UNA ESPECIE DE HUMORCITO LOCO

Yurex Omazkin es uno de los ilustradores más originales de México. Sus trabajos han aparecido en revistas y han sido reseñados por sitios especializados. A propósito de su participación como tallerista en el Festival Internacional de Creatividad y Cultura Digital OFFF México, que se realiza en la ciudad los días 28, 29 y 30 de agosto, platicamos con él sobre su infancia, su desarrollo profesional y su delirante estilo, autodefinido como “una especie de humorcito loco”.

YUREX OMAZKIN-p1 Por Eduardo H.G. / @altermundos

Yurex, apenas ayer en la noche, mientras revisaba tu blog, me di cuenta de qué significaba tu nombre, ¿por qué ese seudónimo?

(Risas.) Porque necesitaba un seudónimo para concursos y cosas así. Alguna vez una amiga mencionó la frase y de ahí salió; se me hizo cagado, me gustó cómo suena. Eso fue en 2006. Lo usé entonces y ahora es como el nombre de una banda. Y sirve (risas).

¿Cuéntanos de tu infancia, dónde creciste, cómo la viviste?

Muy chida porque yo nací en el Distrito Federal, y toda mi vida he radicado en el Estado de México. Cuando tenía 6 años mis papas dijeron “vámonos a Michoacán” y viví en Pátzcuaro 6 años. Es chido crecer ahí porque tienes bosques, lagos, todo. Luego mis padres se separaron y me vine a la ciudad con mi mamá y mi hermana. Y estuvo bien porque ser un adolecente en Pátzcuaro no es tan divertido, al final todos los chicos se van a Morelia. Entonces, a los 12 años me vine aquí para estudiar la secundaria y de ahí para el real.

¿Cómo iniciaste en la ilustración?

Todo vino por la carrera, estudié Diseño de la Comunicación Gráfica en la UAM Azcapotzalco. Me ilusionaba eso de poder trabajar desde mi casa, dibujando… pero jamás lo vi como una posibilidad, sólo como un sueño guajiro. Cuando salí de la universidad estuve en agencias de publicidad, un ambiente del que me harte, del que necesitaba salir. Y así fue, salí a probar suerte. Las primeras ilustraciones que hice fueron para El Fanzine y de ahí en adelante gustaron dos tres cosas. YUREX OMAZKIN-1 YUREX OMAZKIN-2 ¿Por qué algunos de tus personajes tienen cabezas grandes y redondas?

¡Ah!, los cabezas de bola. Pues eso nació, por un lado, cuando alguna vez me pidieron una infografía; me dijeron: “necesitamos a unos monos que hagan esto y esto”, y la manera más fácil para que fuera un monigote genérico cualquiera fue hacerle la cabeza como el mono de Bic, de “Bic no sabe fallar”. Y bueno, por otro lado, la idea se me pegó por los monitos que vienen en el disco OK Computer, de Radiohead, que son cabezones y se saludan. Y hasta el momento de la infografía lo apliqué, dije “a huevo, ahí está su mono genérico, no tiene raza, no tiene color”, lo cual ayuda a que la expresión brille más y no te fijes en el cuerpo; ves la cara y los ademanes. Digamos que fue por eso: era más sencillo expresar ciertas cosas a través de esos monigotes.

¿Cómo defines tu estilo, qué reacciones buscas en las personas que ven tus ilustraciones?

Pues yo diría que mi estilo es humorístico. Me gusta mucho que haya cierta gracia cuando meto de mi cosecha, porque a veces no es así. Por ejemplo, en un instructivo que estoy haciendo ahorita, unas ilustraciones para un libro de AA (Alcohólicos Anónimos), tengo que dibujar una mesa en la que están discutiendo las personas con el consejero. Nada conceptual, nada de mí cosecha. Y cuando si puedo aportarle me gusta que haya un poquito de intriga, humor y ambigüedad. No diría surrealista porque qué no está influenciado por el surrealismo, ¿no? Ya ni nos damos cuenta, vivimos con eso. Ya todo fue tocado por las vanguardias y no te puedes escapar; vienen implícitas. Mi estilo está contagiado por eso, porque se vea bien loco, con humor español. Se habla mucho del humor inglés; pero el humor español está más loco aún, es muy sorpresivo. Yo diría que es eso: una especie de humorcito loco.

Has trabajado de cerca con algunas publicaciones independientes, ¿cómo ha sido este proceso?

Pues es como si fuera Mipyme [Micro, pequeña y mediana empresa]. Soy proveedor externo. Me caen las chambas y una lleva a la otra. Me dicen “oye, es que vi un dibujo que publicaste acá, me puedes hacer uno igual para no sé qué”, y yo: “si a huevo”. Es eso, como un albañil que recomiendas: “como a mí me puso bien chida la barda, hay te lo mando”. Por otro lado, la movida de la ilustración en ese tipo de revistas es muy matada, muy mal pagada. Los primeros dibujos que hice no fueron pagados, yo estaba probando suerte, pero la segunda chamba que hice ya fue pagada con una cantidad que para ese momento estaban bien; pero conforme pasa el tiempo (te hablo de unos tres años atrás) la tarifa ha bajado así buuuu [Yurex complementa la onomatopeya con un movimiento de su dedo hacía abajo]. Te dicen “es ilustrador, págale lo menos que puedas. La verdad es que las mejores chambas, de donde saco más lana, son de las agencias de publicidad o de plano de clientes externos, por ejemplo este librito de AA que te comente antes, está muchísimo mejor pagado que hacer una ilustración a doble página para una revista. Ahí siempre te van a dar lo menos que se pueda. YUREX OMAZKIN-4 YUREX OMAZKIN-3 ¿Te defines cómo un artista, qué es para ti el arte?

Como yo entiendo el arte sí, lo soy, un artista. Entiendo el arte como trabajo duro, dedicación, una forma de hacer una labor, desde hacer tortas hasta fabricar ropa, dibujar… Fue muy claro cuando alguien me dijo: “oye, me puedes ayudar, es que necesito saber (así con truquito) cómo puedo vectorizar esto”. El truco del tipo era: ven y ya que te tenga aquí me lo vas a hacer gratis, entonces me hice bien güey. Le dije “pues hazle así” y no toque su computadora en ningún momento; entonces se dio cuenta por sí mismo que necesitaba a alguien que se clavara y estuviera ahí vectorizando eso. Eso es un artista, un güey clavado que le importa que quede bonito, chingón. Eso es trabajo duro. Así lo veo: sería un artista tanto como un bordador de huipiles.

Háblanos de tu serie Rib Eye, la cual encuentro delirante y chingona.

Todo vino cuando estaba en una chamba. Rib Eye es un corte de carne; es la costilla y tiene la palabra “eye”, porque se supone que es el “ojo” de ésta. Pero bueno, viéndolo desde este lado, Rib Eye es una visión muy descarnada, cruda y sensorial. Esas ilustraciones serían para mí como mi caprichito; si fuera una banda serían mis discos de noise. Me explayo y pongo todo lo que es sólo para mí, una onda más personal. Rib Eye básicamente se basa en el miedo; en sensaciones de encierro y claustrofobia; en el temor a que la realidad se disuelva. Cosas horribles. Pretende que te sientas de una forma, aunque es una creación personal, como artista no puedes dejar de pensar en las demás personas; en la reacción. Es como decir: “esto está bien chido ojalá que a mis amigos les saque un pedo”. YUREX OMAZKIN-6 YUREX OMAZKIN-5 ¿Cómo te acercas a OFFF, presentas un taller, de qué va a ir?

Fue por el Dhear (que ahora me dice que va a firmar como Jesús Benítez, que Dhear ya se acabó). Él me paso una chamba y resultó que eran los de Hot Pixel, que necesitaban unos dibujos para un videojuego. Y ahí comenzó la relación, fueron muy comprensivos, entendieron que para obtener un buen resultado, bonito y con arte, lleva su tiempo. Y ya llevamos tres chambas. Entonces me invitaron a participar con ellos. Para mi es como un premio. El taller de Dhear es de diseño de personajes y técnicas de ilustración, él hace acuarela… Yo voy a estar un día explicando ciertas cosas sobre lo que hago, y voy a aprovechar para hablar de la ilustración como como materia dura. Ciertas cuestiones que me han servido mucho para mi trabajo, que me interesan mucho, como el diseño y composición de un dibujo. Eso es lo que me interesa transmitir. Datos duros y tips para solucionar un dibujo y que puedan sacar una chamba. YUREX OMAZKIN-7 YUREX OMAZKIN-8 Para seguir todas las actividades del festival OFFF pueden checar su sitio oficial.

YACONIC

YACONIC

Previous post

DROMÓMANOS

Next post

ARTE Y CULTURA MORELENSE