Por María Fernanda Muñoz
Fotos Pedro Zamacona

El día comenzó y yo iba cruda en el Metro hacía Balderas, donde quedé de reunirme con unas amigas para lanzarnos a la XXXVII Marcha por el Orgullo Gay. Llegué y aún no estaban listas. “Te estábamos esperando”, dijeron, y una de ellas apenas se iba a planchar el cabello; obvio se tenía que ver muy guapa. Quién dice y sacaba ligue. Dos de ellas son bisexuales, aunque una es más lencha que la otra, que ahorita tiene novio. Tampoco es que tenían ganas de loquear duro o de ligar en serio, pero sí de echarse un taco de ojo y unas cuantas miradas cachondas. Eso seguro.

lgtb-1

Cuando nos dirigíamos a la marcha, en el Metro, insistí en entrar a la “La Cajita Feliz”, el último vagón de los convoyes de la línea rosa, la 1. “La Cajita” es un mítico lugar de encuentros homosexuales que ocurren normalmente por la noche. Esperamos el tren junto a dos trans. Uno con aspecto de oficinista, sobrio, con pena y actitud incomoda; y el otro con peluca rosa, tacones, voz y actitud de diva. (“Véanme todos, me veo increíble”). Pasaron dos vagones. Llenísimos. Nos rendimos al tercero, pero en éste los dos trans se metieron a la fuerza. A la mitad del vagón alcancé a ver que iba otro trans gordinflón y estridente con flores en su cabellera alborotada, como Divine en Pink Flamingos.

Llegamos a la Glorieta de Insurgentes. Estaba repleta de vendedores con banderas de arcoíris, pulseras y collares de flores; bueno no, de esos ya no tenían. (Los marchantes siempre presentes en cualquier escenario.) Pasamos por Genova para llegar a Reforma, donde vimos coronas, vestuarios extravagantes y arcoíris. En el pasado pocos lugares permitían el acceso a homosexuales, y esta vez establecimientos como el McDonald’s mostraron su “apoyo” con globitos de colores. Ni siquiera eran los colores de la bandera gay.

lgtb-4 lgtb-2 lgtb-3

***

El 28 de junio se considera el día internacional del orgullo  LGBTTTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis, Transexuales, Transgénero e Intersexuales). Todo comenzó en Nueva York, en 1969, cuando pocos lugares permitían que homosexuales se reunieran en sus establecimientos. Stonewall Inn era uno de los pocos pubs, controlado por la mafia, que dejaba que gays y lesbianas convivieran con un poco de alcohol. Sus dueños no eran homosexuales pero servían a cualquiera, y vieron la oportunidad de un buen negocio. Nunca se imaginaron que su recinto se volvería un hito en la historia; el parteaguas de la liberación del movimiento gay.

Era la 1:20 la mañana del 28 de junio y en el Stonewall Inn había aproximadamente 200 personas cuando llegaron los polis. Como el dueño no quiso ceder, decidieron llevarse a todos a la estación de policía, pero un retraso de las patrullas permitió la liberación de algunas personas, quienes en lugar de huir se quedaron afuera del establecimiento. La gente comenzó a acercarse y se creó una multitud mayor al número de arrestados. Una chica lesbiana fue golpeada por un poli, la metieron a la patrulla y la multitud enardecida comenzó a lanzar botellas de cerveza, ladrillos y piedras. La primera revuelta en defensa del movimiento había comenzado.

lgtb-5 lgtb-6 lgtb-7

***

Por fin llegamos a Reforma. Lo primero que vimos fue el desmadre. Buscamos la venta de chelas pero sólo encontramos agua mineral con limón. “¡Pene con pene, que no te apene!”, gritaban. Nos adentramos un rato y poco a poco nos acercamos a la avenida para conseguir una mejor vista del desfile. Había de todo: familias, amigos, novios, extranjeros, perdidos y prendidos. Carros con hombres semidesnudos y buenotes pasaron ante nosotras, así como lenchas muy guapas y otras no tan guapas. Caminamos un rato más y nos detuvimos cuando la caravana de vaqueros pasó ante nuestros ojos. La gente se prendió y un gordito hasta se bañó en cerveza.

Me acerqué a preguntarle a uno de los vaqueros por qué había escogido ese vestuario. “Nos gusta el estilo. Tenemos un grupo en Facebook en el que nos organizamos para venir con este look”, me dijo Ramón con un tono bien femenino. Los vaqueros venían de diferentes lugares del país, muy a la Brokeback Mountain. Y sí, en Facebook hay grupos y páginas de vaqueros gays. Muchos. “¡Sexo, sexo, sexo!”. El grito derivó en otro: “¡Beso, beso, beso!”, hasta que unos cowboys a caballo se besaron. Los gritos desaparecieron en aplausos.

lgtb-8 lgtb-9 lgtb-10

***

La primera vez que un contingente de la comunidad homosexual salió a las calles de la Ciudad de México fue en 1978, en la marcha conmemorativa por el 2 de octubre. Aquel año también se publicó a novela El vampiro de la colonia Roma, del escritor Luis Zapata. El vampiro… es considerado un libro clave en la llamada literatura homosexual. De acuerdo con la Cronología mínima: del clóset a la calle, publicada por el suplemento Letra S de La Jornada, en junio de 2003, un año después de aquella participación del contingente homosexual, se llevó a cabo la primera marcha de orgullo gay, organizada por el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (FHAR), Oikabeth (grupo autónomo de lesbianas) y Lambda (grupo de liberación sexual). Desde entonces, año con año, los últimos sábados de junio se realiza la marcha.

***

No te imaginas que un evento así tenga tanta organización porque lo primero que ves al llegar es un gran desmadre con bubis de fuera, pitos y todo; además de que te puedes tomar chela en la calle sin que te lleve la tira. Pero resulta que cada marcha el comité organizador lo hace con bastante anticipación. Los carros que desfilan deben de registrarse, y cada “edición”, por así decirlo, tiene un tema. Este año giró en torno a la identidad de género, por lo que fue encabezada por grupos transgénero y transexuales.

A los trans les siguieron grupos universitarios, familias lesbomaternales (dos mamás), homoparentales (dos papas), personas LGBTTTI con capacidades diferentes, adultos mayores y carros de clubs nocturnos. También desfilaron empleados LGBTTTI de American Express, AT&T, Banamex, Google, IBM y otras compañías. Y aunque parezca no trascendental que desfilen con los nombres de las empresas, quizá por mera publicidad, el hecho tiene su importancia. Normalmente estas empresas cuidan la imagen de sus marcas, desde el “no tatuajes” hasta la conservadora tradición de que solo haya parejas heterosexuales en las cenas que organizan.

lgtb-13

lgtb-12 lgtb-11

***

“¡Chichis pa´ la banda! ¡Chichis pa´ la banda! ¡Mientras más griten menos ropa!”, gritaba un chico con micrófono justo antes de presentar a Sabrina, actriz y cantante argentina, y a sus enormes senos. Enormes. A su lado había una chica muy ebria a la que le terminaron quitando toda la ropa de la cintura para arriba. “¡Encuérate güey!”, gritaba Sabrina, y la chica con sus boobs de fuera se veía súper pérdida… La bajaron del coche, no les importó, sólo la bajaron. Sabrina gritó: “¡Quien se suba se encuera!”, y la gente alrededor gritaba bien prendida.

Pasó eso y los coches continuaron. Me llamó la atención un pelón que vestía con un traje morado lleno de lentejuelas y diamantina. Me acerqué a preguntarle la razón de su vestuario, y me dijo que “era muy personal”. Le agradecí y creo que me vio muy desanimada porque tocó mi hombro y me dijo al oído: “Acabo de salir del cáncer”. Entonces tomé su mano fuertemente y continué mi camino. Lo encontré varias veces en la marcha, solo, caminando, un tanto desconsolado, sin embargo, cada que alguien le pedía una foto no dudaba en sonreír. El payaso de los ojos tristes.

lgtb-14 lgtb-15 lgtb16

“Luego confundes entre lenchas masculinas y hombres femeninos”, me dijo mi amiga cuando regresamos a la bolita. Escuchábamos los “¡Hey, hey, hey!” que la gente gritaba animada por los punchis punchis de la música electrónica que provenía de los carros. Me volví a alejar y seguí un coche de reinas de belleza provenientes de Guerrero, Quintana Roo y Chiapas. Desfilaban patrocinadas por una marca que organiza concursos de belleza desde hace 43 años. Mientras caminaba a lado del coche entrevistando a Ivanna —la reina de reinas de este año— le gritaban “¡Guapa! ¡Chiquita! ¡Guapa! ¡Uuuuh, por acá mami!” Ivanna sonreía.

lgtb-17

Platicando con mis amigas, y luego de que casi desnudaran a un negrote frente a nosotras, nos cuestionamos sobre la verdadera intención de la movilización: ¿Es una marcha o una fiestota bien locochona? Es ambas, ¿no? La gente asiste por distinta razones: por morbo, por ligar, por pasarla chido, por sentir que no están solos, por la tolerancia, respeto y también por luchar por sus derechos. Me alejé un poco del desmadre y comencé a entrevistar parejas; me dejé llevar por mi romanticismo y me acerqué a dos chicas bien lindas y guapas. Me contaron que se conocieron en un coro. Una ya le había echado el ojo desde antes a la otra pero nunca supo su nombre. Pasaron dos años y se encontraron en otro coro. En el momento supieron que eran bisexuales. “Fue así como vente pa´ ca”. Llevan un año y medio juntas.

Foto Tania Langarica

Foto Tania Langarica

Volví al desfile. Condones volaban y eran apañados por los más vivos. También aventaban flyers de clubs nocturnos y de vez en cuando agua. Tan divertido era que nos mojaran… en fin. Me encontré con Héctor, un profesor que ya estaba medio ebrio. Venía con su novio a celebrar el orgullo. Ambos VIH positivos, se van a casar en diciembre. Con buena onda me contaron que Héctor fue a pedir la mano de su novio como manda la tradición oaxaqueña (su chico es de Oaxaca), y hasta me invitaron a su boda.

Foto Tania Langarica

Foto Tania Langarica

***

El Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) se mencionó por primera vez en una publicación médica el 5 de junio de 1981. La mayoría de los que lo padecían eran homosexuales, por lo que se relacionó fuertemente con este sector. Incluso se le nombró al principio como GRID (Gay-related immune deficiency), lo que provocó una mayor discriminación. La ignorancia que se tenía de la enfermedad provocó que los infectados se volvieran relegados de la sociedad, hasta que se descubrió que no necesariamente tenías que ser homosexual para adquirirlo.

En México los primeros casos de VIH se conocieron en 1983. Desde entonces y hasta 2014 se ha registrado mil 564 casos. En 2013 la tasa fue de 4.2 por cada 100 mil habitantes, de los cuales la mayoría fueron hombres que tuvieron sexo con otros hombres, usuarios de drogas inyectadas, prostitutas, gigolós, transexuales y travestis, según datos del Centro Nacional para la prevención y el Control del VIH/SIDA. Actualmente existen campañas informativas, grupos de apoyo y prevención, centros de atención y tratamiento; no obstante, en el país se queda corto en cuanto al trato y la prevención.

***

Avanzamos hacía el Ángel. La caravana avanzaba lentamente. En el camino me encontré a una pareja de lesbianas que me contaron su historia: se conocieron en un antro gay, comenzaron una amistad y al mes ligaron. Luego se fueron a vivir juntas y llevan seis años de relación. Iban con la mamá de una de ellas. Es la primera vez que las acompañaba al desfile.

Foto Tania Langarica

Foto Tania Langarica

Después conocí a otra pareja de lesbianas que además son madres solteras. Se conocieron por unas amigas en común. Llevan seis años y están planeando la boda. Una de ellas tiene 55 años y se declaró lesbi desde los 17; la otra es 11 años más chica y tiene varios hijos. Hace algunos años, me contó, se veía al lesbianismo como algo que tenía que ser 100% puro. “En el sector se veía mal que tuvieras hijos. Te segregaban”. Pero a ella le valió madres y tuvo un bebé. Su hijo ahora tiene 24 años. También me contó algo chingón sobre las relaciones y el matrimonio: “No necesitas una situación similar a la hetero; no creo que el amor necesite de lazos o de ese estereotipo en el que se le ha encasillado. La importancia del matrimonio reside en aspectos jurídicos que a veces tienes que cumplir para proteger el patrimonio que formas con tu pareja. No creo que debamos tener lo mismo que las parejas heterosexuales. Al final lo que tiene que prevalecer es el amor”.

Foto María Fernanda Muñoz

Foto María Fernanda Muñoz

***

El viernes 26 de junio pasado Estados Unidos se volvió loco por la aprobación del matrimonio gay en todo su territorio. La noticia recorrió el mundo y hasta Facebook hizo una campaña en apoyo. En México se luchó por la aprobación por casi una década. En 2006 la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la Ley de Sociedades en Convivencia, la cual no equivalía al matrimonio, pero otorgaba derechos similares a cualquier tipo de pareja. El 17 de marzo de 2007 entró en vigor y las uniones de parejas LGBTTTI fueron reconocidas civilmente en el Distrito Federal. Tres años después se cambió la definición de matrimonio en el Código Civil, denominándose como “la unión entre dos personas sin importar su género”. 700 parejas obtuvieron actas de matrimonio en el primer año. En 2014, la Suprema Corte determinó que el Instituto Mexicano del Seguro Social debe garantizar los derechos de los matrimonios homosexuales.

En 2015 más de cinco mil 400 personas del mismo sexo se han casado y sólo el 1% se ha divorciado, según un informe ofrecido en mayo de este año por Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno del Distrito Federal.

***

Nunca llegamos al Ángel. Vimos el fin de la caravana y mejor nos dirigimos al Zócalo. Nos dividimos porque algunos de mis cuates ya andaban muy cansados y se fueron a sus casas. Mis dos amigas lenchas, otra amiga y yo continuamos hacía el zócalo. En el camino nos topamos a un viejo amigo y su novio. Se conocieron en unos cuartos oscuros, esos espacios semiclandestinos de bares y discotecas para conectar sexo casual. Su relación fue lo menos esperado del mundo: iban a echar desmadre, pasarla bien, diversión casual y de repente terminaron platicando horas. Llevan ocho meses de novios.

lgtb-22--foto-María-Fernanda-Muñoz

Foto María Fernanda Muñoz

Apresuramos el paso y alcanzamos el desmadre nuevamente. Ya entre la multitud vi a un chico que portaba un retrato. Me acerqué. “Se llama Mario Alejandro Martínez, tenía 42 años y falleció hace ocho días. Cada año veníamos, lamentablemente se adelantó. En su memoria varios amigos nos organizamos en Facebook para acudir a la marcha y recordarlo. No es un adiós, sólo se nos echó a correr un rato. Luego lo alcanzaremos.”

lgtb-23-foto-María-Fernanda-Muñoz

Foto María Fernanda Muñoz

Luego nos topamos con una pareja bien chida, “Las Chiquitas”, que tiene una productora de teatro. Llevaban un marco para tomarte fotos con la leyenda de “Putas, putas, todas putas”. La fila para sacar la fotito era enorme. Esperamos y nos tomamos una. Las Chiquitas se conocieron en Cuernavaca hace 16 años, y desde siempre han sido putas, putas, todas putas. Me dijeron que para durar con alguien debes aguantar la personalidad de la otra persona; considerar que son individuos diferentes y que se necesita llegar a acuerdos, lo que implica cambiar de vez en cuando pero no dejar de ser autentico; además de tener mucha comunicación, ser sincero y que el el otro te conozca y lo conozcas.

lgtb-24-foto-María-Fernanda-Muñoz

Foto María Fernanda Muñoz

Llegamos a Bellas Artes, donde había evento por Ayotzinapa. La verdad es que el acto se perdió entre la fiestota del Gay Pride. El Centro Histórico era un caos. Los pies nos ardían y llegamos al cruce peatonal de Madero y Eje Central, donde decidimos tomar un atajo al Zócalo. Terminamos echando una chela en Down Town.

***

Simone de Beauvoir dijo alguna vez: “En sí la homosexualidad está tan limitada como la heterosexualidad: lo ideal sería ser capaz de amar a una mujer o a un hombre, a cualquier ser humano sin sentir miedo, inhibición u obligación”. Terminó la marcha y pensé en esa idea. El amor es amor y debe ser libre; dan igual las preferencias sexuales que tengas. No obstante, siempre habrá razones para que se celebre el Gay Pride, y hay que tomarlas en cuenta.

lgtb-25lgtb-26lgtb-27

 

YACONIC

YACONIC

moda-entr
Previous post

MELANIA CHAVARRÍA NUÑO: LA MEXICANA Y SU MODA EN AMBERES

louis-entr
Next post

RECORDANDO A MR. JAZZ, LOUIS SATCHMO ARMSTRONG