LA MÚSICA, LA LITERATURA Y LAS CATÁSTROFES

Trino Maldonado

Por: Abia Castillo
Ilustración: Abia Dina Díaz

TRYNO MALDONADO (Zacatecas 1977).  Escritor, músico y alguna vez editor de Almadía. Ha publicado los libros: Temas y variaciones, Viena roja, Temporada de caza para el león negro (Anagrama) y Teoría de las catástrofes, su más reciente novela editada por Alfaguara. Vive en Oaxaca desde 2007 y colabora con la revista EMEEQUIS. Puedes consultarlo en:
ATARI 2600

 

¿Te sientes ya más de Oaxaca que de Zacatecas?

Me siento de los dos lados. Acabo de leer un artículo sobre literatura sureña y ahí incluyen mi libro. Me gustaría ser oaxaqueño pero ahí no me incluyen en las antologías, aunque la verdad tampoco en las antologías norteñas: Zacatecas está como en el limbo entre el norte y occidente, entonces estoy perdido. No sé, si fuera por lo que he escrito, soy más oaxaqueño que zacatecano.

En varias entrevistas tuyas he notado un cierto desdén hacia la Roma o La Condesa en el D.F. ¿sientes que es así?

Es prejuicio y resentimiento. En realidad a mí me gustaría vivir en la Roma o la Condesa. Es prejuicio: cuando hablo de escritor de la Condesa me refiero a ese estereotipo de escritor wannabe que se preocupa más por la farándula y la pose que por realmente ponerse a escribir. Sobre todo algunos que publican algo que identifico como un discurso muy solipsista, que hablan sólo de sí mismos y tienen una visión de mundo muy estrecha (aparentemente cosmopolita). Me parece muy endogámica este tipo de literatura, no digo que esté mal pues hay algunos que lo hacen muy bien, así que también es un prejuicio mío decir que todos los que viven ahí escriben así. Son cosas mías.

Aquellos que no tienen acceso a los libros en sus hogares o escuelas, se acercan a la literatura a través de la escritura. Sé que ese es más o menos tu caso.

Nunca tuve acceso a muchos libros. En Zacatecas era una cuestión muy dispareja y azarosa. Leí no tantos libros como debí haber leído cuando me formé pero creo que leí muchas veces los pocos que tenía. Borges lo leí todo y varias veces. A lo mejor si hubiera tenido una buena biblioteca, mi lectura hubiera sido más ordenada pero menos atenta. Así que creo en el empoderamiento a través de la escritura más que de la lectura. Fomentaría eso: crear escritores. En mi caso así funcionó.

[blockquote]“Creo en el empoderamiento a través de la escritura más que de la lectura”

[/blockquote] 

-Sé que no crees en las escuelas de escritores.

Es que no sé cómo se puede enseñar a escribir. Quizás sí pero sólo en algunos aspectos básicos, como la técnica o algunas referencias bibliográficas, pero más allá de eso pienso que uno se forma escribiendo. A veces me preguntan qué recomiendo a los nuevos escritores y respondo que escribir. Casi nadie hace eso. Nos la pasamos hablando de literatura, criticando y asistiendo a presentaciones de libros pero casi nadie se pone a buscar su propia voz. Creo mucho en la disciplina y la técnica.

-Tampoco te agrada mucho el sistema de becarios de este país.

Por que no me dieron la beca, por eso. Todos mis odios obedecen al resentimiento. Pedí la beca del FONCA y no me la dieron, eso apenas el año pasado. También creo que es el sistema de becas es muy pernicioso. Opera con muchos de los preceptos del liberalismo, promueve el individualismo y la competencia. Eso disgrega a los grupos de creadores, se les quita poder y cohesión. Lo ideal sería vivir de la escritura, sin hacer concesiones de ningún tipo…pero es dinero público y si te lo dan, no está nada mal. Te ayuda a pagar la renta, el gas y la luz.

-Sé que al principio te rechazaron de muchas editoriales ¿cómo fue que no te diste por vencido?

Yo estaba convencido de lo que quería hacer. Estaba muy seguro de que mi trabajo valía la pena. En Tierra adentro y en los fondos estatales me rechazaron, fue más fácil publicar en Joaquín Mortiz. Si sabes cuál es tu vocación, vas a insistir todo el tiempo hasta que las cosas funcionen.  Mucha gente me dice que soy privilegiado, que empecé a publicar muy joven y que en el Premio Herralde me fue muy bien. Sin embargo llevo 10 años insistiendo y tengo cartas de rechazo de cualquier editorial. Además yo veo las cosas desde fuera del centro: en el DF hay muchas publicaciones y editoriales, y a los colaboradores de ciertos medios los puedes ubicar fácilmente, casi por zonas. Fuera del DF es más complicado y hay que darle la vuelta. A fin de cuentas lo que habla por ti es tu trabajo.

Antes quisiste ser músico y luego escritor…

Empecé a tocar la guitarra desde los 14 o 15 años. Yo quería ser músico pero la carrera es muy cara. Dejé mucho tiempo de tocar y ahora tengo una banda con mis amigos. Cuando empecé, en Zacatecas, me gustaba el rock progresivo y tocaba Dream Theater con unos amigos. En sus inicios los músicos empiezan con el progresivo, luego acaban haciendo Noise.

¿Por qué nombraron a la banda Scarlett Johansson?

Por que estábamos muy cansados y teníamos que salir a tocar y no teníamos nombre. Después de 2 horas alguien dijo “Scarlett Johansson” Y así quedó. Es nuestra fantasía generacional. Nuestro debut fue el mismo día de la presentación de Teoría de las catástrofes. No me gusta eso de que suben a los escritores con sus botellitas de agua a hablar de un libro que la gente ni siquiera conoce. Te sientas a hablar de cosas abstractas.

En Teoría de las catástrofes un conflicto social se liga con uno amoroso ¿crees que el amor es un acto necesariamente violento?

Sí. “El amor es un acontecimiento violento por que saca de balance las fuerzas naturales”. En la novela traté de comparar el amor con una catástrofe matemática: en un sistema lineal de continuidades donde habría dos individuos, una relación ya genera una catástrofe, que es como una irrupción o una anomalía en un sistema lineal. Lo que se llama catástrofe en matemáticas puede ser representado así, con una ruptura amorosa. Me interesaba representar esto a través de un lenguaje ajeno al literario, tratar de explicar lo que pasa cuando entablamos relaciones con las demás personas. Creo que el amor es un acontecimiento violento a nivel químico, físico, matemático y social. Es la tesis de mi novela.

Eres muy activo en la web y Temporada de caza para el león negro da la sensación de estar leyendo un blog ¿esta estructura influyó a la novela?

Temporada de caza es muy fragmentaria y eso me permitió jugar con la estructura pero no estaba pensando en un blog. De hecho soy muy escéptico de toda la literatura que se hace con las estructuras de redes sociales. Mi blog tiene 10 años y en ese tiempo se decía que ese sería el nuevo “formato” de la literatura, sin embargo, no creo que haya una gran revolución por las redes sociales, es ingenuo pensarlo así. Comparo la novela con una canción de punk. Parece que es un libro sencillo pero me costó mucho hacerlo, fue como estar en el límite.

Era escribir o “pegarte un tiro” ¿sientes que la literatura te salvó la vida?

No tanto así pero es cierto que la literatura le da sentido a mi vida. Descubro muchas cosas de mí a través de la escritura y estoy en un punto donde ya no me concibo a mí mismo sin escribir, pero no voy a dármelas de escritor solemne y decir “que vivo por la literatura”. Incluso me gusta más la música: prefiero ir a un concierto que encerrarme a leer un libro. Me da envidia esa gente a la que le apasiona tanto la literatura. Yo disfruto más el proceso de escritura que el de la lectura.

¿Será que te consideras más músico que escritor?

No, por que soy muy malo. Pero sé más de la vida de los músicos que de los escritores. Me apasiona más la música que la literatura pero como no soy rockstar, me toca ser escritor.

“Me apasiona más la música que la literatura pero como no soy rockstar, me toca ser escritor”

YACONIC

YACONIC

Previous post

EL ALCALDE

Next post

EL LENGUAJE DE KYZZA TERRAZAS