Por Adán Silva

Fui a mi primer Vive Latino cuando tenía 15 años, en 2006. Era perfecto: dos días de música y desmadre. Para un novato como yo, aquello era un festín. No había ido a muchos conciertos. El Vive me graduó con honores.

No recuerdo a las bandas que vi. Lo que se me quedó clavado fue la búsqueda de orillas de pizza: abríamos las cajas y comíamos las sobras de los demás. No tenía dinero. Sobrevivir era parte del examen de titulación. Me parecía chistoso contar la anécdota —hoy me avergüenza—. El pan que encontrábamos lo acompañábamos con sorbos de agua embotellada que alguien había desechado. ¡Qué desperdicio!

11 años después por supuesto que he cambiado y el festival también. Ya no llegaré a ver a las primeras bandas, mucho menos comeré las sobras de los demás. Lo que sí es que tal vez asistiré con mi hija. El Parque será el escudo perfecto ante los embates de su madre: “No seas irresponsable, no es un lugar para ella”.

cartel-vive-latino-2017

El Parque, dicen los organizadores, se tratará de una zona para niños en la que podrán realizar actividades de acuerdo a sus edades, además de descansar y escapar —un poco— de las olas de gente que danza de un lado a otro como buscando restos de comida.

También han lanzado una aplicación para consultar los horarios y presentaciones de cada escenario. Aunque es una buena alternativa se extrañará el programa impreso, ese que hacía de libreta de autógrafos y souvenir.

El cine hará presencia por séptimo año consecutivo. Ambulante proyectará ocho documentales: Bellas de noche, Fonko, Hasta la raíz, Esto es lo que hay, Oasis: Supersonic, Paax, Panoramas y Austin city limits: una canción para ti. Todos relacionados con la música.

Un pedo para todo y todos. La Casa Comedy repetirá su aparición y albergará a standuperos nacionales e internacionales que te harán olvidar los putazos del slam. Carlos Ballarta, Diego Zanassi, Daniel Sosa, entre otros, te consentirán con risas mientras te sobas las espinillas.

Nos vemos en el Foro Sol el 18 y 19 de marzo. Checa acá todos los datos del festival.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

60 AÑOS DE ROCK MEXICANO: UN MADRAZO CON LA REALIDAD

Next post

NO ES POR VICIO NI POR FORNICIO: CRÓNICA DEL EROTISMO EN MÉXICO