Texto y foto por Alexandra Olán @alexandraolan

Por fin es viernes y el anochecer llama a los habitantes de la capital que buscan agasajar sus sentidos. Desde hace tiempo se había promocionado que en un recinto pequeño de la Colonia Roma se haría presente el adolescente americano que logró sobresalir de la música ordinaria con un sonido maduro y boyante. ¿Ustedes recuerdan que estaban haciendo a los 17 años? Pues este dude ya era conocido como XXYYXX mientras andaba de gira por todo el mundo.

xx-4

El nombre artístico de Marcel Everett proviene de una época en la que contaba con un blog llamado XXYYXX. A los 15 años cuando decidió comenzar a experimentar con su música; decidió adoptar el nombre como su alias al parecerle un apodo único, y ¿para qué cambiarlo? Sonaba como algo que podía funcionar, bueno, pues funcionó.

Muchos de los asistentes iban con la intención de verlo de nuevo, varios de ellos lo habían conocido después de que se presentara en el festival Ceremonia del 2013; yo por mi parte, sólo conocía un poco del trabajo de Marcel. Sin embargo no quería quedarme con las ganas de averiguar cuál era el alboroto por este chico “prodigio”, aquel que abarrota lugares en dónde ni siquiera puede tomarse un trago, ese que lleva conquistando al mundo de la electrónica desde muy temprana edad.

xx-5

Llegamos por eso de las 8:30 de la noche. Todavía no se permitía el acceso al recinto, pero ya se encontraban algunas personas formadas, así que nos queda algo de tiempo para un pre-copeo. Total: la fila todavía no avanza, la taquilla seguía vendiendo y lo más importante, la noche era joven. Lo bueno del SALA es que es un lugar en donde puedes darte el lujo de llegar un poco tarde, ya que en dónde sea que te pares puedes observar bien el espectáculo. Así que después de un par de tragos llegamos justo a tiempo para ver como las tonadas de Teen Flirt comenzaban a amenizar la noche.

Parece un poco temprano para un Dj comenzar antes de la media noche, pero XXYYXX llegó antes de las once para poseer el escenario en su totalidad. Después de esto, nada importaba, saboreaba sus mezclas al ritmo de los beats del chill wave y R&B. Fue evidente que también XXYYXX disfrutaba de su sonido; le daba textura sin atascarlo. Nos hipnotizó mientras la luna se postraba sobre la Ciudad de México y la temperatura del recinto subía.

xx-3

En el contexto actual estamos acostumbrados a que los Dj’s y/o festivales más populares de electrónica (en su mayoría en el EDM) nos ofrezcan experiencias visuales alucinantes en las que se vuelve difuso que es lo que vende más, si el atractivo de la propuesta visual o la música en sí misma. A diferencia de los enormes headliners del género, Marcel nos extendió la mano a una propuesta más sobria en la que la sencillez de esta se degustó afablemente. Un espacio tenue, con nubes de humo que se mezclaban con la fumaradas que emitía la audiencia del SALA , era el ambiente que compuso el espectáculo y la música de Marcel, la cereza del pastel que matiza las tinieblas.

xx-2

El hechizo que XXYYXX desprendió sobre nosotros duró hasta un poco después de la media noche. Terminó otra presentación más en la ciudad, ya con 20 años de edad y un lleno total. Algunos chicos subieron al escenario para tomarse un par de selfies con el músico de Florida, mientras él sonreía de forma carismática. En esa sonrisa damos con aquellos destellos que parecerían olvidados de lo que significa ser joven, aventurarse a hacer lo que se te dé la gana sin importar nada, a demostrarle al mundo que la sapiencia va más allá de la longevidad, nos demuestra como un chico con su laptop puede salir a conquistar el mundo aunque sea por una noche.

 

 

Editor Yaconic

Editor Yaconic

24a-entrada
Previous post

LA LLEGADA DE LA PRIMAVERA VIOLE(N)TA

lado bbq mucho muchacho
Next post

TRES PLATOS PARA UN BBQ RAPERÍSTICO EXCEPCIONAL