Por María Fernanda Muñoz / @Maria_Efemere

Una mujer que no le tiene miedo al cambio y que constantemente toma decisiones radicales. Que da giros a su vida y hace las cosas que quiere. Tiene su libertad y sólo se rinde cuentas a sí misma. Esa es Idalia Candelas, mexicana que ilustra nostalgias y recuerdos esporádicos en los que la soledad le brinda plenitud, más allá de tabúes y prejuicios sobre esta circunstancia.

—Comencé a dibujar una habitación con una mujer poniéndose sus zapatillas para ir a trabajar; mis dibujos son escenas que he vivido –dice Idalia, sentada en una mesa de Caravanserai, una casa de té en la colonia Roma de la Ciudad de México.

idalia candelas1 idalia candelas2

Idalia ha dibujado desde siempre. Su sueño, durante años, fue convertirse en ilustradora, actividad que cristalizó en 2014. Idalia no me dice su edad, pero rebasa los 30 años. Estudió diseño gráfico en la UNAM y durante algún tiempo dejó de dibujar. “Cuando lo volví a hacer no paré. Me metí de lleno durante un año. No salía con mis amigas por quedarme a garabatear.”

Su empeñó devino en su exitosa serie A Solas, piezas que iniciaron como reto y que actualmente circulan en cualquier newsfeed facebookero, por miles en Instagram y demás redes. Sus dibujos sólo muestran mujeres, “porque me me gusta ser mujer, pero en algún punto incluiré personajes masculinos. Empecé con ellas porque me encanta arreglarme, escoger los zapatos, vestidos…” Aun así, dice, algunos hombres se han identificado y le han contado sus historias.

La soledad no conoce sexo. Ni género.

Idalia creció en la Ciudad de México. Hace un año y medio se fue a vivir a un pueblito en Veracruz, en la costa del Golfo de México, pero el ritmo citadino le dejó marca. Una vez que pruebas la urbe es difícil dejarla. Y si llegas a un lugar que no tiene cine y eres amante de este arte, como ella, la idea es mucho más sufrible. Sin embargo, Idalia disfrutó sus días de playa, porque fue en éstos cuando nacieron sus creaciones femeninas.

idalia candelas3 idalia candelas4

Idalia no se siente un estandarte. Ni un ejemplo para que la mujer decida vivir la soledad fuera de los tabúes. Ella, simplemente, ilustró su propia experiencia. ¿Feminista? Tampoco. “Porque no quiero usar una etiqueta. Mis dibujos le hablan a las personas que cuestionaron mi soledad. Mujeres solas y tranquilas con rostros en paz, que al ser tan aceptadas se convirtieron en respuesta: la soledad no sólo no está mal, es algo usual.” Para ella, el poder de ser mujer es mostrarse como lo que quiere y dedicarse a ello; en su caso a dibujar. “Puede que mi respuesta sea rara; conozco a muchas mujeres para las que la cúspide de la feminidad es ser madres.”

—No quiero sonar cliché, pero hasta que uno no entiende la soledad hasta que la vive.

“Si nos preocupamos más por nosotros mismos —continúa mientras sorbe té—, podemos ofrecer más a las personas. Me da un enorme gusto transmitir lo que siento. Algunas personas cuestionan ese tema, el de la soledad, pero yo lo que quiero es demostrar que no tiene nada de malo estar solo… que hay que saber disfrutar esos momentos.”

UNA MUJER ACECHADA

—Como llegaste a publicar A solas (Edgar Clement Editor, 2015), el libro que reúne tus ilustraciones.

A solas comenzó en octubre de 2014, con inkoctober, un reto en la red en el que debes ilustrar al día por todo un mes. Después comencé a hacer ilustraciones más elaboradas. Cuando terminó el mes me di cuenta que las imágenes tenían en común el tema de la soledad. Fue cuando decidí hacer algo. Pero más allá de que las mujeres sean los personajes principales, el libro se trata de momentos cotidianos en soledad. Igual puedes vivir con otras personas pero si tienes momentos en los que son sólo para ti, se disfrutan.

idalia candelas5

idalia candelas6

—¿Cómo ha cambiado tu vida después de que tus ilustraciones se hicieron virales?

—Yo tenía un negocio de paper cutting. Hacía cosas con papel: mariposas gigantes, construcciones pequeñas, cajas para productos; papel aplicado en la publicidad. Pero siempre quise ser ilustradora, sabía que podía hacerlo, y no quería que pasara el tiempo sabiendo que no lo hice. Mi vida cambió radicalmente cuando volví a dibujar. Me hicieron una entrevista en Vice, y una semana después la tradujeron y publicaron en Estados Unidos.

“Entonces me hablaron de distintos medios del mundo. Mis redes sociales se hicieron más populares y tuve que reaccionar al respecto. La primera edición de A solas se acabó y llegó a varios países. Mi vida cambió por completo. Mi agenda está llena: llamadas, mensajes de personas que se reflejaron en mis ilustraciones, citas. Al principio no supe qué hacer, me dio un poco de paranoia; no toqué el celular ni la computadora por un fin de semana hasta que tuve que reaccionar. Busqué a mi editor para hacer frente a lo que estaba pasando.”

Miro a Idalia y su imagen conecta a la perfección con el nombre de la infusión que pedimos: “Mujer acechada”. En su caso, pienso, por el éxito que le dieron sus ilustraciones. Idalia sueña a menudo en blanco y negro, por eso y por su miopía sus ilustraciones no tienen ni tendrán color.

idalia candelas7

DETALLES

—En tus ilustraciones los lugares parecen igual de importantes que los personajes debido al detalle que les imprimes. Generan un sentimiento de confort, de hogar. ¿Qué crees que haga de un espacio un hogar?

—Me gusta decorar. No soy decoradora pero me gusta hacerlo porque siento que parte de lo bonito de disfrutar un momento a solas es el entorno. Si tienes una planta, un detalle en un cojín, disfrutas más el momento. Por eso en mis dibujos me importan esos detalles, forman parte del degustar la soledad.

—En la ciudad se vive una especia de soledad acompañada. ¿Te ha pasado?

—Claro. La gente pasa a lado de ti y nunca saluda ni te va a preguntar cómo estás. Hay personas que me han escrito preguntándome si no sufro con la soledad. Y creo que hay soledades sufribles como la de la ciudad. De hecho es una de las razones por las que me fui. Vivir solo no es felicidad constante, siempre hay ratos de altas y bajas. Viviendo en la ciudad había veces que me sentía sola y no podía creer que fuera de mi casa, rodeada de gente, me siguiera sintiendo así.

idalia candelas8

ALGUNOS GUSTOS

La plática continúa, pero no quiero terminar la conversación sin soltarle una serie de preguntas rápidas, así que me lanzó.

—Una película que te encantó en la infancia, otra que te gustó 10 años después y la que te gusta más ahorita.

—En mi infancia fue E.T., a los 18 años me encantaba El Lado Oscuro del Corazón de Eliseo Subiela y también The Pillow Book de Peter Greenaway. La última que vi y me encantó fue Nymphomaniac, de Lars von Trier, porque es algo que sucede pero no decimos, no nos gusta que nos juzguen.

—Ilustrador, ilustradora, cuyo trabajo te inspire.

—La española Paula Bonet.

—¿Un lugar en la ciudad para caminar?

—La colonia Roma. Me gusta porque hay muchos lugares en los que puedes ver ilustración y agarrar inspiración.

—¿Qué música escuchas cuando trabajas?

—Radiohead. Me lo guardo para mí porque a muchos se les hace depresivo, pero no me canso de escucharlos.

—¿Algo que no falte en tu bolsa?

—Un lápiz.

idalia candelas9

Idalia está por publicar en octubre de 2016 un nuevo libro, una versión extendida de A solas. 170 páginas en las que aborda el tema de comer solo y otros retos que no involucran más que nuestra propia cabeza. También, quizá, comenzará a dibujar algunas mascotas y hará un poco de paper cutting. También se inspirará en sus sueños. Además, la ciudad es posible que sea escenario de nuevas soledades. Me voy pensando que Idalia también se enfrenta al reto de ilustrar más allá de sus mujeres en soledad…

idalia candelas10 idalia candelas11 idalia candelas12 idalia candelas13 idalia candelas14

idalia candelas15

Idalia Candelas, autorretrato en collage

Editor Yaconic

Editor Yaconic

isao tomita ENTRADA
Previous post

ISAO TOMITA: EL SAMURÁI ELÉCTRICO Y LOS HIJOS DEL MOOG

cuento carlos ramirez ENTRADA
Next post

UN AUTÉNTICO HIJO DE PUTA