Tasende, La-Jolla

Tasende, La-Jolla

Por Mónica Galván
Foto Alejandro Resendi

El pasado 5 de febrero se inauguró la onceava edición de Zona Maco en el Centro Banamex, ubicado en la Avenida Conscripto, allá en Lomas de Sotelo. Un lugar donde si bien no silba el tren, vaya que está retirado. Inicio esto con la ubicación, porque desde ahí se complejiza la experiencia de esta feria: no es de fácil acceso. Se necesita mucha iniciativa y deseos de asistir para invertir más de hora y media (este margen varía según el modo de transporte y punto de salida) en llegar al recinto.

Este 2014 es el primer año que asisto a Maco a pesar de que tengo una formación artística. Muchas eran las razones por las cuales no me presentaba a vivenciar los comentarios que hacían las personas cercanas a mí sobre la feria. Éstos iban desde un “¡Qué asco, es simplemente terrible que ‘eso’ sea el arte en estos días!”, pasando por el de que la feria “Es sumamente elitista, el arte no es eso…”, hasta los que me advertían: “Pues no sé, mejor ve y a ver qué te parece…”.

Rodrigo Sassi, Sao Paulo

Rodrigo Sassi, Sao Paulo

Y sí, esto último era lo que debía hacer: ir y generar mi propia experiencia. Me comuniqué con una gran amiga y artista, Elena Somonte, quien es ceramista y maestra en la Escuela Nacional de Artes Plásticas y asiste con regularidad a Zona Maco. Traía mucho en la cabeza y ciertamente requería una especie de “apoyo”, no podía ir sola. De suerte Elena me dijo: “¡Perfecto, vamos juntas!”.

Tras lo complejo que fue llegar al Centro Banamex y su bestial estacionamiento, Elena notó mi distracción como quien entra por primera vez a un salón. Todo se ve inmenso, mucha gente, mucha luz, mucho que ver. De forma autónoma caminamos y fue Elena emocionada quien me dijo: “¡Ven, ya viste!”. Y ahí estaba, un dibujo de Kiki Smith (bastión del arte feminista e intensa activista en temas de género, raza y equidad). De inmediato una sensación de escalofrío corrió por mi espalda: Así comenzaba mi recorrido de manera impresionante por Zona Maco.

Enrique Guerrero, México DF

Enrique Guerrero, México DF

Continuamos de stand en stand viendo las propuestas, que estaban divididas estructuralmente en cinco secciones: Principal, Nuevas Propuestas, Zona Maco Sur, Diseño y Arte Moderno. Es realmente difícil que puedas ver todo en un día, es muy agotador, física y mentalmente. Es recomendable llevar los zapatos más cómodos que se tengan, pues se camina demasiado y no hay banquitas durante el recorrido. Mentalmente desgasta porque el puro acto de mirar y contemplar a profundidad es un gaste de energía bárbaro, no importa si te brinca el corazón de emoción o te quedas los minutos tratando de descifrar lo que está ahí, o de plano la frustración de “¡Qué tomadura de pelo!” te inunda. Cualquiera que sea el caso, un baño tibio permitirá dormir profundamente tras una contemplación tan intensa.

UNA ZONA POLARIZADA 

Zona Maco se maneja en polaridades. Te puedes encontrar con piezas que verdaderamente agradeces ver; tener la experiencia de verte reflejado en su vidrio, o bien recorrer centímetro a centímetro sus dimensiones, ya sea porque el artista es de tus favoritos, valoras lo estético o sencillamente te parece agradable a la vista. Sin más pretensión que el simple juicio del gusto, uno que no busca justificarse con conceptos rebuscados y/o respuestas “cultas”. Pero también existe el lado B y puedes llevarte una gran decepción: Que sientas que el tiempo y dinero invertido fueron perjudiciales. Se vale decir “¡No, no me gustó!”, pero antes de tomar posturas radicales puedes considerar los puntos a favor de Zona Maco.

Toca, Mexico DF

Toca, Mexico DF

Sin duda es un gran esfuerzo por situar a México en el mundo/mercado del arte. Acerca a los encargados de galerías, críticos, artistas, curadores, especialistas en general con un público ávido de propuestas y que tiene muchas preguntas. No es que Maco tenga todas las respuestas y mucho menos que sea lo mejor y lo único; pero sí es un esfuerzo loable. Es una herramienta que sirve para crear en nosotros una actitud de reflexión, de crítica sólida, que va a partir del Yo, de mi experiencia. Eso sin duda es lo mejor: Construir desde lo observado.

Galería Malbourogh Chelsea, Nueva York

Galería Malbourogh Chelsea, Nueva York

Zona Maco siempre ha sido muy polémica, desde su primera edición. Lo rescatable es el hecho de que ésta es ya la onceava edición y sabemos lo complicado que es hacer eventos de tal magnitud de manera sucesiva. Si bien es cierto que es un espacio centralista y selectivo, tenemos la responsabilidad de exigir —a partir de la crítica y la reflexión, por supuesto— que las propuestas presentadas sean lo que en el nombre promete, ya que es peligroso que se denomine Zona Maco México Arte Contemporáneo, porque existen varios términos en ese título para reconsiderar, pero en vez de sólo ver lo negativo del asunto podemos ver la gran paleta de grises que hay entre el negro y el blanco.

Es una propuesta entre la enorme variedad de opciones que, afortunadamente, tenemos en México.

Mayoral, Barcelona

Mayoral, Barcelona

Más que enfocarnos al costó de la gestión, a la lista de los personajes del arte, la televisión o la política que estuvieron presentes, o decir cuáles fueron los países participantes, las galerías, la afluencia de público por día (al final son sólo estadísticas que no sirven más que para referencias administrativas), se pretende ser más críticos y generar nuestros propios acercamientos y experiencias. Zona Maco es una opción, no hay que ser un especialista para disfrutar, preguntar o detestar las propuestas del arte, lo valioso es salir del ensimismamiento.

YACONIC

YACONIC

Previous post

CORRIE WHITE

Next post

EMMA GOLDMAN / LA MUJER MÁS PELIGROSA