Reflexiva y un tanto nostálgica es la exhibición más reciente de Watchavato, el artista urbano originario de Culiacán, Sinaloa, y quien a través de la pieza Infinitas Gracias, llevó al otro lado del mundo la imagen de Jesús Malverde el llamado ‘‘santo de los narcos y los pobres’’.

No, esto no es lo que fue, es un ejercicio de autocrítica al trabajo que Luis Romero ha realizado durante dos décadas; perteneciente al llamado ‘‘viejo street art’’, la mente detrás del proyecto Watchavato reconoce y medita su trayectoria a través de una serie de piezas introspectivas.

El Centro Cultural Panteón es la sede de dicha muestra, que a lo largo de uno de sus salones podemos observar las piezas que esmeradamente Watchavato eligió para esta exposición; un breve pero consistente recorrido.

A través de diez piezas, el artista deja clara su postura ante el cambio que el arte urbano ha vivido, para Watchavato los graffitis y murales callejeros dejaron de ser incómodos y contestatarios, hicieron a un lado el reclamo y la inconformidad ante las problemáticas sociales.

Lo que en su momento inició como una conducta irreverente y de protesta, se ha ido diluyendo con el paso del tiempo, y ha quedado una versión completamente suavizada. Frases como “this is not a good idea’’ o ‘‘recuerda, ilegal siempre’’ son utilizadas a modo de evocar las bases originales del movimiento.

Entre los seguidores de Watchavato es bien sabida la devoción que el artista le tiene a Malverde, dicha creencia y su origen culichi ha sido, para muchos, una especie de imán a la carrera de Luis Romero,  ya sea por morbo o por genuino interés por su propuesta.

En el centro de la sala se observa una pieza con la leyenda: POR FAVOR MALVERDE NO MÁS ‘‘ARTISTAS URBANOS’’. Una plegaria para terminar con el caos, y es que la fe que Watchavato le tiene a tan polémico personaje es tan fuerte, que confía en que el santo sinaloense cumpla su petición.

No, esto no es lo que fue, es una crítica inteligente y hasta cierto grado emotiva al arte urbano, es un memorial a los objetivos iniciales de un movimiento que en alguna época fue transgresor. Refleja el valor de mirarse a sí mismo y reconocerse, es una muestra pequeña pero sustanciosa en contenido, es un espejo hacia la introspección que Watchavato realizó para recordar al artista que alguna vez fue.

FOTOS: Jaime Rojo

No te pierdas la última expo del año en el Centro Cultural Panteón, ubicado en Donceles 66, Centro Histórico de la Ciudad de México.

Horarios: 
Martes a Viernes 12hrs a 19hrs
Sábado 13hrs a 20hrs
Domingos 11hrs a 17hrs

Lau Aguilar

Lau Aguilar

Apasionada del rock y sus vertientes, además de los deportes y la comida. Escribo sobre lo que me gusta, el resto de mi tiempo trato de hacer marketing y leo cómics.

Previous post

ANNA SAMPSON Y LA IDEALIZACIÓN DE LOS ESTEREOTIPOS DE GÉNERO

Next post

IZUMI MIYAZAKI | REINVENTANDO LAS SELFIES CON SARDINAS, ONIGIRIS Y TRIPAS