La realeza musical llegó a través de una agrupación bajo el manto del rock, fue en 1970 cuando Brian MayRoger TaylorJohn Deacon y Freddie Mercury crearon Queen, una de las bandas más famosas y aclamadas jamás vistas en escena. El resto es historia. Fue así como 20th Century Fox buscó revivir la gloria de estos músicos (en especial la vida de Mercury) a través de una biopic, como resultado ha llegado a salas Bohemian Rhapsody.

Sobra decir la relevancia histórica que significó llevar a la pantalla grande a una banda como Queen, reto que fue tomado en principio por el director Bryan Singer, sin embargo las obscuras acusaciones en su contra lo llevaron a ser relevado por Dexter Fletcher, pero al final lo único que importa es el producto final entregado al público, mucho del mismo, fanático de corazón de la agrupación londinense. Es por ello que la severidad en el análisis musical y personal de sus miembros son el tema principal de todo espectador, hecho totalmente válido.

La cinta se enfoca en mostrar los momentos más relevantes en la vida de Freddie Mercury, líder del grupo y emblema mundial. Conocer su primer acercamiento a May, Taylor y Deacon, es además de interesante, curioso y educativo para las jóvenes generaciones interesadas en este capítulo del rock & roll. Sin embargo por sencillo que podría parecer contar estos momentos en una cinta, este no fue el caso idóneo de perfección y ritmo narrativo.

En principio consiguen adentrar al espectador con momentos clave como el acercamiento de la primera disquera con interés en llevar a Queen a un escenario real fuera de los pequeños bares en los que se presentaba (bajo el nombre de Smile). Y como este ejemplo hay decenas, sin embargo todas ellas carecen de generar un impacto en el espectador, simplemente se dan tiempo de contar los momentos sin crear una fuerte conexión con la atmósfera musical de la película.

Es justo aquí cuando es importante detectar la valía de un guión, en este caso poner a los miembros tocando sus respectivos instrumentos mientras aligeran las película con bromas o comportamientos elocuentes, no es precisamente una compleja adaptación cinematográfica. Y es igual de importante reconocer que el trabajo actoral no se ve involucrado en este pesar.

¿Las actuaciones realmente son valiosas?

En gran medida el peso de la cinta tenía que recaer en sus protagonistas (toda la historia es sobre ellos), por ello la producción debía hacer un detallado y cuidadoso trabajo de casting, ¿y qué sucedió? Lo consiguieron; antes de hablar profundamente de la interpretación de Mercury, me enfocaré en hacer mención del pulcro y planificado trabajo de Gwilym Lee (Brian May), Ben Hardy (Roger Taylor) y Joseph Mazzello (John Deacon). Este tridente acompaña idóneamente a la historia y a su gran protagonista, de principio a fin puede percibirse la química actoral que lleva al público a sentirse cómodo cada vez que el cuarteto interactúa entre sí, llegando a tal grado en poder pensar en una auténtica intimidad musical y fraternal.

Rami Malek

Fue el gran encargado de ponerse los anteojos y pantalones de mezclilla de uno de los cantantes más talentosos en la historia musical: Freddie Mercury. Para la elaboración del personaje, Malek tuvo que estudiar minuciosamente el estilo de andar y comportamiento de estrellas como Liza Minnelli, David Bowie, Jimi Hendrix y Aretha Franklin, todo con tal de acercarse al conocido estilo Mercury sobre el escenario.

Pero su trabajo fue más allá, a lo largo de la cinta puede percibirse la entrega profesional que tuvo Malek para revivir momentos complejos en la vida personal y profesional de Mercury. Como es de esperarse, el sonado tema del SIDA en la vida del músico fue crucial para su trágico final; esto es conseguido por una natural y desenfrenada interpretación de Rami Malek, a quien en ningún momento se le podrá cuestionar sobre el correcto desempeño extravagante y parecido físico del fallecido Freddie Mercury.

Explosivo Live Aid

Era imposible dejar fuera uno de los momentos más importantes en la historia del rock y por supuesto, de Queen. Como lo dicta las páginas de la historia, este es uno de los conciertos más recordados por la cantidad de talentosos músicos que pusieron su don artístico por el bien de la humanidad al buscar recaudar fondos para combatir la hambruna en Somalia y Etiopía.

Y para fortuna de los conocedores, este es uno de los momentos más impactantes no sólo de Bohemian Rhapsody, también del género de biopics musicales; la potencia sonora, dinámica propuesta visual, el detallado trabajo de recreación y el desempeño actoral de Malek, convierten este momento en uno que colocará un nudo en la garganta de todo melómano que se respete en gustos musicales.

El cuidado y entrega incluso de los miles de extras puede percibirse a través de la pantalla grande, esta sensación pocas veces llega, por ello es conveniente disfrutar del momento, dejarse teletransportar al verano de 1985 y dejar que sus pies tomen el ritmo que deseen al ritmo de Bohemian RhapsodyRadio Ga GaHammer to FallCrazy Little Thing Called LoveWe Will Rock You y el desgarrante We Are the Champions.

¿Lo consiguió?

Bohemian Rhapsody es una cinta que intentó contar los momentos más importantes en la vida de Freddie Mercury y Queen, sin embargo fracasó en su narrativa, al ver únicamente situaciones sin un peso cinematográfico, todo más como mera representación sin tacto. Sin embargo esto es opacado por la destacada interpretación de Rami Malek como Mercury, quien además del sorprendente parecido físico, logró darle calidez a su trabajo, esto conseguirá acercar un poco de la verdadera energía del verdadero Freddie a las nuevas generaciones.

Claramente se trata de una producción que busca llegar al público gustoso de biopics musicales y por supuesto, todo aquel que goce de traer consigo a Queen en su playlist a donde quiera que vaya, porque un efecto ineludible es sentir emoción al escuchar todos los éxitos de esta banda inglesa en una enorme sala de cine mientras sientes vibrar el suelo por todos los pies que se mueven en perfecta sintonía musical, el efecto Queen.

Título: Bohemian Rhapsody
País: UK y EUA 
Director: Bryan Singer
Guión: Anthony McCartenPeter Morgan
Año: 2018
Duración:  2h 14min 
Estreno en México: 2 de noviembre 

TE PUEDE INTERESAR

ESE PRISMA LLAMADO GLAM

20 CANCIONES DE PUNK QUE PODRÍAN DEFINIR AL FEMINISMO

AGUSTÍN MARTÍNEZ CASTRO, IMÁGENES PIRATA DE LA CULTURA GAY

GUÍA BÁSICA PARA ENTRARLE AL HEAVY ROCK

ESTÚPIDAS Y SENSUALES ILUSTRACIONES DE CUTE BRUTE

DAVID BOWIE, O CÓMO LA MÚSICA SE ENCUENTRA EN EL FONDO DEL SER

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

RONIN, EXPOSICIÓN COLECTIVA PRESENTADA POR B:OOST

Next post

RADIX LA PLATAFORMA QUE APOYA CREATIVOS DE LA MÚSICA