Desde la primera vez que supe de Bird Box despertó en mí cierto interés: ¿Por qué todo el mundo usaba vendas en los ojos? ¿Qué le habrá pasado a la humanidad para no querer ver su realidad? Sumado a esto, la actuación protagónica de la oscarizada Sandra Bullock le agregaba un plus; he de admitir que nunca he sido admirador de su trabajo en el séptimo arte, sin embargo reconozco su innegable experiencia y madurez artística, sin dejar de mencionar el carisma por el que medio mundo le adora.

Además se trata de una producción original del gigante del streaming, Netflix; a través de los años nos ha acostumbrado a cierto nivel en sus proyectos, muchos de ellos con millonarios presupuestos, lo que trae consigo talentosos realizadores y brillantes estrellas de Hollywood, ¿este será otro caso de éxito?

La historia nos transporta a una época idéntica a nuestra realidad: smartphones, caos citadino y el anhelo por la felicidad, sin embargo algo comienza a surgir en ciertas partes de Europa y Asia, una especie de contagio a través de la mirada que vuelve demente a su portador llevándolo al suicidio. Esto sucede mientras una joven Malorie (Sandra Bullock) está esperando su primer hijo y es cuidada celosamente por su hermana, Jessica (Sarah Paulson); tras una salida de rutina al doctor, una sensación extraña se desplaza por el aire, la tensión sube y la ciudad entera arde en llamas. El contagio llegó, sólo queda correr y esconderse mientras la muerte se apodera de las coloridas aceras.

El inicio de la cinta me estremeció de un segundo a otro, con escenas repletas de sangre, histeria colectiva, explosiones y desesperanza, es como su directora, Susanne Bier, nos adentra en este mundo post-apocalíptico, el cual ha tomado la cordura del ser humano y la ha hecho trizas. En principio, decenas de películas con la misma temática comenzaron a llegar a mi mente: Soy leyenda, Guerra Mundial Z, El libro de los secretos Un lugar en silencio, por nombrar algunas tantas.

Su conexión -en esencia- es la misma, sin embargo esto no resta calidad y propuesta a la producción de Bier, sin embargo las comparaciones son ineludibles y todas ellas válidas. Y como era de esperarse, la cinta entera recae sobre los hombros de la ganadora del Oscar en 2010, Sandra Bullock; durante toda la historia fue capaz de darle credibilidad a cada sentimiento que experimentaba su personaje, mismo que tiene una marcada evolución intrapersonal, debido a la trágica situación, tuvo que dejar atrás cualquier indicio de fragilidad, el mundo cambió y ella también lo hizo.

Sin embargo Bullock no se encuentra sola en este oscuro thriller, John MalkovichTrevante Rhodes fueron los engranes restantes para la ecuación; sobra decir el talento actoral del primer mencionado, encargado de darle el toque agridulce a la historia; por otro lado Rhodes, un actor que de a poco ha comenzado a levantar su carrera, en esta producción funge como el necesario salvavidas de la protagonista, porque sí, todo mundo necesita de uno para mantenerse a flote en un mundo capaz de arrancar cualquier esperanza.

Por otro lado, el libreto tiene una inusual característica: distintos claroscuros; esto tras presentar un entretenido arco histórico, el enigma que atañe las millones de muertes por todo el mundo sigue sin revelarse y el planeta pasó de ser nuestro a alguien más, sumando a esto los ligeros toques de supervivencia me parecen atinados y necesarios para reflejar el método de adaptación del ser humano, detalle por el que siempre seré agradecido.

Sin embargo el guión peca por invisibilidad excesiva de su antagonista; entiendo la capa de misterio alrededor de ese algo que aterrorizó al mundo, pero me encontraba viendo una película, desde Netflix, en la sala de mi casa, por supuesto que me era necesario ver cada horrífico detalle del malo de la historia, pero algo sucedió que decidieron darle prioridad a la adecuada, pero no brillante interpretación de Bullock, ya que el concepto, preparación y planificación visual de este obscuro pesar jamás llegó. Netflix se quedó sin ideas o simplemente no quiso cerrar su historia como debió ser.

Bird Box es una destacada propuesta del cine post-apocalíptico, fue capaz de crear un impresionante arranque de historia y mantuvo el suspenso en cada linea de su libreto; esto es acompañado de actuaciones suficientes para crear un vínculo real con todo aquel espectador que realmente desee adentrarse en la historia, sin embargo Netflix tuvo la oportunidad de presentarnos a un intimidante y obscuro villano, sin embargo no pudo darle forma a su concepto visual y dejó pasar la oportunidad sin siquiera darse cuenta. Fuera de ello, la cinta tiene los elementos necesarios para crear una atmósfera de suspenso dentro y fuera de la pantalla chica, por ello te recomiendo verla en compañía, nunca se sabe qué podría aparecer entre tu pantalla y tus desprotegidos ojos.

Título: Bird Box
País: Estados Unidos
Duración: 2h 4min
Director: Susanne Bier
Guión:  Eric Heisserer
Género: Drama, horror, ciencia ficción
Plataforma: Netflix
Fecha de estreno: 21 de diciembre

TE PUEDE INTERESAR

SERIES QUE BUSCAS EN NETFLIX, PERO NUNCA ENCUENTRAS

DE VUELTA A LA INFANCIA YA VIENE SAINT SEIYA A NETFLIX

PELÍCULAS Y SERIES QUE VERÁS EN NETFLIX PARA EL 2019

YA ESTÁ EN NETFLIX LA TERCERA TEMPORADA DE RICK AND MORTY

SIEMPRE BRUJA: UNA HECHICERA AFROCOLOMBIANA EN NETFLIX

DOCUMENTALES NOMINADOS AL OSCAR QUE PUEDES VER EN NETFLIX

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

EL VIDEO QUE MUESTRA COLORIMETRÍA EN LAS PELÍCULAS DE WES ANDERSON

Next post

10 ROLAS QUE NOS HICIERON ODIAR LA VIDA EN 2018