

Pero también tenemos a “Departure”, en la que suelta un sincero: “La mitad de toda mi sangre en vano”. Y es que Thao buscó hurgar en el gran tema de la identidad, seguido de la perdida paterna. Un proceso que explicó al periodista Juan Manuel Freire: “Al empezar a componer, todas las canciones hablaban de lo mismo; supongo que había alcanzado un punto de mi vida en el que necesitaba quitármelo de encima… se volvió algo liberador”.

Se trata pues de un álbum conceptual, pero no en el sentido de lo experimental; sino que lleva un hilo conductor que lo amalgama todo. La música es excéntrica y juguetona, mientras las letras son oscuras y dolorosas. Thao incluso espera que la gente las pueda y quiera bailar, mientras ellas toca zonas sensibles de su propia vida.

a man alive portada ribbon music

A man alive, portada / Ribbon Music

Además, la compositora ha buscado influirse de otras afluentes interesantes para desarrollar su obra; cuenta que en A man alive se siente la presencia de Joan Didion, una estupenda escritora y periodista, nacida en 1934. Alcanzo reconocimiento por El año del pensamiento mágico y Noches azules, pero Thao tomó más bien El álbum blanco —compilación de textos periodísticos— como una referencia esencial, dado que ahí se apunta: “Nos contamos historias a nosotros mismos para poder vivir”.

En suma, una cuarta entrega que nos permite descubrir a un talento poco difundido en México, pero que da cuenta de la vastedad no sólo de la escena norteamericana sino de lo se genera tan sólo en California. El área de la Bahía sigue siendo una zona en ebullición en términos culturales y este disco lo ratifica.

Thao & The Get Down Stay Down pueden deconstruir el funk, darle una vuelta de tuerca al rock de la vieja escuela —con perdón de Alabama Shakes— y hasta aludir al afrobeat y al folk punk en una sola entrega. Ellos tienen bien claro que les preocupa hacer una música que salga de las entrañas y al mismo tiempo preguntarse por los grandes temas que llenan la existencia. Saben que deben de poner garra e inteligencia. No muchos están en posición de intentarlo siquiera.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

rambler antonio calera grobet ENTRADA
Previous post

UN CADÁVER EN EL ASIENTO DEL PILOTO: RAMBLER DE ANTONIO CALERA-GROBET

entrada-animal
Next post

COSAS DE ANIMALES, COSAS DE NIÑOS