Por Bernardo Barrientos Domínguez / @_trafico_
Fotos: Anahí Reyes / Francisco Castellanos  www.lad.mx

¿Te apretaste el calzón?

¿Te sudó?

¿Cerraste los ojos y temblaste como abdomen abultado por exceso de cervezas pensando ’Ora sí ya felpé?

Muy macho, ¿pero saliste más acaramelado que Walter Mercado?

¿Pájaro y nalgón?

Es hora de levantarse. Ponerse de pie con el derecho y tropezar. Avanzar con el izquierdo y caer. ¡Chin! Obedecer la rutina como meta, ruta, El camino. ¿Dónde está mi gorda? Pensar. Evacuar la estela de pensamientos relacionados con la paranoia; tranquilizarse. Avanzar como pálido pez león a través del mundo como almacén de vanidades o como un personaje de Tolstói, recto, común y corriente en medio de una ciudad espolvoreada de injusticias, buscapleitos, estafadores, chacas, ignorantes y pendejos.

UNA COSA DESCARADAMENTE BUENA UNA COSA DESCARADAMENTE BUENA 2

Extraviar la monotonía de las costumbres. Aturdir la mollera con exceso de ideas; ruido y tráfico mental. Obviar los señalamientos, el pacto firmado con el hábito y desprenderse de los objetos visibles. Pasarse la vuelta a la derecha y entrar a un embotellamiento. ¡Mi vieja! ¡Mi chamba! ¡Mi cabeza! Blanco. Silencio blanco. Cefalea. Un hombre hasta las chanclas toca airadamente el claxon (no se le ocurre hablar con las palabras). Se baja. “¿Qué pedo, ñero? ¡Muévete, carnal!”. Se caldean los ánimos, los humores. “¿O qué?”. Te empuja. Te sobaja.

Te sientes de la cachetada, trinas del coraje, todo está del cocol. Entelerido, echas humo por la boca y la cola, mano. Estás que ardes. Te cantan un tiro y tú andas de sacatón; le huyes. Te buscan, se burlan de ti, te dan de cates y de pronto te la tienes que rifar.

Levante la mano a quien le cae en el hígado chelero la soberbia, la carita de fúchilas, el bigotillo alzado de los reyes infatuados con el relumbrón acá de sus puestos, de sus ranflas, de su luz…

Harto de las pinches ratas que matan con pluma fuente y un memorándum, los salarios de hambre y el hecho de vivir pariendo chayotes y deudas, brincas. Entonces se viene el joga feito de la moralidad dudosa; el mando a la chistorra todo frente a la racionalidad, a la chingada el “cuenta hasta 10” de nuestras memorias, a la verga el ¡cálmate, güey! Eso sí, con los suficientes detalles y motivos para justificar el encabronamiento tipo homie, homeboy de barrio felón.

UNA COSA DESCARADAMENTE BUENA 3 UNA COSA DESCARADAMENTE BUENA 3 UNA COSA DESCARADAMENTE BUENA 4

Le pones una golpiza al hombre y lo dejas todo hinchado y magullado como lo hizo Rocky “Por favor nunca te mueras” Balboa con Apollo Creed.

Ya bien lo dijo Hawthorne en “Wakefield”, cada uno diría “No, no, eso yo jamás lo haría”, pero igual el otro, los demás, ellos de seguro si podrían hacerlo.

“Un día de furia”… ah, no… Una cosa descaradamente buena, de los sesudos Los Bocanegra, es todo un acierto en su presentación. Rueda con agilidad y habilidad, representando la causa efecto, la reacción de un mexibroder promedio —equis como dirían los que lo dicen— que tiene un pésimo día y de repente todo se va a la mierda: el hígado se le hace moño y la impotencia atorada en el gañote se vuelve violencia; una olla exprés para repartir putazos.

¿Qué pasaría si se te sale el mal genio, el chamucón, el Presidente de la OGT cuando tienes un bate, un arma o un objeto punzocortante?

Chulada repleta de humor, de me duele la panza de tanto reír, llena de ingenio y detalles que nos hacen pensar “ay, cañitas, qué buen trabajo”, esta obra groseramente bonita, escrita, dirigida (diseño de escenografía, vestuario e iluminación) por Misael Garrido con un reparto perrón de Daniela Luque y Octavio Dorantes Arroyo (pst pst, dirección ejecutiva: Carolina Rodríguez Marín e imagen de Frederick Mosh), se presenta únicamente los domingos de julio a las 18:00 horas en Sundland (Cozumel 31, Roma Norte). Así que no se espanten, vayan a sentirse parte de esta gran pieza.

Nomás pa’que vean cómo la rifan, acá también les dejamos los CV’s de estos chingones, los ¿Cómo Ves lo que he hecho? de estos jóvenes asombrosos que han hecho una obra descaradamente buena.

UNA COSA DESCARADAMENTE BUENA 6 UNA COSA DESCARADAMENTE BUENA 7

Los Bocanegra

Los Bocanegra, creemos que el teatro es político en muchos sentidos, comenzando por la forma de hacerse. En esta compañía, nadie es jefe de nadie, y todos somos creadores. Realizamos nuestros proyectos con la participación de todos los que quieran tomar parte en el asunto. Por otro lado, se busca explorar, reflexionar y compartir las ideas alrededor del lugar que ocupa el actor dentro del fenómeno escénico contemporáneo, es por eso que muchos de los espectáculos los creamos a partir del actor, de su discurso, pero no por eso nos olvidamos del público, todo lo contrario, queremos que vengan al teatro, la idea es compartir y que nos vean, y verlos nosotros a ustedes. Sus montajes son Caos Mental, Goldfish, Tiburón, El emperador, DHL, Hay un lobo que se come el sol todos los inviernos, Manual práctico para inducir el vómito vol. 1 de 2, Zulema y Las casas con olor a pez apestoso dan asco.

Misael Garrido

Actor y músico originario de Ecuador. Ha trabajado bajo la dirección de Rubén Ortiz, Armando Holzer, Milton Lopezarrubla, Fermín Martínez, Omar Flores Sarabia, Fernando Betancourt y Arnaud Charpentier, entre otros. Tomó un diplomado en interpretación escénica en el Centro de las Artes de San Luis Potosí. Participó en los cortometrajes: Una muerte más, dirigido por Noé Alvarado, Puto, Putote, dirigido por Sabdyel Almazán y El autor, bajo la de dirección de Omar Flores Sarabia. En 2014 participó en los festivales: Teatro de calle, en Zacatecas, Fronteras en tránsito, de San Luis Potosí, Festival de teatro para el fin del mundo, en Tampico, y el Festival de desmontajes teatrales, en León. En los recientes años se ha desempeñado también en las labores de escenotecnia. Trabajó en los diferentes foros de Casa del Teatro en el periodo escolar 2012-2013, luego fue jefe de foro en Foro el bicho. Ha participado como asistente de iluminación con Daniel Ruiz Primo, ha colaborado como asistente técnico con las compañías Lagartijas tiradas al sol, Principio: investigadores escénicos y Colectivo Macramé. Actualmente actor en las compañías Los Bocanegra y Pentimento.

Daniela Luque

Egresada del Centro Universitario de Teatro. Forma parte de la compañía de teatro Nadda. Entre sus trabajos como actriz se encuentran 7 billones de habitantes y yo sigo teniendo frío, asesorada por el Teatro de Ciertos Habitantes (Claudio Valdez Kuri), y apoyada por Incubadora UNAM; Ventanas, dirigida por Hugo Arrevillaga, La consagración del invierno, dirigida por Alberto Villarreal y ¿Quién anda ahí?, de Mario Espinosa. También participó en la presentación dirigida por Iben Nagel Rasmussen, Kai Bredholt (Odin Teatret), Mario Delgado (Perú) y Aline Menasse (México) en el festival Teatro y Memoria en Cuernavaca Morelos. Fue asistente de dirección de la obra Nuestra Señora de las Nubes dirigida por Guillermo Revilla. En cine ha trabajado con María Novaro (Las buenas hierbas), Pía Gómez (Del bosque), Sergio García (Bep-bop lula), José Luis Isoard (Bosco) y Raúl Quintanilla Castro (La barranca). Fue actriz en Prozac para el diablo, Un punto en el horizonte y El corazón dirigidas por Laura Furlán (Teatro Ojo). Coreografió y asesoró la secuencia de acrobacia aérea (telas) de la puesta en escena 4.1 La carrera del libertino, de Mauricio Jiménez, de la Escuela Nacional de Arte Teatral. Actualmente está en temporada, como asistente de dirección de La antígona, apoyada por el FONCA, y dirigida por Pilar Couto.

Octavio Dorantes arroyo

 

Estudió la licenciatura en pedagogía en la UNAM y empezó su formación actoral a la par, en los talleres de teatro de la Fes Aragón con el maestro Antonio Linares. Ha trabajado con directores como Jorge Zárate, Blanca Salces, Juan Carlos Cuellar, Mercedes Miranda y David Gaitán. Actualmente se desempeña como actor, titiritero y asesor pedagógico en proyectos educativos.

UNA COSA DESCARADAMENTE BUENA 10 UNA COSA DESCARADAMENTE BUENA 8 UNA COSA DESCARADAMENTE BUENA 9

YACONIC

YACONIC

frank-entr
Previous post

FRANK ZAPPA, O EL HUMPTY DUMPTY DE LA MÚSICA

amy-entr
Next post

CUATRO AÑOS SIN AMY WINEHOUSE