Islas Vecinas – El arte contemporáneo en China

Si bien nuestra imaginación es ilimitada, resulta un verdadero don el concebir imágenes que se traduzcan en ideas concretas, dichos bendecidos se vuelven verdaderos arquitectos del pensamiento, y los más dotados logran unificar al colectivo. Algunos serán publicistas, otros estrategas políticos y unos más artistas. Wang Qingsong es uno los hijos prodigo.

Por Pablo A. Anduaga / @Pablo_Anduaga

Basado en el texto de Iliana Pichardo, Islas Vecinas, artículo de portada para Yaconic 7.

Es imposible quedar inexpresivo ante el trabajo de Qingsong, ya sea por el tamaño colosal de sus fotografías o el de sus sets, o bien por las transgresiones a los máximos íconos chinos bajo una belleza difícil de comprender pero innegable.

Cuando estamos por primera vez frente alguna manifestación artística y cuyo primer impacto supera nuestro entendimiento el siguiente paso es la admiración, la cual radica en presenciar algo de lo que tenemos cabal entendimiento que en nuestra cabeza nunca pudo haberse gestado semejante hechura. Los sonetos de Sor Juana Inés de la Cruz y Luis de Góndora, la compleja estructura de las novelas de Agatha Christie con sus brillantes desenlaces o el tratamiento armónico único de Gesualdo en sus madrigales oscuros son ejemplo de cuando la inteligencia sublima nuestro espíritu.

UN ARTE COLOSAL

Los retos de Wang son así, si bien se inició como pintor fue con la fotografía, video y escultura con las que se distinguió de su generación… y de soberbia manera. Mientras en occidente la fotografía tiende a ser más personal, ilustrativa y experimental, Qingsong impacta no sólo por los escenarios y platos de filmación gigantescos, sino por lo trangresor de sus imágenes.

TEMPLE

TEMPLE

Hombres llenos de inmundicia representada por lodo, desnudos a modo de miseria y en posición de adoración a un dorado buda enorme muestran con tal claridad el mensaje que busca transmitir que los ojos reciben un alfilersazo visual que sorprende a la mente e inmediatamente la pone a trabajar.

Su crítica sobre el consumismo trasciende su natal China, principal objeto de su obra y crítica, y de cuya reflexión nadie escapa, “así somos” se confiesa el yo interior bajo nuestra irónica sonrisa. El hacinamiento es otro tema que supera su regionalidad para mostrarnos que como sociedad malvivimos como un cáncer en el planeta, lo único que podemos afirmar contundentemente es que como células malignas tampoco somos felices sino bastante miserables en nuestra depredatoria conducta para nuestro hogar planetario.

El machismo, la represión sexual, los servicios de salud, el control religioso y la migración son algunos temas desarrollados a lo largo de los años, si algún hilo conductor puede verse a simple vista es la meticulosidad con la que es elaborada cada imagen, cada personaje individual o colectivo, y la pulcritud de su producción. No hay detalle fuera de lugar o espacios sin un trabajo exhaustivo para que el mensaje tenga toda la fuerza con al que fue concebida en su mente. La serie Follow es buen ejemplo de la fusión única, espectacular y contundente entre las habilidades del Wang como artista plástico y la claridad visual final del Wang como fotógrafo.

FOLLOW YOU

FOLLOW YOU

En él sobran las palabras al hacer referencia a su trabajo, nada mejor que conocer su trabajo para estar largo tiempo en la contemplación mientras esperamos que nuestro cerebro estructure el mensaje, para después pasar al inevitable comentario-debate para afianzar lo que nuestros ojos no son capaces de absorber de primer impacto. Así es Wang Qingsong.

[nggallery id=88]

YACONIC

YACONIC

Previous post

LA VIDA DE ADÉLE

Next post

COCOROSIE: FUEGO AUDITIVO