Por María Ruiz

La ilustradora china Yukai Du plasma figuras sin rostro de la modernidad regida por los celulares; sus ilustraciones y animaciones retratan el abismo que surge en las relaciones humanas a partir del Wi-Fi, el egoísmo y el (sin)sentido de la vida. Todo un universo de personajes conceptuales.

Yukai nació en Cantón, China. Estudió Artes en Guangzhou Academy of Fine Arts y luego una maestría en Central Saint Martins College. Actualmente trabaja en Londres, y ha ilustrado para medios como Wired UK, BBC, Computer Arts, iniciativas como TED-Ed y firmas como Adobe.

Ilustración Yukai Du 3 Ilustración Yukai Du 1 Ilustración Yukai Du 2

Du construye sus imágenes a partir de patternslayouts, colores y figuras repetidas que crean una dulce y sobria psicodelia. Esta combinación de trazos y herramientas pretende ilustrar lo anormal de las relaciones modernas y la coexistencia impersonal de las sociedades.

En el universo de Du las personas están atrapadas en sus móviles y sólo existen tras las pantallas táctiles. El tap-tap-tap de los teléfonos es lo único en ciudades donde el tiempo escurre en prisas y descontentos aderezados con estrés: una modernidad liquida, como afirma Zygmunt Bauman.

Ilustración Yukai Du 6 Ilustración Yukai Du 4 Ilustración Yukai Du 5

Recientemente, Du publicó su segundo libro, Metamorphose, volumen de aires kafkianos que narra la historia de una chica flâneur que descubre el significado de la vida tras convertirse en una silla. Está inspirado en la película Tokyo! de Léos CaraxBong Joon-ho y Michel Gondry.

Yukai Du ha sido galardonada en el Aninetwork Fest 2015, y ha  participado en los festivales Annecy International Film Festival, Holland Animation Film Festival, Latin American Illustration y el International Motion Art Awards.

Sigue el trabajo de Du en sus redes sociales: Sitio Oficial / Behance / Twitter

 

Ilustración Yukai Du 8 Ilustración Yukai Du 9

 

Redacción Yaconic

Redacción Yaconic

ciclista-entrada
Previous post

LA CICLISTA DE LAS SOLUCIONES IMAGINARIAS

Mati Klarwein entrada
Next post

MATI KLARWEIN: EL ARTISTA DE LAS PORTADAS PSICODÉLICAS