Las cuevas de Altamira, situadas en Cantabria, cerca de Santillana del Mar en España son consideradas como La Capilla Sixtina del arte paleolítico; a la fecha las investigaciones en torno al origen de las pinturas no han cesado y hay teorías que apuntan que el origen de las cuevas es más antiguo de lo que se ha estudiado.

La entrada a las cuevas fue descubierta por un tejero asturiano llamado Modesto Cubillas en el año de 1968, él comunicó el hallazgo a Marcelino Sanz de Sautuola que era aficionado a la paleontología y considerado un erudito en la zona.

Sautuola visitó el lugar entre 1875 o 1876, sin embargo, no encontró hallazgos interesantes. Fue hasta el año de 1879 cuando regresó a la cueva con el objetivo de buscar huesos y sílex, esta ocasión llevó a su hija quien adentrándose en la cueva descubrió pinturas en el techo; un encuentro que cambiaría el estudio de los seres humanos para siempre.

Sautuola publicó Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la provincia de Santander, defendiendo el origen antiguo de las pinturas; esto abriría todo un nuevo debate en torno a las capacidades de creación y sensibilidad en algunas especies pasadas.

Algunos de los científicos más especializados de Europa lo acusaron de haber armado un montaje y rechazaron su tesis, entre ellos los franceses Cartailhac, Mortillet y Harlé.

En el año de 1888 Santuola murió y en 1893 el catedrático Vilanova, quien también defendió la tesis de las cuevas de Altamira. No fue si no unos años después, a raíz de los hallazgos de similares expresiones artísticas en otras cuevas  europeas que el científico francés Émile Cartailhac (uno de los que ya había rechazado la tesis) publicó un artículo titulado ‘La grotte d’Altamira. Mea culpa d’un sceptique’ (La cueva de Altamira. Mea culpa de un escéptico) en donde reconoció universalmente el carácter prehistórico de las pinturas de Altamira.

El debate de su antigüedad continua

Las pinturas y grabados de la cueva están identificadas en los periodos Magdaleniense y Solutrense principalmente, aunque también se reconocen otros periodos dentro de la cueva. De esta manera se ha llegado a determinar que la cueva estuvo habitada durante 22,000 años aproximadamente.

Se calcula que las pinturas más antiguas datas de unos 38,000 años atrás coincidiendo con la aparición del homo sapiens en Europa, y se habitaron hasta el año 13,000 cuando se cree que un derrumbe cerró el acceso.

Sin embargo, hoy en día nuevos estudios han apuntado a que las pinturas son más antiguas de lo que se creía, resaltando que tienen un origen neandertal, debido a que se han encontrado algunas figuras que son anteriores a la llegada del homo sapiens a Europa, aunque aún no existen conclusiones certeras.

¿Estaremos frente al descubrimiento de ciertas habilidades en algunas especies antiguas?

Las pinturas dentro de la cueva

La longitud del lugar es de 270 metros, es considerada pequeña en comparación con otras cuevas. Dentro se pueden hallar figuras que representan animales, como mamuts, bisontes, caballos o jabalíes, también se observan dibujos abstractos.

Una de las mayores atracciones es la sala de polícromos, es la zona donde se encuentran más pinturas y se observa que en ocasiones llegaba la luz del exterior a este punto. Se han hallado un total de 260 pinturas y grabados en todo el lugar. 

En el año de 1985 la UNESCO la nombró Patrimonio de la Humanidad, y llegó a tener hasta 270,000 visitantes por año.

Se cerró por primera vez el acceso al público en 1977 debido al deterioro que comenzaban a presentar las pinturas y la volvieron a abrir en el año de 1982 con ciertas restricciones, permitiendo la visita solo de 8,500 personas al año.

En el año 2001 se creó una réplica de la cueva de Altamira denominada la Neocueva, en la que se utilizaron los mismos elementos para pintar que los antiguos habitantes. Está ubicada  en el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira en Santillana del Mar, Cantabria.

Hoy en día, la cueva original se puede visitar con un acceso restringido de 5 personas una vez por semana, por sorteo y durante 37 minutos, el recorrido es altamente vigilado y ayuda a evaluar el impacto de la presencia humana.

¿Te gustaría estar uno de los lugares europeos de los que se tiene evidencia de mayor antigüedad humana?

TE PUEDE INTERESAR:

DESCUBRE A LAS MUJERES QUE FUERON BORRADAS DE LA HISTORIA DEL ARTE

UNA NAVE LLEGA A UN PLANETA DE DINOSAURIOS

DISFRUTA ESTE TOP DE PINTURAS DEL MAESTRO BARROCO REMBRANDT

LAS PINTURAS NUNCA VISTAS DE KURT COBAIN

URBEX: LAS PINTURAS GRAFITEADAS DE JESSICA HESS

Magui González Trejo

Magui González Trejo

Previous post

EUGENIO RECUENCO: EL FOTÓGRAFO DE MODA QUE INCLUYÓ EN SU EXPOSICIÓN UNA OBRA TOMADA CON UN HUAWEI

Next post

MIRA ESTOS 10 DATOS CURIOSOS DE KANDINSKY