Por Antonio Frias / @jafrias26

And you leave without a sound. The Church

Desde que el dictador Francisco Franco murió en 1975, España experimentó una liberación en todos los aspectos. La vida nocturna revivió, la gente quería expresarse. Así aparecieron bandas con propuestas únicas, directores de cine como Pedro Almodóvar, fanzines punks y todo tipo de artistas. A esta corriente contracultural se le denominó La Movida. De ahí salieron muchos nombres que lograron la consolidación e internacionalización: Mecano, Alaska, Nacha Pop.

¿Pero, qué pasó con los que se quedaron en el camino, los que no superaron el one hit wonder y quedaron en el olvido? ¿Qué hicieron después?

Todos estan muertos Todos estan muertos 2

Ésta es justo la premisa de Todos están muertos, debut cinematográfico de la española Beatriz Sanchís. Con un tono nostálgico y fantástico, la película nos ubica a mediados de la década de los noventa. Ahí nos presenta a Lupe (Elena Anaya), una mujer que vive encerrada, temerosa, en eterna cruda moral. La acompañan su hijo adolescente (Christian Bernal) y su madre mexicana (Angélica Aragón); ellos son los que se encargan de todo, ya que Lupe es incapaz siquiera de escuchar música. Lupe es una estrella de rock olvidada, fue tecladista de Groenlandia, un grupo ochentero que no logró sobrevivir.

Todos estan muertos cartel

El acierto del filme es transmitirnos esa melancolía por una época que ya fue; lo complicado que es superar algo; lo fácil que nos podemos quedar atorados física y emocionalmente. Además, al convertir en personaje al fantasmagórico pasado y al inminente futuro, Todos están muertos hace evidente la necesidad de afrontar la vida y poder avanzar sin llegar a niveles de fantasía excesiva.

Como es de esperarse con esta historia, la película está bañada de música ochentera y noventera. Lo mismo suena la rola original de Groenlandia —compuesta por el grupo Akrobats—, que el tema “De Viaje” de Los Planetas, algo de The Church, unas rancheras mexicanas y hasta un adolescente emulando a Kurt Cobain.

Aunque tiene algunos tropezones, rumbo al final la historia da una vuelta de tuerca sorprendente pero innecesaria. Lo cierto es que Todos están muertos es una cinta disfrutable en estas fechas de días de muertos y aún más si son melómanos.

YACONIC

YACONIC

covered-entr
Previous post

PERSONAS TATUADAS HASTA EL TUÉTANO EN LA LENTE DE ALAN POWDRILL

vanguardia rusa entrada
Next post

VANGUARDIA RUSA, EL VÉRTIGO DEL FUTURO