Cargando ...
A Deeper Understanding más allá de las mamás inglesas de East London
DISCOS MÚSICA RESEÑAS

A Deeper Understanding más allá de las mamás inglesas de East London

Ser la banda favorita de Samantha Cameron es una extraña «insignia de honor» que te han otorgado, sobre todo, si formas parte de un grupo de roqueros americanos levemente canosos. Lo manifestó en 2015 la esposa del ex primer ministro británico, David Cameron, quien profesó su amor por The War On Drugs, un año después del lanzamiento de su álbum de largo aliento Lost In The Dream (2014). Un disco fácil de escuchar, producción admirada por la BBC, las mamás inglesas amantes de la música suave, y hipsters del este de Londres.

Claro, hubieron algunas reacciones violentas contra la banda por parte de ciertas personas. Mark Kozalek de Sun Kil Moon los llamó la “banda más blanca que he escuchado”; pero, aquellos que comenzaron a llamarla como una “banda aburrida”, parecía que habían olvidado por qué The War On Drugs se había abierto paso en la industria musical. Un pequeño recordatorio: hacen el tipo de música (o banda sonora) capaz de convertir el trabajo en una aventura mágica y épica.

The War on Drogs o la banda más blanca

A primera instancia, su nuevo álbum A Deeper Understanding (2017) parece ser el de siempre para esta banda de Filadelfia. Desde la apertura, “Up All Night” te da un enorme abrazo, colmado de encanto sintetizado. Un sonido comparado regularmente con Bruce Springsteen; y sí, su “rock del corazón” evoca a “The Boss” en su mejor momento, por allá de los 80; pero también hay ahí mucho de Peter Gabriel, especialmente en el imperfecto falsete del vocalista Adam Granduciel, así como en el atmosférico jangliness de Mazzy Star.

Por melódica que sea la música, no todo es tan celestial en The War on Drugs. La principal distracción es lo sobreexcitado que parecen estar todos en la banda. Esto se manifiesta frecuente en las letras de Granduciel, quien canta como si estuviera en un eterno orgasmo susurrado. Entendemos que está buscando una “comprensión más profunda” de la música, pero describe estos pensamientos en términos tan amplios que al final carecen de precisión y, en última instancia, de cualquier conexión con el oyente.

Queremos saber acerca de lugares y de ciudades sin nombre, de cuentos románticos sin esperanza. En cambio, sólo logramos que reflexione sobre cuán silencioso es el mar, ¿cuánta profundidad puede haber en ello? Deseamos también que la música sea mucho más dinámica, especialmente cuando tienes un disco de más de una hora. El ritmo a lo largo del álbum es bastante lineal, como en un extraño estado lánguido, como caminar por la autopista a la misma velocidad durante una hora, divertido al principio, pero después de un tiempo, estarás luchando por mantener los ojos abiertos.

Para cuando la banda intenta cambiar el tempo —como en la canción central del álbum “Knocked Down”—, es ya un paso demasiado tardío, en dirección opuesta, y luego eres sacudido de vuelta al aburrimiento, por el “ruido” elemental de “Nothing To Find”.

Por desgracia, esta es la fórmula de The War On Drugs, y no podemos decir que las canciones como “In Chains” o “Pain” no son hermosas; pero para los fanáticos que buscan creatividad y progresión, seguirán buscando aún por un largo tiempo.

Te puede gustar: 

THE BRIAN JONESTOWN MASSACRE: LUNÁTICOS EN PICNIC SICODÉLICO

“VUELA, VUELA”: MARIGUANA Y MÚSICA EN MÉXICO

IDLES, VAMOS A MEAR CONTRA EL VIENTO

Mixar López

Mixar López

Narrador, cronista y periodista musical. Es colaborador de varias revistas y periódicos de México, Estados Unidos y América Latina. Vive en Des Moines, Iowa. Su primer libro de crónicas, Prosopopeya: La voz del encierro, está próximo a ser publicado.