Era un día cualquiera, la época decembrina se había apoderado del aspecto de mi hogar y todo el mundo ya tenía en la mira los preparativos para el brindis de año nuevo; además una de mis primas decidió quedarse en mi casa por unos días aprovechando el periodo de vacaciones en su universidad. Una película nunca está de más y justamente lo nuevo de Netflix ya estaba disponible en su enorme catálogo: Black Mirror: Bandersnatch.

Una vez que decidimos ver la película, le expliqué rápidamente acerca de la interacción con la historia: según la situación, la pantalla arrojaría dos opciones para escoger una de ellas, dependiendo de esto, la cinta continuaría. Y con fines prácticos y a expensas de escribir sobre mi experiencia, anoté en mi celular cada una de mis elecciones, fueron 54 para ser exacto, además de llevarnos aproximadamente dos horas 15 minutos en terminarla, porque sí, dependiente de tus elecciones puede durar entre 40 minutos hasta dos horas y media.

Aún recuerdo cómo mi primera elección me llevó a tener una experiencia distinta, me sentí un tanto extraño, en el cine prácticamente nunca había sucedido algo así, de tanta duración y con tanto alcance. Y aunque no tenga enorme relación, me recordó rápidamente al videojuego FIFA, como saben el modo historia con Alex Hunter te lleva a tomar sus decisiones futboleras en todo momento. Por esto despertó en mí mayor interés, creía saber en qué estaba metido.

Los primeros minutos tras elegir una u otra opción se hicieron súper entretenidos, incluso nos ponían una sonrisa en el rostro, porque realmente utilizar en todo momento el control remoto de mi smart tv era algo nuevo para ver en una película. Al cabo de la primera hora, nos turnábamos las elecciones, aunque claro, siempre lo discutíamos en voz alta.

Fue hasta que nos dimos cuenta que había algunos caminos de la historia que no llevaban a ningún lado, igual que un callejón sin salida, ya que Netflix terminaba la historia y nos devolvía al último momento para que presionáramos la otra opción, ¿a caso Charlie Brooker (creador de la serie y película) se quedó sin ideas dentro del libreto?

Entiendo que de entrada es una producción ambiciosa, pero también recuerdo que por algo el mismo Brooker había rechazado hace tiempo esta posibilidad interactiva con sus historias; esto le llevó a utilizar un programa en su computadora como una especie de organizador de ideas, en él vaciaba cada linea temporal según la elección del público y después se encargaba de hilarla con el resto de la historia, en esencia así escribió Black Mirror: Bandersnatch.

Poco después decidimos tomarnos un descanso para comer, debíamos tener algo en nuestros estómagos para seguir con energía, porque sí, así como suena de interesante la dinámica, también termina siendo cansado y su historia comienza a mostrar sus puntos débiles, vaya, nadie por sentido común se vuelve psicótico de una semana a otra.

Pero eso no me importaba, surgió en mí una especie de meta: terminar a toda costa la película con todo y sus cinco distintos finales. Íbamos de un lado a otro, repetíamos caminos, surgían nuevas pistas e incluso vimos repetidas ocasiones las mismas escenas, porque sí, los callejones sin salida seguían apareciendo; fue así como llegamos -finalmente al cierre de la historia.

Tras un repaso en mi mente elegí mis momentos favoritos e incluso descubrí que mi experiencia no estuvo completa, hubo momentos en la historia a los que no regresé y estaba seguro debían ser resueltos. Horas después un amigo me hizo llegar por WhatsApp en forma de listado los cinco finales:

Primer final (descuartizar)

El juego es un éxito, pero descubren que Stefan mató a su padre y lo retiran del mercado. Años después una chava quiere revivirlo en versión contemporánea, pero también tenemos control sobre ella.

Segundo final (enterrar)

Stefan mata al presidente de los videojuegos. El juego no se termina y Stefan va a la cárcel. Colin también es arrestado por posesión de sustancias ilegales y la empresa quiebra.

Tercer final (Netflix)

Le explicas a Stefan qué es Netflix. Luego él va con la psicóloga y comienzan a pelear. Entra el papa y se lo lleva.

Cuarto final (conejo/control)

A Stefan lo estaba controlando su padre y PACS. Mataba a su padre, no termina el juego, lo lanzan, él se va a ala cárcel y no puede recordar el número de su psicóloga.

Quinto final (conejo/muere con madre)

Stefan regresa a una realidad donde encuentra su conejo de pequeño y por tanto acompaña a su madre en el tren. Muere como consecuencia y en la actualidad lo hace en el consultorio de su psicóloga, cierra los ojos y ahí termina todo.

Después de palomear varios de ellos me di cuenta que de los cinco, sólo vi cuatro, nada mal para mi primera experiencia con Bandersnatch, sin embargo me lo pensaría dos veces antes de buscar ese quinto desenlace, a pesar de ser una gran propuesta la de Netflix y Brooker, pasar más de dos horas picando los botones de mi control, ya que la historia así lo requiere, no es algo entretenido, se vuelve cansado y llegas a cuestionarte: “¿En serio? ¿Tengo que seguir eligiendo en cada momento?”

A pesar de esto último, sin duda es algo que recomiendo, una muestra más que la tecnología dentro del séptimo arte sigue avanzando y la discusión sobre: ¿Cómo debe verse una película: el formato tradicional (sala especializada) o a través de un smartphone o tableta? Esto sigue siendo cuestión de gustos, sin embargo los cineastas se han dividido, por un lado argumentan que el cine se hace para verse en gran formato, como el librito manda, por otro dicen que no debemos temerle a los cambios y el streaming es lo de hoy y también lo del mañana.

Mientras este debate se resuelve, debo confesar que sigo prefiriendo ir a una sala de cine, las texturas, gama de colores, gestos de los actores e incluso la calidad del audio sigue siendo cien veces mejor que sentarme a ver una producción de Netflix o cualquier otro servicio streaming desde la sala de mi casa. Y para dejar abierto este tema, ¿tú qué prefieres: comprar un boleto, hacer una enorme fila en la dulcería y entrar a una sala tradicional de proyección o mejor pedir una pizza, recostarte donde quieras y ver desde la comodidad de tu casa cualquier película o serie con un solo click?

TE PUEDE INTERESAR

BLACK MIRROR: 19 CAPÍTULOS Y DOS CABEZAS

BIRD BOX DE NETFLIX, HORRORES Y SUICIDIOS DETRÁS DE UNA VENDA

BLACK MIRROR REGRESA CON LA PELÍCULA “BANDERSNATCH”

TAL COMO LO VISTE EL BLACK MIRROR, VIGILAR A TUS HIJOS YA ES UNA REALIDAD

SIEMPRE BRUJA: UNA HECHICERA AFROCOLOMBIANA EN NETFLIX

ELIGE TU PROPIA AVENTURA PARA EL NUEVO CAPÍTULO DE BLACK MIRROR

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

EL LUGAR DE TUS SUEÑOS: AMERICAN BEDROOM

Next post

¡NO MÁS EXCUSAS! CASI LISTOS OTROS 2 MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS MASCULINOS