Cada individuo lleva consigo a todos lados oscuros secretos resguardados por la mente y el corazón, algunos de ellos son tan poderosos y desencadenantes, que sólo basta escuchar un nombre o frase para que la rabia brote del hombre más sereno y reflexivo del mundo. La historia de The Insult (El insulto) toma a Tony Hanna (Adel Karam), cristiano libanés, y a Yasser Salameh (Kamel El Basha), palestino. Este par de hombres se ven inmersos en un malentendido, el cual termina por convertirse en una auténtica guerra de ideales y hechos trágicos, estos al ser revividos con un insulto cultural.

En Líbano, lo personal es inevitablemente político

Nos encontramos ante una producción que incita a una profunda reflexión como ser humano, mientras más es analizado el comportamiento de cada personaje y su contexto histórico-cultural, se podrá ir armando un complejo rompecabezas. Esta película tuvo un destacado paso por premios internacionales: el Festival de Cine de Venecia otorgó la Volpi CupKamel El Basha como mejor actor, además eligió a la película para la competencia por el prestigioso León de Oro; sin dejar de mencionar la nominación al Oscar como mejor cinta extranjera.

Partiré del excelso trabajo de su director y co-guionista, Ziad Doueiri, cineasta libanés quien es evidente su amplio conocimiento sobre temas como la masacre de Damour o el Septiembre Negro en Jordania, temas trágicos y que fueron la esencia de esta cinta. A través de un discurso sencillo para la comprensión del espectador, logra transmitir la preocupación y constante sufrir de sus personajes una vez recuerdan estos acontecimientos.

Además me encontré ante una inesperada, pero talentosa manera de llevar la historia por parte de Doueiri, en algunos momentos álgidos de la cinta, se da permiso de relajar la situación con algunos gestos actorales o pequeñas acciones que mantengan una atmósfera equilibrada y no sea todo el tiempo tensión, tensión, tensión. En distintas escenas terminé encontrando un ligero sentido del humor, capaz de hacerme reír, lo cual me fue de gran sorpresa, los temas tratados en la cinta no son cosa sencilla, sin embargo su director tuvo la valentía y calidad cinematográfica para mantener un ritmo entretenido y profundo para el público, todo al mismo tiempo. Sin duda un resultado que pocos directores en el mundo pueden lograr.

Las interpretaciones principales de Adel KaramKamel El Basha son lo suficientemente humanas y pasionales para volver creíble la situación de enfado, desesperación y melancolía que sus personajes van experimentando al paso de la historia. Su química actoral logra proyectarse a través de la pantalla y así dejar entrever la constante evolución que viven sus personajes, quienes a través de un problema sencillo ven el progreso del mismo hasta llegar a ser tendencia nacional y esto les llevará al límite moral y emocional en repetidas ocasiones, compleja combinación para ser interpretada durante un filme de casi dos horas de duración.

Y esto va completamente de la mano de un guión estructurado, pensado y resuelto; Ziad Doueiri y Joelle Touma han mostrado con esta cinta su valía como realizadores, la creación de personajes vista es un digno ejemplo de adentrarse en cada uno de ellos y escribir a detalle cómo podrían pensar, actuar y sentir en determinadas situaciones. Esto lleva al actor a un nivel más alto de lo acostumbrado, al darle en papel un rol tan definido que la interpretación es el doble de exigente.

Esta cinta me recuerda de inmediato En la penumbra (2017) el ganador del Golden Globe, Fatih Akin, quien a través de una temática de migración y terrorismo, plantea una historia que termina desarrollándose en la Corte de justicia. Ambas películas emplean una nueva y dinámica manera de ver un caso legal ante jueces y testigos, van más allá del típico debate entre abogados y acusados, en este par de metrajes se exponen de manera clara y sustancial las emociones de los personajes, siendo sustentadas con extraordinarios trabajos de fotografía desde cuadros atractivos, movimiento, cercanía y composición visual que ayuda a la creación de una conexión con el espectador y la historia contada.

El insulto es una cinta complicada por su trasfondo cultural, el cual toma de inspiración un par de hechos desgarradores en la vida cristiana y palestina. Sumado a ello el trabajo de Ziad Doueiri lleva al público a vibrar al mismo tiempo que sus protagonistas debido al modo tan meticuloso y sensible de contar la historia, la cual fue interpretada por un elenco preparado y mutante, con esto hago referencia a los personajes tomados por Karam y Basha, quienes transforman su visión, comportamiento y modo de sentir respecto al profundo impacto que tiene en sus vidas el insulto que hirió a toda una nación.

Año: 2017
Título: The Insult (El insulto)
Duración: 1h 52min
País: Líbano
Director: Ziad Doueiri
Guión:Ziad Doueiri, Joelle Touma
Fecha de estreno en México: 31 de agosto

TE PUEDE INTERESAR

CUARÓN Y REYGADAS: MÉXICO PRESENTE EN LA MOSTRA DE VENECIA

MIRA LOS AVANCES DE CLIMAX LA NUEVA PELÍCULA DE GASPAR NOÉ

LAS 10 MEJORES PELÍCULAS DE TERROR CONTEMPORÁNEAS

LOS ADIOSES, UNA VIDA ENTRE LETRAS

MIRA LAS FOTOS DEL RODAJE DE EL RESPLANDOR

HASTA LOS DIENTES: DESGARRADOR ENCUENTRO ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

LISTA LA PRIMERA OLA DE ARTISTAS PARA MUTEK MX EDICIÓN XV

Next post

VISION WALK, LA PLATAFORMA DE VANS QUE RECONOCE EL ARTE DE LA FOTO